División de Honor

El cansancio lastra al CIA

Blanco intenta filtrar un pase ante la llegada de dos rivales del Real Valladolid. /Rodrigo Jiménez
Blanco intenta filtrar un pase ante la llegada de dos rivales del Real Valladolid. / Rodrigo Jiménez

Los de Manu Gañán se pusieron dos veces por delante, pero se desfondaron físicamente al final del choque

El Club Internacional de la Amistad juvenil de División de Honor estuvo a punto de dar la sorpresa en los Campos Anexos. Los de Manu Gañán plantearon un partido muy inteligente al Real Valladolid, uno de los equipos importantes de la categoría. Los palentinos se adelantaron por dos veces (0-1 y 1-2) en el marcador y jugaron como un equipo grande, sin miedo a la calidad que atesoran en sus botas los jugadores blanquivioletas. Luego, en los últimos veinte minutos del partido llegó el cansancio, los errores amarillos y los aciertos blanquivioletas. Pero la historia había comenzado 70 minutos antes.

3 Real Valladolid

David; Jairo, Poveda (Alvi, min. 73), Morante, Gómez (Adri Carrión, min. 63); Dali, Cerro, Baba, Rafa; Víctor y Óscar (Luismi, min. 87).

2 CIA

Dani; Manu, Marco (Alejandro, min. 72), Chacón, Selles; Gatu, Pablo; Cuéllar (Prieto, min. 81), Alvi, Edu; y Dani Blanco (Raúl, min. 63).

GOLES
0-1, min. 22: Alvi. 1-1, min. 26: Rafa. 1-2, min. 47: Dani Blanco. 2-2, min. 70: Óscar. 3-2, min. 77: Dali.
Árbitro
Óliver de la Fuente Ramos. Amonestó a Poveda y Morante, por parte del Real Valladolid, y a Cuéllar y Manu, del CIA.

Porque el partido empezó con los dos equipos tanteándose, con mucha presión en el centro del campo y muy pocas llegadas con peligro. El Real Valladolid abrió la veda después de que Óscar se adelantara a la defensa palentina y tocara el balón para que Dalisson se quedara solo ante Dani. Pero el extremo blanquivioleta se confió y su disparo se fue muy alto. Ese susto despertó al CIA, que decidió adelantar su presión. Y de esa determinación iba a llegar el primer gol del partido. El guardameta blanquivioleta quiso sacar muy rápido para montar una contra, pero Alvin estuvo más rápido. El delantero palentino se adelantó al lateral izquierdo y con un disparo de primeras batió al portero local. El gol hizo reaccionar a los blanquivioletas, que obligaron a dar un paso atrás a un CIA agobiado. El empate llegó antes del descanso, cuando Óscar volvió a peinar un balón para que Rafa, un puñal todo el partido por la izquierda, llegara en una espectacular cabalgada por la banda. El extremo controló y batió a Dani en su salida. El Real Valladolid apretaba y el CIA se defendía bien para lanzar contras a través de un omnipresente Gallardo. El mediapunta supo mantener el balón cuando era necesario y salir rápido cuando la jugada lo pedía. Los amarillos consiguieron aguantar y el descanso llegó con el 1-1 en el marcador.

El paso por los vestuarios sentó muy bien a los palentinos, que salieron enchufadísimos. Apenas se había jugado un minuto de esa segunda parte cuando Blanco volvía a adelantar a los amarillos en el marcador. El delantero se jugó el físico al lanzarse con la cabeza para rematar un espectacular pase de Cuéllar, que se inventó una asistencia de espuela. La diablura del extremo palentino descolocó a los blanquivioletas, que no intuyeron la llegada de Blanco desde atrás. Era el minuto 46 y el protagonismo se iba a trasladar de la delantera palentina a su portero. Porque Dani se convirtió en el gran protagonista de ese tramo tras varias buenas actuaciones. Sobre todo tras la gran parada a Marco. La banda izquierda se había convertido en un verdadero dolor de cabeza para los palentinos, que no conseguían frenar las subidas de Rafa. En una de ellas, Marco se quedó solo en el punto de penalti, pero Dani hizo una gran parada para tocar su ajustado disparo al poste. La milagrosa mano del portero desvió lo justo el balón, que pegó en la madera y se fue a córner.

Era el aviso de que el gol blanquivioleta estaba a punto de llegar. Los de Manu Gañán habían hecho un esfuerzo físico titánico e iban a pagarlo en esos últimos veinte minutos. El empate llegó en una jugada rocambolesca, después de varios rebotes y otra buena parada de Dani. Pero el guardameta del equipo palentino no pudo atajar el balón y el rechace llegó hasta las botas de Óscar, que tocó el balón para que acabara en el fondo de las mallas tras rozar el palo. Era el 2-2 y un duro golpe para los agotados jugadores amarillos. El empate tuvo dos caras. Por un lado lastró a los ya cansados futbolistas palentinos y por otra dio alas a los blanquivioletas, que por primera vez en el partido vieron posibilidades reales de llevarse los tres puntos. Aunque Dani no se lo puso fácil. El guardameta palentino sacó otro balón imposible tras un remate de cabeza de Adri Carrión.

Donde ya no pudo llegar fue al disparo cruzado de Dalisson tras una jugada en la que el balón de izquierda a derecha para llegar al mediapunta blanquivioleta, que no perdonó la oportunidad de dar la victoria a su equipo. Todavía pudo empatar el partido el CIA con un libre directo de Selles que se fue rozando el palo del guardameta blanquivioleta. Fue el último suspiro de un equipo agotado tras jugar un buen partido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos