El central de la Gimnástica Javi Marcos, entre los afectados por el brote de paperas en Segovia

Javi Marcos, ante el Cristo Atlético. /Juan Martín-Gimnástica Segoviana
Javi Marcos, ante el Cristo Atlético. / Juan Martín-Gimnástica Segoviana

El club azulgrana recibe sin Manu, sancionado, al único rival del grupo que se llevó la victoria en La Albuera el año pasado

Luis Javier González
LUIS JAVIER GONZÁLEZSegovia

La Gimnástica Segoviana recibe este domingo (18:00 horas) a la Arandina, el único rival del grupo VIII que se llevó la victoria de La Albuera el curso pasado. Lo hace con dos bajas importantes en la columna defensiva, pues no estarán ni Manu, sancionado, ni Javi Marcos, baja por el brote de paperas de los últimos días en la provincia, con medio centenar de casos. El club azulgrana, tercero con 21 puntos, recibe al noveno, con 13. Los burgaleses, terceros el año pasado, fueron la criptonita del mejor local de la región y buscan un triunfo sanador.

La baja de Manu, expulsado el miércoles por doble amarilla ante el Bembibre, plantea un reto. El técnico azulgrana, Manu González, siempre defensor de sus rotaciones, admitió que el mediocentro es uno de esos jugadores «que no rotan o rotan muy poco». Está por ver quién es el elegido para suplir sus funciones. Desde Asier, la pieza más polivalente, a Domingo, que ha estado muy limitado por sus compromisos laborales. Si Asier debe cubrir a Chupo en el lateral izquierdo y Viti hará lo propio con Marcos en el centro de la zaga, las opciones se reducen a Domingo o alternativas menos testadas como Elías o Balta. «Elegiremos entre todas esas variantes».

González espera a una Arandina distinta al curso pasado, con muchas piezas nuevas debido a las bajas que sufrió a final de temporada. Y nuevo entrenador, Jordi Fabregat. «Es un grandísimo entrenador. Aquí le sufrimos hace dos temporadas cuando estaba en el Guijuelo. Les ganamos aquí y fue el partido más injusto de los que hemos ganado». Gonzalez describe una filosofía de juego muy diferente a la del polémico Javier Álvarez de los Mozos. «Eso les está costando puntos a principio de temporada, pero llevamos nueve jornadas y, sinceramente, creo que si le dejan trabajar es un equipo que va a ir hacia arriba».

El técnico gimnástico le augura una buena trayectoria a la Arandina si los resultados acompañan. «Al final, por mucho que trabajes bien y que los jugadores te crean, la gente se pone nerviosa». González se sorpendió de que la afición burgalesa criticara desde muy pronto el juego de su equipo en su derrota en casa ante el Almazán (1-2) en la última jornada. «La primera parte es muy buena, pero la pelota no entra, las piernas empiezan a fallar y ya no juegas con la misma soltura. Necesitan un resultado positivo y vendrán a buscarlo. Les va a venir bien que sea un rival fuerte y que sea fuera de casa. Esa presión a la que están sometidos en El Montecillo no la van a tener aquí». La Segoviana ha ganado sus cuatro partidos en casa.

Para el técnico, el triunfo ante el Cristo Atlético fue ya un examen de entidad. «Es otra prueba, una más. Ni mejor, ni peor. Un equipo que está llamado a ser candidato al 'play off' de ascenso como otros ocho o nueve equipos con esa etiqueta».