Championship

Catorce semanas de prisión y diez años sin pisar un estadio para el aficionado que agredió al capitán del Aston Villa

Momento en el que un aficionado del Birmingham City agrede al Jack Grealish, capitán del Aston Villa./Reuters
Momento en el que un aficionado del Birmingham City agrede al Jack Grealish, capitán del Aston Villa. / Reuters

«No puede explicar lo que le pasó, su idiota intención inicial era saltar al campo y luego volver a la masa», señaló su abogado

COLPISA / AFPLondres

El aficionado del Birmingham City que el domingo agredió durante un partido a Jack Grealish, el capitán del club rival, el Aston Villa, se ha declarado culpable en un tribunal de Birmingham y ha sido condenado a catorce semanas de prisión y diez años de prohibición de acudir a los estadios en Gran Bretaña, mientras el fútbol británico condena el último episodio de una espiral de violencia creciente.

Paul Mitchell, de 27 años, que declaró ante la justicia tras una noche detenido, no explicó su acto. «No puede explicar lo que le pasó, su idiota intención inicial era saltar al campo y luego volver a la masa», señaló su abogado.

El domingo en el St Andrew's Stadium, Grealish estaba en el área del Birmingham City cuando el aficionado invadió el terreno de juego para asestarle un puñetazo por detrás cuando sólo se habían disputado diez minutos de juego.

El capitán del Aston Villa se fue al suelo, mientras sus compañeros Glenn Whelan y Tammy Abraham acudieron en su defensa, y finalmente pudo continuar el partido.

El agresor fue detenido por la policía, mientras que Grealish se rehízo y marcó el gol de la victoria del Villa en el campo del rival de la ciudad (0-1). El capitán saltó a las gradas donde estaban los aficionados de su equipo y se abrazó con ellos, ganándose la tarjeta amarilla.

El futbolista publicó este lunes un comunicado: «No puedo evitar sentirme afortunado, podría haber sido mucho peor si el aficionado hubiera tenido un arma».

El incidente ha provocado un aluvión de reacciones en Gran Bretaña, en un día en el que además, durante el duelo entre el Arsenal y el Manchester United en el Emirates Stadium, un aficionado entró al terreno de juego pasando muy cerca de Chris Smalling, pero sin agredirle.

«Es totalmente repugnante, si no lo erradicamos ahora, la próxima vez podría ser un cuchillo. Las autoridades del fútbol deben castigar al Birmingham por el comportamiento de sus aficionados, ya sea mediante la retirada de puntos, jugar en un estadio vacío o lo que sea», señaló la leyenda Alan Shearer en su crónica en 'The Sun'.