Otra fase de ascenso para la Segoviana

Mika, autor del gol, durante el partido frente al Bupolsa./R. Ordóñez
Mika, autor del gol, durante el partido frente al Bupolsa. / R. Ordóñez

El conjunto gimnástico sella su clasificación para el 'play off' con su triunfo frente al Bupolsa gracias al gol de Mika

OPTABurgos

Con dos partidos por delante, la Segoviana todavía tiene opciones de lograr el título de Liga después de salvar una tarde incómoda en San Amaro frente al Bupolsa. La victoria conseguida en Burgos asegura la presencia de la Segoviana en el 'play off' por el ascenso a Segunda B. Aunque la pelea con Arandina y Zamora desgasta, los de La Albuera mantienen el ritmo con entereza. El bloque de Manu González pudo sentenciar antes del descanso y en la segunda parte pasó apuros para defender una renta muy importante para sus aspiraciones. El tanto de Mika proporcionó la séptima victoria del cuadro segoviano en las nueve últimas citas, en las que los únicos puntos que se escaparon para los gimnásticos fueron precisamente ante los dos grandes rivales por el campeonato, Arandina y Zamora.

0 CD Bupolsa

Sergio García, Pablo, Jaime (Rubén, min. 87), Sergio Esteban, Carlos, Pablo del Álamo, Germán (Diego, min. 73), Xavi (Juanma, min. 68), Guti, Adri y Marti.

1 Gimnástica Segoviana

Facundo, Adrián, Asier Arranz (Charly, min. 54), Javi Marcos, Domingo,Manu, Quino, Juan de la Mata, Gómez (Iván, min. 69), Dani Calleja (Dani Abad, min. 89) y Mika.

gol:
0-1, min. 7, Mika.

A pesar de acumular bajas importantes en sus filas y de la lesión de Asier Arranz en el minuto 54, los visitantes allanaron el camino del triunfo al adelantarse en los primeros minutos de juego. Los hombres de Manu González avisaron muy pronto de sus intenciones por mediación del omnipresente Calleja, quien conectó con el lateral Adrián. Su disparo cruzado salió ligeramente alto. En la siguiente acción ofensiva no perdonó la Segoviana. Corría el minuto 7 cuando los jugadores del conjunto azulgrana trenzaron una larga acción ofensiva de todo su frente de ataque. Gómez dejó el balón de tacón para Quino, que se internó en el área. Su intento de centro fue rechazado por la zaga local. Y allí apareció a su habitual cita con el gol Mika, quien, sin pensárselo dos veces, golpeó con violencia el balón, raso y ajustado a la base del poste.

La Gimnástica dominaba el duelo a su antojo. Fueron los mejores minutos de los visitantes, con un cabezazo de Domingo a la salida de un córner, una falta botada por Asier por encima de la barrera y un disparo de De la Mata desde la media luna del área grande. Superado el ecuador del primer acto, De la Mata filtró un balón interior al corazón del área para Gómez, que solo ante Sergio disparó raso y flojo a las manos del meta del cuadro burgalés. En la siguiente acción fue Dani Calleja quien probó fortuna con un disparo que se marchó elevado. A la media hora de juego, en plena tormenta en el área local, Quino habilitó a Gómez por el costado derecho. Se quedó solo frente a Sergio García, que salvó el 0-2 con una buena intervención.

Para ese momento, el Bupolsa ya había conseguido sacudirse la presión y había dado un pase adelante. Pero aún así la Segoviana pudo hacer el segundo tanto en el minuto 38 en un servicio de Calleja sobre Mika. El delantero cántabro cruzó en esta ocasión el balón con la zurda y el cuero sacó astillas a la base del poste. Antes del descanso llegó la mejor ocasión del cuadro burgalés en la primera mitad. Un centro de Marti desde la izquierda lo remató en el segundo poste con violencia y de volea Xavi, pero su disparo se fue muy desviado.

El decorado del encuentro cambió radicalmente en la segunda parte. El equipo local tiró de orgullo para subirse a las barbas de un rival que perdió la fluidez en su juego combinativo. Guti, tras una buena maniobra junto a la línea de fondo, desató las hostilidades en el minuto 48. Su pase de la muerte a Xavi lo cortó la defensa azulgrana. La Segoviana había perdido el control. Aún así pudo sentenciar el duelo en el minuto 58 tras un centro desde el costado derecho de Dani Calleja que cruzó todo el área. Mika, ganando la posición con el cuerpo, embolsó el balón y su potente remate a la escuadra fue despejado a córner en una intervención magistral del meta Sergio García.

Esta acción dio nuevos bríos a los locales, que pusieron coto al área segoviana y botaron cuatro córners en un abrir y cerrar de ojos. A la salida de uno de ellos, el central Carlos, en un envío de Marti desde la izquierda, cabeceó cruzado en el área chica. Su remate llevaba marchamo de gol, pero se encontró con una mano salvadora del guardameta gimnástico Facundo. Hasta el final del encuentro todavía tuvo tiempo el defensor gaditano de conectar otros dos testarazos con mucho peligro, sin encontrar la recompensa del gol.