Experimentos satisfactorios en el Palencia Cristo

Mario detiene el lanzamiento de Adri. /Manuel Brágimo
Mario detiene el lanzamiento de Adri. / Manuel Brágimo

El Palencia Cristo doblega con autoridad a un Castilla menos rodado y sigue sin conocer la derrota en pretemporada

Álvaro Muñoz
ÁLVARO MUÑOZPalencia

Época de experimentos. Eso afirman los expertos al fútbol que son las pretemporadas. Pues dicho y hecho. Pablo Huerga y Francis Olea sacaron su libreta con diferentes fórmulas que aplicarán seguramente durante el transcurso de la pretemporada. Más satisfecho estará el técnico del Palencia Cristo, que sigue engrasando su máquina de cara al debut liguero de su equipo dentro de quince días contra el Bupolsa. Volvió a tirar de inventiva y sacó a relucir un nuevo esquema de juego para maniatar y asfixiar a su rival por las bandas.

Con dos carrileros con mucho recorrido se presentó el Palencia Cristo en los campos del Club Internacional de la Amistad para medirse a un Castilla Palencia menos rodado y que se tomó el encuentro como un entrenamiento con más carga de trabajo. La diferencia física se notó en el recién sembrado terreno de juego del CIA, que se engalana para el equipo juvenil de División de Honor (aunque sus partidos los jugará en La Balastera).

El partido empezó y terminó con el mismo guión. Dominio aplastante de los morados en todas partes del campo y una nueva victoria para los de Pablo Huerga, que siguen sin conocer la derrota en lo que va de pretemporada.

Con el control de la pelota por parte de los morados, el gol no tardaría en llegar. Ya avisaba Adri en los primeros compases del encuentro con un mano a mano, que desbarató el ex del Becerril Mario. Pero en la siguiente jugada, el incisivo Abel no marraría su primera clara ocasión del encuentro, tras una recuperación de Viti en la medular. Era lo que exigía Huerga a sus pupilos y no le defraudaron. Presión en campo contrario para recuperar y aprovechar el desborde y la rapidez del joven ariete morado. Esa fue la dinámica del encuentro, que se entremezclaba con grandes posesiones de los palentinos. El conjunto morado rondaba el segundo gol con ocasiones de Ivi, Abel..., mientras que los de Francis Olea intentaban igualar el encuentro con sendos lanzamientos desde la medular, que no sorprendieron a Samu.

Tanto Pablo Fernández como Dani Burgos por las bandas eran auténticos puñales, que sembraban el terror a la defensa rojiblanca con cada aproximación, aunque la distancia no se ampliaba en el marcador. De esta forma, al filo del descanso y tras un pequeño parón para reponer líquidos, Adri sentenció el encuentro (si no lo estaba ya) con un precisa vaselina, tras otra asistencia de Viti. Era la puntilla a un Castilla Palencia, que se resignaba ante el dominio del conjunto morado.

Y es que el partido para los rojiblancos, con poca presencia en ataque, sirvió para que Olea ajustase y perfilara la defensa para el campeonato liguero que arrancará el 9 de septiembre.

Un único guion

En la segunda parte, el guion del encuentro no cambió. Todo le salía al Palencia Cristo, aunque el Castilla empezaba a desperezarse ligeramente tras sendos acercamientos de Aitor y Xanec. Esas ocasiones eran un mero espejismo en el desierto, porque la realidad era otra en el campo. Con más jugadores en el banquillo del Palencia Cristo, el técnico leonés ofreció una nueva oportunidad a los jugadores que aún siguen a prueba en el equipo morado como Raúl y Kimi, que se apoderaron de la medular y desplazaron a Viti al lateral izquierdo. Los dos jóvenes jugadores, que lograron el campeonato juvenil provincial la pasada temporada con La Salle (con Chuchi como entrenador), dejaron destellos de calidad y complicarán aún más la decisión de Huerga a lo largo de la próxima semana. «Dependerá de los fichajes que lleguen», señalaba estos días Huerga antes de encarar su tercer amistoso de pretemporada.

El carrusel de cambios también trajo otra buena noticia para los intereses de los morados, que veían cómo Zubi volvía a los terrenos de juego tras dos semanas de parón. Su calidad y desparpajo se dejaron notar en el campo y sus cerca de 30 minutos sirvieron para intimidar más a los defensas rivales. Incluso tuvo la ocasión de anotar algún tanto con dos faltas directas. Quién sí perforó la red de Julio fueron Kike y, de nuevo, Abel, que redondearon un abultado y justo resultado a tenor de lo visto en el terreno de juego. De hecho, de no ser por las grandes actuaciones del portero del Castilla Palencia, la diferencia podría haber sido más amplia.

Con esta victoria, el Palencia Cristo vuelve a dejar una buena imagen antes de encarar una semana con tres amistosos y ante rivales de más entidad. El miércoles viajará hasta Alar para medirse al Racing de Santander B, mientras que un día más tarde recibirá en La Balastera al Salmantino de Segunda División B. El sábado finalizarán los amistosos con el encuentro ante el Real Madrid juvenil de División de Honor, uno de los rivales de la CIA para la próxima temporada.

Por su parte, el Castilla Palencia completa su primera semana de entrenamientos y sigue acumulando carga de trabajo físico para seguir con su particular pretemporada. A pesar de las bajas de hoy, el equipo de Francis Olea espera estar en los puestos punteros en la Regional de Aficionados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos