La incompatibilidad laboral de Gala descarta que sea el técnico del Palencia Cristo

Jonathan Prado y Rubén Gala en un entrenamiento con el Palencia Cristo durante la pasada campaña./Antonio Quintero
Jonathan Prado y Rubén Gala en un entrenamiento con el Palencia Cristo durante la pasada campaña. / Antonio Quintero

El entrenador esperaba reducir su jornada de trabajo para dirigir el nuevo proyecto

ÁLVARO MUÑOZPalencia

Rubén Gala no será el nuevo entrenador del Palencia Cristo Atlético. La incompatibilidad horario con su empresa y su reciente paternidad obligan al entrenador palentino a rechazar la propuesta del conjunto palentino. Tras la marcha de Jonathan Prado, la directiva del conjunto morado había puesto la mirada en su segundo preparador para que ascendiera dentro del club y liderase el nuevo proyecto en Tercera División. «Ahora mismo saldría de trabajar a la 18:00 horas para ir a entrenar a las 19:00 horas. Como segundo entrenador lo podía hacer, pero como primero me llevaría mucho más tiempo. Además, he sido padre por segunda vez en estos días», relatabar el propio Gala, que se le había puesto encima de la mesa la oportunidad de entrenar al Palencia Cristo, cuando hace unas semanas pensaba en apartarse momentáneamente de los banquillos. «Tenía una gran oportunidad», proseguía.

Rubén Gala había solicitado a la empresa en la que trabaja una reducción de jornada para compaginar su trabajo con su vida personal y los entrenamientos con el Palencia Cristo. Entre sus planes estaba reducir su horario hasta las 14:00 horas para poder conciliar la vida laboral y familiar. Finalmente esa opción no se ha podido dar y el entrenador palentino seguirá vinculado al club, aunque no se sabe que función desempeñaría en el organigrama de la entidad morada. «Hasta que no sepamos que entrenador viene, no sabemos cuántos días necesita que esté Gala a su lado. Lo que está claro es que Rubén Gala seguirá vinculado al club de alguna forma», señalaba el presidente de la entidad, David Nieto, quien, a partir de mañana buscará el sustituto de Jonathan Prado.

Tras la marcha de Prado y la imposibilidad de que Gala se haga cargo del primer equipo, el club tendrá que otear el mercado en busca de un nuevo técnico. «Ahora mismo no tenemos ningún contacto con ningún entrenador. Nuestras opciones habían sido Prado y Gala y no ha podido ser», afirmaba el máximo mandatario del club.

Gala era un mar de dudas, pues a sus 39 años se le había presentado la oportunidad de su vida como entrenador, a pesar de su situación laboral y familiar. Rubén Gala llegó al conjunto palentino en el verano de 2016 para ser el segundo entrenador de Lolo Infante. Un año después y con Jonathan Prado al frente del banquillo morado, el propio Gala siguió como segundo técnico. Tras otra temporada a la sombra del primer entrenador, a Rubén Gala se le presentaba una gran oportunidad para dirigir a un equipo que luchará por volver a clasificarse para el 'play-off'. Con anterioridad a su etapa en el club capitalino, el entrenador palentino ya dirigió al Venta de Baños.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos