Jornada 35

El Madrid toca fondo tras su ridículo en Vallecas

Zidane da instrucciones desde la banda del Municipal de Vallecas./EP
Zidane da instrucciones desde la banda del Municipal de Vallecas. / EP

El equipo blanco acumula una decena de derrotas en Liga, más que el Valencia, el Getafe o el Athletic, e iguala los peores registros del siglo XXI

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉSMadrid

El Real Madrid ha tocado fondo en esta Liga. Al menos eso dicen los números del equipo blanco en el campeonato si se comparan con los de otras temporadas de las últimas décadas. El equipo de Chamartín volvió a naufragar estrepitosamente en Vallecas ante un Rayo que luchaba por mantener la esperanza en obrar el milagro de la permanencia, por lo que acumula ya una decena de derrotas en el torneo de la regularidad con tres jornadas aún por disputarse. De esta manera, los registros del Madrid ya no es que sean incomparables con los del Barça campeón -dos derrotas- y del Atlético, único equipo que ha disputado la Liga a los azulgranas -cinco partidos perdidos-, es que son peores en cuanto a partidos perdidos que los de la mayoría del resto de equipos que ocupan las plazas europeas. Así, el equipo de Zidane suma tres derrotas más que el Valencia, sexto; dos más que el Getafe, cuarto; y una más que el Athletic, séptimo.

Se trata de cuatro derrotas más que la temporada pasada con la Liga acabada, un campeonato en el que el Madrid también fracasó, tercero a 17 puntos del Barça. En cualquier caso, la comparación escuece aún más teniendo como referencia la temporada 2016/17, en la que el equipo de Zidane sumó la 33ª Liga del club concediendo sólo tres derrotas a lo largo del campeonato. Para hallar un registro tan alto de partidos perdidos en una misma campaña liguera el Madrid debe remontarse hasta la temporada 2008/09, cuando el equipo blanco, primero al mando de Bernd Schuster y luego bajo las órdenes de Juande Ramos, cayó en una decena de ocasiones a lo largo de la Liga, un registro que este equipo de la 2018/19 todavía puede empeorar en las tres jornadas restantes.

Para hallar un registro tan alto de partidos perdidos en una misma campaña liguera el Madrid debe remontarse hasta la 2008/09

De hecho, si los blancos ceden en alguno de sus partidos hasta el final de la Liga -Villarreal y Betis en el Bernabéu y Real Sociedad en Anoeta-, sería necesario remontarse al pasado siglo para hallar un precedente de más de una decena de derrotas en una Liga. Fue en la temporada 1998/99, cuando el Madrid de Guus Hiddink y luego de John Benjamin Toshack concluyó segundo, a once puntos del Barça de Louis Van Gaal y con doce partidos perdidos a lo largo del curso.

Ni siquiera el regreso de Zidane tras el paso de Lopetegui y Solari por el banquillo madridista ha sido suficiente para revitalizar a un equipo apático, incapaz de afrontar el tramo final del campeonato con un mínimo de profesionalidad y carente totalmente de gol más allá de Benzema, autor de los últimos ocho tantos del Madrid y único futbolista de blanco que ha visto puerta en todo el mes de abril, unas semanas que han servido para sacar de quicio incluso a un hombre del carácter de Zidane. «No hicimos nada. Cero cosas buenas. No hicimos nada todos los niveles. A veces no puedes marcar, pero no hemos hecho nada. Estoy enfadado porque la imagen ha sido mala. Soy el responsable de eso. Debemos pedir perdón a la afición y al club», dijo con contundencia el técnico galo tras la derrota en Vallecas.

«No hicimos nada. Cero cosas buenas. No hicimos nada todos los niveles» Zinedine zidane

El francés ya sabía que la tarea de acabar honrosamente la temporada no era una empresa fácil teniendo en cuenta la falta de motivación propia de no haber nada en juego para una plantilla acostumbrada a ganar títulos y la situación de algunos de sus futbolistas, con la mente más centrada en su futuro que en afrontar los partidos del tramo final de campaña, pero lo cierto es que se esperaba algo más que las cuatro victorias, dos empates y dos derrotas que suma en ocho partidos. Sólo el pleno de doce puntos de doce posibles al amparo del Bernabéu -con dos triunfos más que apurados ante el Huesca y el Eibar- salva los muebles del paupérrimo balance de dos de doce a domicilio, donde el Madrid de Zidane hincó la rodilla ante Valencia y Rayo y rescató un punto de Leganés y Getafe.