De tapados a por la gesta

Anel se dispone a despejar un balón durante el encuentro frente al Coruxo./El Faro de Vigo
Anel se dispone a despejar un balón durante el encuentro frente al Coruxo. / El Faro de Vigo

La Gimnástica Segoviana confía en lograr la salvación a pesar de su delicada posición en la clasificación

QUIQUE YUSTESegovia

La decepción del domingo todavía pesa. Estaba todo de cara y el equipo falló. La derrota frente al Valladolid B en una Albuera abarrotada dejó tocada a la Gimnástica Segoviana, pero no hundida. Quieren resarcirse y su objetivo es hacerlo a lo grande: con la salvación. Saben que es complicado, que no dependen de ellos mismos y que las estadísticas están en su contra. Pero no importa. No se achantan. Aceptan el reto y lucharán por llevarlo a cabo brindando a su afición el triunfo que se escapó hace cinco días frente al filial blanquivioleta. Frente al Unión Adarve solo vale ganar. Y una vez se consigan los tres puntos, esperar. Porque la plantilla azulgrana es consciente de que para poder esperar ayudas de otros equipos primero necesita aprobar un examen que el domingo suspendió.

A pesar de que el domingo puede suponer el final del trayecto la semana está transcurriendo con relativa normalidad en las filas azulgranas. El paso de los días está sirviendo para que tanto el cuerpo técnico como la plantilla vayan recuperando parte de la confianza perdida tras el duelo frente al Valladolid B. «Hemos trabajado como siempre, bien. Este equipo no escatima ni en esfuerzos ni en predisposición para seguir progresando», avisó Abraham García, todavía visiblemente resignado por haber dejado escapar una gran oportunidad de salvar al equipo el pasado domingo. «Mentiría si dijera que no estaba afectado, pero según va pasando la semana te vas olvidando. Ese día perdimos una oportunidad de que se nos hubieran puesto las cosas muy bien», resumió el técnico madrileño, quien dejó caer que el equipo no afrontó el choque con el carácter y la intensidad adecuada, en parte por la lesión de Dani Calleja en el calentamiento. «Cuando nos jugábamos todo no le hicimos ni cosquillas al rival», lamentó.

Pero la crítica situación que vive la Segoviana no es consecuencia únicamente de un partido de Liga. Lo es de las anteriores treinta y seis jornadas en las que el equipo ha demostrado ser capaz de competir en Segunda División B, aunque con falta de contundencia –o de suerte– en los momentos clave, aquellos en los que pudo salir de los puestos de descenso a Tercera División. «El rival nuestro durante toda la temporada ha sido la Gimnástica Segoviana», indicó el propio Abraham García haciendo referencia al mal inicio liguero, aunque luego «hemos sabido cogerle el aire a la competición dando un paso al frente». No obstante, apostó por seguir peleando por una permanencia difícil pero no imposible.

«Hay que asumir que este equipo no ha sido capaz de ganar dos partidos seguidos esta temporada y tampoco ha sido capaz de salir del descenso cuando ha tenido la oportunidad. Por eso lo vamos a conseguir en el último minuto del último partido», declaró Abraham García, quien puso en valor que el equipo haya conseguido llegar a la última jornada de Liga con opciones de mantener la categoría.

Anel

A sus 38 años y en su décima temporada en el club, el del domingo será uno de los partidos más importantes en la carrera de Anel, e incluso puede que también el último con la camiseta azulgrana. «No lo sé. No es algo importante. Solo pienso en el partido del domingo», declaró el central gimnástico. Uno de los referentes del equipo tanto dentro como fuera del terreno de juego, explicó que el ánimo de la plantilla crece con el paso de las horas, así como las ganas de que llegue el encuentro del domingo, del que dijo «es especial por lo que supone, pero la manera de afrontarlo es igual a los demás». No obstante, y al igual que su entrenador, indicó al encuentro del pasado domingo como uno del que aprender de cara al choque frente al Adarve. «No nos puede pasar lo mismo», aseveró.

Anel rechazó que al equipo le haya podido la presión en los momentos clave del campeonato. «No nos hemos sentido presionados en ningún momento. Son detalles. En momentos clave no hemos tenido suerte», aseguró. Por último, y de cara al encuentro frente al Adarve, se mostró partidario de no conocer los resultados del resto de equipos implicados en la lucha por la permanencia mientras está jugando. «Todo lo que venga de fuera puede afectar, ya sea para bien o para mal».