La delantera de la Segoviana cotiza alto en León ante La Virgen (1-3)

Mika salta para bloquear un envío de La Virgen del Camino, en Los Dominicos. /Peio García
Mika salta para bloquear un envío de La Virgen del Camino, en Los Dominicos. / Peio García

Los goles de Agus Alonso, Mika y Diego Gómez remontan el tanto inicial de los locales y mantienen la pujanza azulgrana

OPTALa Virgen del Camino

La Gimnástica Segoviana superó a La Virgen del Camino en un partido muy emocionante en el que los dos hicieron méritos suficientes pero la mayor pegada de la locomotora azulgrana resolvió para los intereses de un equipo que sigue con paso firme en su objetivo de regresar a Segunda División B. El equipo de Manu González superó las numerosas bajas y, con una defensa marcada por las circunstancias, consiguió llevarse el gato al agua ante una Virgen que mostró su lado más peleón y aguerrido. Los segovianos siguen a un punto del Zamora a la espera de que la Arandina juegue esta tarde su compromiso.

1 La Virgen del Camino

Isma, Pablo Suárez, Álex Matos, Fran, Negral, Porfirio, Charly, Esaú (Cristian m.72), Gagyk (Jesús m.63), Dani (David Blanco m.73) y Sergio.

3 Gimnástica Segoviana

Facundo, Adrián, Asier, De la Mata, Anel, Manu, Conde, Domingo, Agus Alonso (Dani Arribas m.73), Dani Calleja (Quino m.77) y Mika (Diego Gómez m.85).

GOLES.
1-0, m.23: Fran. 1-1, m.38: Agus Alonso. 1-2, m.60: Mika. 1-3, m.92: Diego Gómez.

Los de Manu González se encontraron un campo muy pesado, irregular y en el que era muy difícil combinar. Ambos equipos decidieron lanzarse al fútbol directo sin arriesgar ninguna de las posiciones. Aceptó la Segoviana el envite fortaleciendo su parcela defensiva y tratando de llegar con balones profundos sobre Agus Alonso para generar opciones de llegada en segunda línea. Fue así como siguió la primera ocasión para los azulgranas, un balón largo que recogió Calleja en posición muy complicada y que terminó sin consecuencias. También lo intentó De la Mata, apareciendo de sorpresa por el costado sin lograr culminar.

Con el paso de los minutos, iba creciendo el equipo virginiano. El conjunto verde consiguió cercar la meta del uruguayo Facundo. A la segunda intentona, llegó el gol en una jugada a balón parado. Esférico al primer palo prolongado al segundo para que Fran remachara dentro del área. A partir de ahí llegaron los peores minutos para la Segoviana con La Virgen volcada sobre la meta visitante. Fueron tan solo diez minutos que se hicieron eternos con ocasiones para Esaú y el propio Dani.

Cuando todo se veía gris para la Segoviana, llegaron buenas noticias al filo del descanso. Primero el primer gol de la temporada de Agus Alonso tras un centro muy preciso de Álex Conde. Acto seguido, protestas, el partido que se le escapó de las manos al colegiado y roja directa para Fran, el autor del gol, por una agresión al nueve segoviano.

Después de la expulsión todo fue cuesta abajo para una Segoviana lanzada a por los tres puntos. Los de Manu González consiguieron realizar una segunda parte de mucho fuste y traducir sus escasas llegadas en dos goles que a la larga seguro que acaban valiendo su peso en oro.

La primera opción del segundo acto la tuvieron entre Mika y Agus Alonso sin que ninguno pudiese concretar. Después, fue Álex Conde quien dribló sobre su par y colocó la bola en el área sin encontrar rematador. El extremo de la Segoviana a estas alturas de partido ya había conseguido aclimatarse al irregular terreno de juego y había conseguido volcar el partido en su beneficio. Lo mismo ocurrió con un Mika desaparecido hasta la jugada del gol. Fue a la hora de juego cuando los dos futbolistas se encontraron para sellar la remontada. Todo nació en una recuperación de balón en banda derecha protagonizada por Adrián con posterior cabalgada de Conde y el cántabro Mika poniendo el lazo a la pelota en última instancia. El futbolista pasiego suma 23 goles y mete miedo a sus rivales, ya que a la mínima que los centrales se despistan aparece para besar las redes.

La Segoviana lanzaba contragolpes para dejar el partido sentenciado y, también, para advertir de su peligro a un once virginiano que había sacado fuerzas de flaqueza para renacer en los últimos instantes. El gol definitivo llegó de la mano conjunta de Diego Gómez y Manu González. El entrenador supo mover a sus hombres de ataque para mantener la presión alta y continuar con el peligro. Por otro lado, Diego Gómez se encargó de trabajar sobre los centrales y de atacar todos los espacios que dejaban los verdes. En una de esas, llegó el gol definitivo tras una combinación de bella factura entre Quino y el omnipresente en la segunda parte: Álex Conde.

«Algunos de los jugadores de la Segoviana me han dicho que nunca habían ganado aquí, teníamos marcado en rojo este partido y este campo y me alegro mucho de haberlo remontado porque al principio era muy pesimista», apuntó Manu González. « Tuvimos problemas de planificación con la comida en el restaurante, hemos comido más tarde y eso nos ha afectado de cara a no tener la rutina habitual de los partidos fuera de casa. Hemos cometido muchas faltas y les hemos dejado que llevasen peligro a balón parado. En la segunda parte hemos mejorado mucho en todos los aspectos y hemos conseguido plantarles cara y remontar el partido».