Llueve sobre mojado

Quino, en un momento del partido frente al Toledo en La Albuera./Antonio de Torre
Quino, en un momento del partido frente al Toledo en La Albuera. / Antonio de Torre

La Segoviana, que mereció más, empata sin goles frente al Toledo en un partido marcado por la lluvia y el estado del terreno de juego

Fernando Arconada
FERNANDO ARCONADASegovia

Lo que pueden llegar a cambiar las situaciones. Por ejemplo, el pasado martes por la tarde, el aspecto de La Albuera lucía de nuevo una de esas imágenes de estampa invernal cubierta por la nieve. En esta ocasión, no. Eso sí, agua (sobre todo en la primera parte), para dar y tomar. Otro ejemplo, la imagen del equipo en Ferrol no fue buena. Lo reconoció hasta el técnico Abraham García. Frente al Toledo fue diametralmente opuesta. Si hubo un equipo que propuso, que quiso ganar, ese fue el de la Gimnástica Segoviana. Por desgracia, los puntos se los lleva el que más goles marca, no el que más méritos acumula en los más de 90 minutos de partido. Y esta vez, nunca mejor dicho, el conjunto gimnástico tuvo la pólvora mojada. Una pena (otra más). Mereció más y es en esa línea en la que debe seguir insistiendo el entrenador y también los jugadores.

0 Gimnástica Segoviana

Facundo; Asier Arranz, Rubén, Chema, Álex Ayala, Manu, Dani Arribas, Domingo, Agus Alonso (Kike, min. 79), Dani Calleja (Ivi, min. 87) y Quino (Fernán, min. 74).

0 Toledo

Pablo Alcolea, Expósito, Tomás Sánchez, Aarón Galindo, Jon Echaide, Toño Vázquez, Jonathan Montiel (Carlos Alberto, min. 53), Israel Castro, Héctor Figueroa (Obed, min. 64), Sergio García (Romagnoli, min. 88) y De Lerma.

La principal novedad en el once de Abraham García fue la presencia de Álex Ayala en el centro de la zaga. Más o menos ya lo dejó entrever Abraham García cuando dijo que tenía cuatro centrales en el equipo y si faltaban dos... Pues eso, el caso que es que ante la ausencia de Javi Marcos y Anel por sanción jugó una pareja inédita, con Chema y Álex. Y estuvieron bien. En el caso de Álex Ayala, para ser un jugador que no disputaba un partido después de dos años, fue de lo mejor. Seguro, contundente y bien compenetrado con Chema. Mejor, cuanta más competencia haya en el equipo mejor.

No fue el único cambio. También volvió a apostar por Asier Arranz en el lateral derecho y metió músculo en el centro del campo con Domingo acompañando a Manu en el pivote. Fueron otros dos de los nombres destacados en la Gimnástica.

Este partido, en su día fue aplazado por la nieve, aunque el protagonista fue la lluvia, sobre todo en la primera parte. Para aburrir. Un no parar. Y esta circunstancia precisamente daba la lectura de lo que iba a ser el encuentro. Partido de lucha, de brega y pelea, y de desgaste. Fútbol directo. La primera ocasión fue un lanzamiento de Dani Arribas que paró Alcolea, aunque el árbitro había indicado una falta anterior. Era una muestra de las intenciones del conjunto local.

El choque exigía el máximo cuidado, la máxima atención. Poco a poco el conjunto de Abraham García se hizo con el control del partido. No era mala la disposición, porque el Toledo tampoco dio la sensación de mucho peligro ante la portería de Facundo (todo lo contrario que sucedió en el partido de ida de ingrato recuerdo).

Eso sí, fue el Toledo el que puso un nudo (y algo más) en la garganta de los aficionados, en una salida de Facundo que despejó el balón, y que Sergio García falló intentando levantar el balón. Con esta ocasión se animó el partido. Cualquier balón a las áreas era un peligro. Hubo tiempo hasta para reclamar un penalti a Agus Alonso, que lo peleaba todo. Esa otra de las lecturas. Había que buscar al delantero centro.

La Segoviana supo adaptarse a lo que precisaba el partido y los de Abraham García lo intentaban, lo intentaba y lo intentaban, por una banda, por la otra, por dentro, por fuera... Pero esta vez el cántaro no fue a la fuente. El guardameta del Toledo, Alcolea, realizó la parada de la tarde a un lanzamiento de Dani Calleja. Fue una buena primera media hora del conjunto gimnástico. Lo estaba mereciendo, pero pasaban los minutos. La Segoviana dominaba, pero le faltaba el gol. De ahí que al descanso se llegara con empate a cero en el marcador.

Un reparador descanso, quitarse el agua, secarse y preparados para la segunda parte. Paró de llover en ese inicio de la segunda parte. Todo un agradecido detalle. La principal novedad estuvo en la equipación local. Nuevas camisetas y pantalón rojo. Le quedaba bien. Y el partido comenzó con otra declaración de intenciones del conjunto segoviano. Un centro chut de Asier Arranz casi sorprende al portero Alcolea;parecía que el balón se iba, se iba y dio finalmente en el larguero. Otra ocasión marrada. La Gimnástica había salido dominador, con autoridad.

En esa segunda parte, llegaron los contratiempos. El primero, para el Toledo, contratiempo para el Toledo con la lesión de Montiel, que tuvo que abandonar el terreno de juego retirado en camilla. Ese parón le vino algo mejor al Toledo, que pareció coger aire, pero volvió a enchufarse, sobre todo en segundas jugadas. Eran todas para el conjunto segoviano. Después, el susto lo dio Agus Alonso. Tuvo que abandonar el terreno de juego por lesión, aunque después volvió a entrar. Después fue sustituido por Kike. Los últimos minutos fueron emocionantes, pero el marcador ya no se movió. Lo dicho, llueve sobre mojado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos