Pretemporada

James vuelve a las órdenes de Zidane con su futuro en el aire

James, junto a Militao y Casemiro. / Foto: Real Madrid | Vídeo: Atlas

El colombiano se reintegra a la disciplina del Real Madrid a la espera de que se resuelva su situación, con el Atlético y el Nápoles como pretendientes

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

James Rodríguez ha vuelto a pisar este lunes los campos de entrenamiento de la Ciudad Deportiva de Valdebebas. Casi 26 meses después de aquella final de la Champions que tuvo que ver desde la grada del Millennium Stadium de Cardiff, el colombiano se ha puesto de nuevo a las órdenes de Zinedine Zidane mientras se resuelve su futuro, con Nápoles y Atlético como principales pretendientes y escasas opciones de seguir en la disciplina blanca dado que no entra en los planes del técnico marsellés.

Horas antes de viajar a Múnich para disputar la Audi Cup, el Real Madrid regresó a los entrenamientos tras la gira por Canadá y Estados Unidos que finalizó con la humillante goleada que le infligió el Atlético en el MetLife Stadium de East Rutherford (Nueva Jersey). Lo hizo con las novedades de los brasileños Éder Militao y Casemiro, el uruguayo Fede Valverde y el cafetero, a los que se les acabaron las vacaciones después de disputar la Copa América, torneo del que salieron los dos primeros como campeones. De los cuatro, sólo el charrúa, que llevaba ya días trabajando por su cuenta en Valdebebas, se ejercitó con el grupo, mientras los tres restantes hacían carrera continua y trabajo específico con balón una vez finalizado el calentamiento con sus compañeros.

Refuerzos para un plantel que volvió de su periplo por Norteamérica con la moral tocada por la histórica derrota a manos de su rival capitalino y que pondrá a prueba el martes un Tottenham que llega como vigente subcampeón de Europa y con Harry Kane como gran amenaza para una zaga que ha dejado sobradas muestras de su endeblez en los tres partidos de la International Champions Cup, saldados con doce goles en contra.

Morbo

El morbo del entrenamiento lo puso la presencia de James, que se reintegró al trabajo tras dos años cedido en el Bayern de Múnich, que no ejecutó la opción de compra que le hubiese permitido quedarse con sus servicios a cambio de 42 millones de euros. La relación de James con Niko Kovac, técnico del conjunto germano, nunca fue buena y la continuidad del preparador determinó su salida de tierras bávaras tras 67 partidos con el Bayern en los que marcó 15 goles.

Tampoco es James del gusto de Zidane, a cuyas órdenes jugó 54 partidos y marcó 16 goles sin que hubiese 'feeling' entre técnico y futbolista. El cafetero vio cómo paulatinamente decrecían sus minutos y Zidane le descartaba para los partidos más comprometidos, con la final ante la Juventus en la que los blancos alzaron la 'duodécima' como máximo exponente de la pérdida de confianza del galo en las condiciones de un mediapunta que sí brilló a la vera de Carlo Ancelotti.

Con el italiano en la banda, el colombiano completó su mejor año en Chamartín al anotar 17 tantos en 46 partidos en la que fue su primera temporada como madridista después de que Florentino Pérez le reclutase pagando 75 millones de euros al Mónaco tras su extraordinario Mundial de Brasil, cuando se proclamó máximo goleador de un torneo en el que llevó a su selección hasta cuartos de final.

Es precisamente el recuerdo de aquella temporada el que mueve a Ancelotti a reclamar su fichaje con insistencia pese a que el presidente del Nápoles, Aurelio De Laurentiis, se muestra remiso a desembolsar los 42 millones de euros que el Real Madrid pide para dejar salir de nuevo a James. «Lo que no entiendo es por qué al Bayern Múnich se lo han cedido y a nosotros nos piden 42 millones», señaló hace unas semanas el presidente del club partenopeo, que pidió un sacrificio a los blancos para poder satisfacer el gran anhelo de Ancelotti.

«El tema James es un asunto del club. No es asunto mío»

«El tema James es un asunto del club. No es asunto mío» Zinedine Zidane

A la expectativa se mantiene también el Atlético, que pretende coronar con la llegada de James el nuevo proyecto de Diego Pablo Simeone y que cuenta con el deseo del colombiano de vivir en Madrid como baza a su favor. Pero el traspaso se ha enfriado en los últimos días y tampoco ayuda el tremendo rapapolvo que le dieron los rojiblancos a su gran adversario. «El tema James es un asunto del club. No es asunto mío», manifestó Zidane en vísperas del que fue el primer derbi en Norteamérica. «Todavía es del Madrid. No sé lo que va a pasar. Vosotros conocéis la situación», había dicho días antes el marsellés, siempre esquivo con el cafetero pese a que la grave lesión de Marco Asensio abriría un resquicio a su presencia en la plantilla que no parece contemplar el preparador.

El Jiangsu Suning le cierra las puertas a Bale

Gareth Bale ve cómo se le cierra otra puerta. El Jiangsu Suning, equipo de la Superliga china con el que el agente del galés había cerrado un acuerdo por el que su representado se embolsaría 22 millones de euros netos anuales en cada una de las tres campañas por la que se había comprometido, ha anunciado este lunes el fichaje del delantero croata Ivan Santini, que llenará la plaza disponible que tenía el club.

La Superliga china limita a cuatro el número de jugadores extranjeros con que puede contar cada equipo y el conjunto de Nankín supera ya esa cuota con la llegada del ex del Anderlecht, aunque está prevista la marcha del defensa italiano Gabriel Paletta.

La venta de Bale al Jiangsu Suning se frenó el domingo cuando parecía a punto de materializarse. El Real Madrid no deseaba dejarle partir a coste cero, objetivo de la entidad china, que como todas las que militan en la Superliga de aquel país, debe pagar al estado el mismo importe que invierte en futbolistas extranjeros si el traspaso supera los 6 millones de euros.

Las opciones de Bale, con el que no cuenta Zidane, apuntan de nuevo a la Premier, cuyo mercado de fichajes cierra el 8 de agosto. El Tottenham es el club que más se ha interesado por sus servicios, aunque para volver a vestir la camiseta de los 'Spurs' tendría que aceptar una sensible reducción de los emolumentos que percibe en el Real Madrid.

Por el momento, el extremo se ha quedado fuera de la lista de 24 convocados para la Audi Cup, en la que tampoco figura Thibaut Courtois, al que un esguince de grado II en el tobillo izquierdo mantendrá entre dos y tres semanas de baja, por lo que peligra su concurso en el primer partido de Liga que los blancos disputarán el 17 de agosto ante el Celta.