GRUPO I

El Guijuelo tira de efectividad para subir al noveno puesto

Gavilán celebra uno de sus goles ante el Coruxo./CD GUIJUELO
Gavilán celebra uno de sus goles ante el Coruxo. / CD GUIJUELO

Dos goles de Gavilán le dan al Guijuelo un nuevo triunfo que le permite ascender dos puestos

OPTAGUIJUELO

Pura efectividad. No hay mejor manera de resumir el papel de Manu Gavilán en el partido de ayer en el que en cinco minutos marcó dos goles y solucionó un encuentro que se disolvía en la tormenta de juego lento y lluvia que era el Municipal (2-0).

El Guijuelo recibía ayer al Coruxo, un rival en principio asequible, situado varios puestos más abajo en la tabla y que llegaba al Municipal con el acicate de alejarse de la zona roja de la tabla. El cuadro charro ya hace cuentas para calcular la llegada de la permanencia y quizá, si las circunstancias lo permiten, soñar con un puesto de Copa. Pero para ello era importante ganar a un rival como el gallego, tras haber empatado cuatro de los últimos cinco encuentros.

El partido fue exactamente como auguró el entrenador, Jordi Fabregat, en la previa: un partido tenso, con un rival que venía a defender portería y buscar oportunidades en contraataques y oportunidades brindadas más por fallos del Guijuelo que por mérito propio. El encuentro comenzó con cielos razonablemente despejados y un Guijuelo muy voluntarioso en el juego, y con algún cambio en el once, como la inclusión de Abel, pero pronto se cernieron los nubarrones sobre la villa chacinera, tanto metafórica como futbolísticamente hablando. Los pupilos de Fabregat tenían el balón y conectaban pases, pero en cuanto llegaban a la frontal del Coruxo, las jugadas se tornaban muy espesas y salía a relucir la falta de ideas en los últimos metros.

Poco trabajo tuvieron los porteros en el inicio de partido. Pese a ello, Kike Royo tuvo un susto al pisar mal en una recepción, y tuvo que ser atendido en el campo. Por su parte, el Coruxo tocaba menos la pelota, pero cuando lo hacían, daba la sensación de que tenían más control y peligro que el Guijuelo. En varias ocasiones los jugadores gallegos probaron su puntería sobre el marco local, pero afortunadamente para los chacineros, ningún disparo fue especialmente peligroso, excepto un zapatazo de Higón casi al filo del descanso.

Tras el intermedio, la lluvia se intensificó enormemente, así como aumentó la fuerza del viento, por lo que se redujo el juego aéreo el resto del partido. Jordi Fabregat, en una decisión poco habitual en él, dio salida a Manzano y Diego Suárez en lugar de Dimas y Carmona, buscando que el equipo se centrase más ataque. Los siguientes minutos vieron más protagonismo del Guijuelo, pero casi todos los balones acababan fuera, y sólo se conseguían algunas jugadas a balón parado como saques de esquina o faltas.

El verdadero revulsivo del partido llegó en el 64 con la entrada en el campo de Manu Gavilán, que a la postre sería el salvador de los locales. Tras un partido espeso, trabado y muy defensivo, el cronómetro entró en los últimos diez minutos de juego y Gavilán decidió echar a volar. En el 79, muy bien colocado en la frontal, aprovechó un pase para marcar el primero de un disparo certero.

Jugada casi calcada

La alegría llegó por fin al Municipal, y Gavilán, con mucha confianza, repitió prácticamente la jugada, con otro disparo en el área que supuso el dos a cero tres minutos más tarde. Demasiada ventaja para un Coruxo que se rindió ante el delantero y cedió los tres puntos. En definitiva, importante victoria para el Guijuelo y sus aspiraciones de mejorar los resultados de cara a final de temporada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos