Martín: «Mi salida no afectará a las renovaciones»

Juan Julián Martín, en los aledaños del campo de El Otero./Marta Moras
Juan Julián Martín, en los aledaños del campo de El Otero. / Marta Moras

El palentino abandona el club tras una década en la que ha visto cómo el club ha crecido en todos los niveles

ÁLVARO MUÑOZPalencia

De bombazo se puede catalogar la salida del Palencia Cristo de Juan Julián Martín, que el pasado lunes presentaba a su presidente, David Nieto, su dimisión tras una década ligado al conjunto morado. Una decisión difícil de tomar, que llegó a principios de semana tras intuir la no continuidad del entrenador Jonathan Prado, al que estaba muy unido tras apostar, la temporada pasada, el propio Martín por el joven técnico palentino. Disfrutando de la desconexión, el ya ex director deportivo del Palencia Cristo seguirá animando a su equipo, pero en esta ocasión desde la grada, como un aficionado más.

–¿Una decisión muy difícil de tomar?

–Sí. Porque no sé toma de la noche a la mañana. Uno lo lleva pensando varias semanas y unos días parece que tenía muchas ganas y otros, esa motivación desaparecía por diferentes motivos. Lo he meditado durante mucho tiempo y al final tomé la decisión que todos ya conocemos.

–¿Es un adiós o un hasta luego?

–Es un hasta luego en todos los sentidos. Voy a seguir ligado al fútbol y voy a seguir viendo los mismos partidos que veía antes. Simplemente me voy a apartar a un lado respecto a la actividad que estaba desempeñando en el club.

–Me imagino que le dé pena abandonar a su equipo...

–Son muchos años. Recuerdo cuando empecé en el club y llegué a El Otero. Me dijeron aquí tienes las llaves y a partir de ahí hay que hacer un equipo y abrir y cerrar el campo en cada entrenamiento. No había nada en club y el cambio ha sido radical. Con mi granito de arena he aportado algo.

–¿Y le volveremos a ver de director deportivo en un tiempo?

–Esa no será una decisión mía al 100%. Yo no soy el que dirige el club. Ese hecho concreto que me preguntas tendría que ver con el presidente, que, en un momento determinado, se volviese a acordar de mí. Ahora hemos tomado esa decisión conjuntamente y es lo que hay en estos momentos.

–¿Cuál es el principal motivo de su dimisión?

–No hay un motivo concreto, pero sí que hay varios factores. Uno es que hay una presión añadida después de dos temporadas consecutivas alcanzando el 'play-off' de ascenso a Segunda División B. Ahora ya no podemos vender que el principal objetivo es la permanencia y tendríamos que hablar, como mínimo, de otra fase de ascenso. Todo eso es un nivel de exigencia que hay que valorar en todos los sentidos, no solo en el deportivo. Además también estaba muy ligado laboralmente a Jonathan Prado y mis sensaciones eran que no iba a continuar. No lo sabía al 100%, pero era la sensación que tenía al hablar con Prado. Y por último, llevó diez años prácticamente consecutivos y ya notaba el cansancio mental. Vivir para intentar ascender, como en los últimos años, desgasta menos, pero luchar por no bajar, como nos ha pasado alguna temporada, cansa mucho más. Esa presión es mucho más agobiante.

–¿Si Jonathan Prado hubiese seguido una temporada más, usted seguiría ejerciendo como director deportivo?

–Eso es una hipótesis. Mi dimisión se ha desarrollado de esta manera y así es cómo ha sucedido.

–En las últimas temporadas se ha visto cómo el club iba creciendo poco a poco, ¿sorprende más su decisión ahora, cuando el equipo miraba hacia los puestos punteros de la clasificación?

–Los buenos de los mediocres siempre se diferencian a la hora de tomar decisiones, porque se adelantan a los acontecimientos, los intuyen... Ha llegado el año en el que tenía que apartarme momentáneamente de la estructura del club.

–¿Ha terminado bien con la directiva?

–Perfectamente. Hablé el lunes con Fernando Maté 'Pahíto' y le comenté mis sensaciones. A él no le gustaron, porque, lógicamente, quería que continuase en el club, pero lo entendía. La conversación con el presidente fue similar. Además le he dicho a David Nieto que si necesitan mi ayuda, ahí la tendrán.

–Usted llevaba perfilando la nueva temporada desde hace unos días. ¿Por qué no tomó la decisión al término de la pasada campaña?

–Hace dos semanas que se terminó nuestra temporada. Lógicamente no puedes pararte en seco, porque siempre te están llamando y ofreciendo jugadores a todas horas. Es imposible parar en seco en este puesto. A la directiva siempre le daba toda la información que llegaba, además teníamos la incógnita del entrenador y de la situación real para la próxima campaña. Consideraba que si paraba en seco no era lo mejor para el club.

–¿En la próxima plantilla que se confeccione aún se verá la mano de Juan Julián Martín?

–Veremos situaciones en las que yo les di mi opinión, pero luego será la directiva quien tomé la decisión final. Ya veremos si les interesa el comentario o la opinión que yo les he dado.

–¿Teme que las renovaciones que tenía apalabradas con varios jugadores se rompan por su dimisión?

–No. Los jugadores, independientemente de que este yo o no, saben que quieren jugar en una categoría bonita y en un club que es referente en Palencia. El año pasado era el director deportivo y muchos de los jugadores que lograron el 'play-off' se fueron por diversos motivos. Los futbolistas saben lo que tienen que hacer esté yo o no.

–¿Le preocupa que se desestabilice el club con su marcha y la de Jonathan Prado?

–Creo que el club lleva un camino bueno. Como se suele decir en todos los equipos, las personas pasan, pero el club permanece. Lo que tiene que hacer la directiva, organizativa y económicamente, es seguir por el mismo camino y mejorarlo si es posible.

–¿Ve al Palencia Cristo volviendo a luchar el próximo año por subir a Segunda División B?

–Es lo que se debe hacer. Desde el exterior y ya lo he dicho con anterioridad, el nivel de exigencia es mayor. El club está capacitado para seguir luchando por los puestos punteros de la clasificación. Seguro que lo consiguen.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos