Marcelino: «No hice nada para adulterar la competición»

Marcelino García Toral. /
Marcelino García Toral.

El exentrenador del Villarreal desvela que "cuando prescindió de mis servicios, Fernando Roig nunca me argumentó que dudara de mi profesionalidad"

IGNACIO TYLKOMadrid

"No hice nada para adulterar la competición y por eso estoy aquí, con la conciencia limpia". Con estas palabras comenzó Marcelino García Toral su rueda de prensa para dar explicaciones tras las acusaciones de Fernando Roig la pasada semana. Marcelino ha señalado que "mi relación con Fernando Roig fue buena durante estos 44 meses y el trato fue impecable", al tiempo que ha recordado que "el pasado 10 de agosto, cuando se prescinde de nuestros servicios, jamás se me expresó que uno de los motivos para cancelar mi contrato fueron las dudas sobre mi honradez. Por ello y conociendo al presidente apliqué el beneficio de la duda y no atendí a los medios, a los que pido perdón. Algo no encajaba entre sus palabras y los hechos que ambos conocíamos. Actuar honestamente requiere de un apego que va más allá de las intenciones y las palabras".

"Ni estoy loco ni soy un asesino"

Marcelino ha pedido a Martín Presa, presidente del Rayo Vallecano, que rectifique sobre sus palabras. "En este momento requiero públicamente al señor Martín Presa para que se retracte en las próximas horas de su desafortunada y ofensiva manifestación pública en las que me comparó con un individuo que se llevó la vida de 149 personas. Ni estoy loco ni soy un asesino. Mi profesión es la de entrenador de fútbol. Soy honrado y profesional. El señor Martín Presa me ha insultado. Si no rectifica ejerceré las acciones legales necesarias".

Además, el entrenador desveló que "el domingo, hablé con Roig y me reconoció que nunca dudó de mi honradez y profesionalidad" y que ha hecho pública la llamada porque el presidente le autorizó para hacerlo en esta rueda de prensa".

Marcelino ha señalado además que después del expediente que se le ha abierto se pone "a disposición de los organismos oficiales para aclarar hasta la más mínima duda. No tengo nada que ocultar y estoy aquí para lo que precisen. Ha llegado el momento de separar las palabras de los hechos". Además, ha reconocido que "me arrepentí de haber dicho que no quería que bajara el Sporting. Las personas, en algún momento, cometemos deslices verbales, mezclé mis sentimientos con mi profesión, ya reconocí que me había equivocado. Hablé más con el corazón que con la cabeza".

El extécnico del Villarreal había sido señalado por el presidente del submarino amarillo, debido a su apoyo al Sporting en la última jornada de la pasada Liga. "No puedo permitir que hubiese gente que quisiese dirigir el Villarreal de forma paralela, tomando ellos las decisiones. En este club solo manda una persona y ese es Fernando Roig", señaló Roig. "Siempre he defendido la honradez en el fútbol y no podía permitir circunstancias como las que ocurrieron a final de temporada", afirmó Roig sobre aquello.

La polémica llegó porque el Villarreal, sin nada en juego, perdió en la última jornada en El Molinón ante el Sporting de Gijón, en lo que era un encuentro vital para la lucha por el descenso. La victoria del Sporting salvó al Sporting y mandó a Segunda a Getafe y Rayo Vallecano. El resultado fue polémico porque antes del partido Marcelino en las que reconoció que deseaba que se salvara el conjunto gijonés. Además, su mujer escribió en su cuenta de Twitter "objetivo cumplido", lo que provocó que la polémica lejos de apagarse, se multiplicara.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos