Análisis

Pasar a semifinales de Champions es una obsesión para el Barça

Ernesto Valverde, tras el partido ante el Huesca. /EP
Ernesto Valverde, tras el partido ante el Huesca. / EP

Nunca Valverde reservó a tantos jugadores como en Huesca y pocas veces un 0-0 ante un colista será tan aceptado: todo por extremar las precauciones ante el Manchester United

P. RÍOSBARCELONA

«Estábamos todos pensando en el Manchester United, los que estamos aquí y los que se quedaron en casa». No hacía falta que Arturo Vidal lo confesara tras el 0-0 del Barça en Huesca, un empate sin goles entre el líder y el colista, pero siempre es de agradecer la sinceridad y el centrocampista chileno no lo ocultó. Ter Stegen, y quizás Dembélé porque necesitaba probarse tras un mes lesionado, fueron los únicos titulares que jugaron de inicio en El Alcoraz, con Messi, Luis Suárez, Piqué, Busquets, Rakitic y Sergi Roberto en Barcelona y Semedo, Lenglet, Alba y Coutinho en el banquillo. Ernesto Valverde tiene muy claro que el 0-1 de la ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones conseguido en Old Trafford no garantiza nada ante un Manchester United con calidad, desparpajo y la fe de quien ya remontó un 0-2 en octavos de final ante el PSG, ganando 1-3 en el Parque de los Príncipes. El técnico prefirió pasarse de precavido con la alineación presentada en Huesca que volver a ser ingenuo como la pasada temporada cuando apenas hizo rotaciones antes de caer eliminado 3-0 en Roma. Es más, los jugadores han sido los primeros en entenderlo, incluso Messi, a quien siempre le gusta jugar en su pelea por todos los títulos individuales, como la Bota de Oro que lidera.

«Está claro que nos gusta ganar siempre, pero este partido tenía unas connotaciones especiales. Venimos de un partido en Manchester y tenemos otro partido el martes de Champions del que estamos muy pendientes. Teniendo en cuenta el calendario y la distancia en Liga he pensado que era el momento de hacer cambios. Y no ha habido pocos cambios, sino muchos, además cambiando también de sistema y con jugadores nuevos. Dentro de la dificultad, de que ellos se jugaba la vida y de que siempre piensas que lo puedes hacer mejor, ha estado bien», manifestó Valverde. «Espero que el punto sirva para ganar la Liga, pero si no hubiésemos ganado al Atlético en la pasada jornada seguramente el equipo habría sido distinto», reconoció también.

Notas positivas

El Barça manda ahora con 9 puntos de ventaja sobre el Atlético, con 18 en juego. Si no falla el equipo colchonero, necesitará ganar tres partidos para conquistar la Liga. Le quedan Real Sociedad, Levante y Getafe en casa y Alavés, Celta y Eibar a domicilio. Pero esta semana nadie piensa en las cuentas de la Liga, sino en el Manchester United y en superar esa maldición de los cuartos de final. Si se elimina al Manchester United, hasta las semifinales habrá un respiro para intentar cerrar la Liga lo antes posible.

Más información

El partido de Huesca dejó también notas positivas, como el debut en la Liga de Riqui Puig, Wagué y Todibo, precisamente de los más destacados como interior, lateral derecho y central. Fue el equipo más joven de toda la Liga, con 24 años y 133 días. y Umtiti se acercó por fin al nivel de antes de su lesión, con un Arturo Vidal combativo y en plan líder. Aunque no todo fueron buenas sensaciones de cara al futuro. El presente dejó la evidencia de que el refuerzo invernal de Kevin-Prince Boateng, que llegó cedido por el Sassuolo para compensar la marcha voluntaria de Munir a Sevilla, fue una broma de mal gusto. También jugó Murillo, en la misma situación, a préstamo por el Valencia, pero su partido fue bastante más digno.