Más vivos que nunca

Fernán celebra uno de los goles conseguidos frente al Pontevedra./Antonio Tanarro
Fernán celebra uno de los goles conseguidos frente al Pontevedra. / Antonio Tanarro

La Segoviana supera ante el Pontevedra la primera de las tres finales que debe solventar para lograr la permanencia en Segunda B

QUIQUE YUSTESegovia

Al finalizar el encuentro Abraham García caminaba hacía el centro del campo, con la cabeza bien alta y aplaudiendo a sus jugadores. Estos, agotados por el tremendo esfuerzo físico, todavía tenían fuerzas para esbozar una sonrisa, repartir algún que otro abrazo y agradecer a la afición su apoyo durante el partido. Lo habían conseguido. Seguían en la pelea. Alguno, como Manu, no quería ni saber el resto de resultados. «Solo importa que ganemos nosotros», declaraba el centrocampista todavía sobre el terreno de juego.

3 Gimnástica Segoviana

Pablo; Borja Plaza, Javi Marcos, Anel, Asier Arranz; Manu; Dani Arribas (Kike min 75), Quino (Domingo min 80), Fernán, Dani Calleja; Agus Alonso (Ivi min 48).

0 Pontevedra

Edu, Nacho López, David (Jimmy min 73), David Goldar (Iván Martín min 81), Adrián, Álex Fernández, Marcos, Kevin, Eder, Mouriño (Jorge min 65) y David Añón.

goles.
1-0 Anel (min 2), 2-0 Fernán (min 83) y 3-0 Fernán (min 87).

El primero de los tres pasos necesarios en el camino de la salvación fue dado con contundencia por los azulgrana. Anel, de rodillas en el segundo palo, inició la marcha triunfal de la Segoviana a los dos minutos de juego con un ajustado remate de cabeza tras una gran jugada por banda izquierda de Dani Calleja y Fernán. El de Íscar y el de Nigrán, los jugadores de más calidad de la plantilla segoviana, tuvieron espacio y tiempo en los primeros minutos para divertirse con el balón frente a un Pontevedra sin intensidad en un centro del campo donde los gimnásticos se mostraron superiores.

Con Calleja convencido de que el sacrificio unido a su calidad le convierten en un jugador mucho más completo, el equipo de Abraham García apenas sufrió en defensa, donde Javi Marcos, Anel y Asier Arranz impartieron una clase magistral de colocación y contundencia. En ataque había muchos metros entre Manu y la línea de mediapuntas, pero cuando Fernán recogía el balón en campo contrario la Segoviana carburaba. El gallego, con menos trabajo en defensa que en jornadas anteriores, lideró las operaciones de los gimnásticos, que llegaron a disponer de hasta cinco saques de esquina durante el primer cuarto de hora de juego.

Poco a poco el equipo de Abraham García fue perdiendo presencia en campo rival. Agus Alonso, tan voluntarioso como siempre, apenas tuvo oportunidades de pisar el área rival y estuvo menos acertado en sus duelos con los centrales. Sin embargo, los locales no sufrían en defensa y el Pontevedra, que jugó gran parte del primer periodo con un fuerte viento en contra, era obligado una y otra vez a buscar balones en largo que eran despejados con facilidad por la zaga azulgrana.

Los gallegos buscaban sin suerte a Mouriño en la zona de tres cuartos pero no lograban encontrar la fórmula de penetrar en el centro del campo de la Gimnástica Segoviana. Tan solo en un jugada aislada en la que los locales tardaron en sacar su línea defensiva los visitantes rozaron el empate, pero Pablo evitó el primer remate de Eder, que en segunda instancia envió su cabezazo cerca del palo izquierdo del portero navero en la única ocasión del Pontevedra en la primera parte.

Tres minutos del segundo periodo duró Agus Alonso sobre el terreno de juego. El delantero uruguayo, que ya evidenció molestias musculares antes del descanso, dejó su puesto en la delantera a Ivi, quien no tardó en disponer de su primera ocasión de la tarde. El canterano azulgrana, tras una jugada en la que Anel actuó de delantero centro en área rival, se sacó un seco disparo con su diestra que entre el palo y David Goldar se encargaron de rechazar cuando La Albuera ya cantaba el segundo. Se quedó con las ganas la afición, que a partir de entonces tuvo que sufrir el dominio territorial de un Pontevedra que, sin disfrutar de ocasiones claras, trasladó el peligro sobre el área de Pablo cada vez que David Añón buscaba las cosquillas a Borja Plaza.

Anel se dispone a rematar un balón en el área rival durante la segunda parte.
Anel se dispone a rematar un balón en el área rival durante la segunda parte. / Antonio Tanarro

Pasaban los minutos y la Segoviana cada vez estaba más encerrada en su campo. Los visitantes soñaron con el empate con un centro envenenado de Marcos que Pablo rechazó bajo el larguero y con una falta lateral botada por Eder que el portero azulgrana despejó a saque de esquina en un tramo del partido en el que el centro del campo de la Segoviana, ya con Kike y Domingo como jugadores de refresco, se dedicaba únicamente a defender, sin ocasiones para que Dani Calleja o Fernán pudieran asociarse en campo rival.

Fernán

Hasta que en el minuto 82, una buena presión liderada por Fernán acabó con el jugador gallego solo frente a Edu tras un pase de Ivi. El 'ocho' azulgrana, con tiempo para pensar y con la oportunidad de sentenciar un partido vital para las aspiraciones gimnásticas, no se puso nervioso. Observó la posición del portero y le sirvió una sutil vaselina por encima que puso el 2-0 en el electrónico y llevo el éxtasis a las gradas de La Albuera.

Fue el primer gol de la temporada de Fernán, pero no el único (el tanto frente al Racing de Ferrol fue otorgado en el acta a un rival en propia puerta). El gallego, que parece llegar al tramo final de la temporada con la magia lista para ser descorchada, redondeó su gran tarde al aprovechar, en la frontal del área pequeña, un rechace de Edu a disparo de Ivi. 3-0, tres puntos más y el sueño sigue vivo. La próxima semana, una nueva oportunidad para que el sueño esté más cerca de convertirse en realidad.