El árbitro suspende el amistoso entre Segoviana y Flat Earth tras una falta «criminal» a Elías (3-2)

Elías se duele en el césped de La Albuera tras la entrada de un rival. /Juan Martín-Gimnástica Segoviana
Elías se duele en el césped de La Albuera tras la entrada de un rival. / Juan Martín-Gimnástica Segoviana

Las duras entradas del conjunto madrileño elevan la tensión de un partido de pretemporada que dominó la Gimnástica

Luis Javier González
LUIS JAVIER GONZÁLEZSegovia

Si el fútbol hubiera sido tendencia en el Renacimiento, Galileo no se habría comprado la camiseta del Flat Earth. El equipo que defiende que la tierra es plana trasladó por momentos a La Albuera esa caza de brujas que sufrió siglos atrás el genio que se jugó la vida por sostener que era redonda. El club madrileño anteriormente conocido como Móstoles Balompié -de Tercera- no planteó un reto excesivo a la Segoviana en su último partido de pretemporada, pero impuso durante media hora una guerra de guerrillas que obligó al colegiado segoviano Néstor Holgueras Castellanos a dar por concluido el partido en el minuto 89 tras una falta terrible sobre Elías.

3 Gimnástica Segoviana

David, Asier, Rubén, Viti, Rui, Manu, Dani Abad, Conde, Javi Borrego, Calleja e Iván Sales. También jugaron: Domingo, Alfonso, Ivi, David Moreno, Diego Gómez, Elías, Dani Arribas y Adrián.

2 Flat Earth

Heras, Busto, Lucas, Raúl, Yoan, J. Carlos, Momprevil, Christian, Ángel, Pancorbo y Evuy. También jugaron: Mara, Busy, David, Felipe, Pedia, Álex e Iván.

GOLES.
1-0 (min. 2) Borrego; 2-0 (min. 38) Conde; 2-1 (min. 45) Ángel; 3-1 (min. 50) Diego Gómez; 3-2 (min. 56) Pedja.

No quedó ahí. En la tangana posterior, su capitán mandó a uno de los contados espectadores de a «ordeñar vacas». No es el primer club macarra de la Tercera madrileña que fuerza la suspensión de un amistoso en Segovia; el duelo del año pasado con Las Rozas tuvo el mismo desenlace. Programar un duelo así es un arma de doble filo; prepara el terreno para duelos broncos durante el año a cambio de echar la lotería de las lesiones. Perder a Conde o Asier en una mañana anodina habría sido difícil de digerir.

La ventaja de un partido un 17 de agosto a las 10 y media de la mañana es que permite escuchar las entrañas. No es habitual que un campo que congrega a un millar de espectadores apenas tenga medio centenar. Así es como la atmósfera de un campo ilustre para la Tercera permitió la cercanía de un partido aficionado.

Todo empezó cuesta abajo para la Segoviana con el tanto de Borrego en el segundo minuto de juego. Se le caen las dianas al salmantino, que se fijó el reto de marcar 20 goles y no parece desencaminado. Con Manu como eje en el medio y Conde como genio en la media punta, dominó la posesión el reconocible cuadro local, oxigenado por sus extremos. Sales partió desde la izquierda; demostró su gusto por conducir la pelota hacia el interior, asociarse y ofrecerse en el desmarque. Tras compartir 11 con Calleja, queda la duda de cómo convivirán dos jugadores de ese perfil, siempre deseosos de acariciar la pelota.

Por la derecha, repitió Dani Abad, otra nota sobresaliente de la pretemporada. Lejos de ahuyentarle, la llegada de un extremo como Sales le ha incentivado. Notable ante los filiales de Valladolid y Real Madrid, mostró nuevamente maneras de puñal. La suya es una filosofía más vertical, más directa. La ofensiva de la Segoviana promete ser complementaria, con mucho diablo por detrás.

El partido seguía con esos comentarios en estéreo. Después de que Calleja disparase sin mordiente, alguien lamentaba: «Es lo que pasa cuando estás seis meses sin tirar a puerta». El árbitro lo tiene más difícil para hacerse el sordo cuando escucha nítidamente las sugerencias de los jugadores. Aún en tiempo de paz, el Flat Earth ya protestaba con frecuencia –Raúl vio la amarilla- hasta que su portero gritó: «¡Ya está! ¡Me callo!»

Manu González: «Ha sido a mala fe, podía haber pasado de todo»

El técnico de la Segoviana, Manu González, no alberga dudas de la intención de la falta a Elías. «La entrada ha sido a mala fe, ha ido a lesionar a un futbolista. Esto un deporte, venimos a jugar y a divertirnos. Que un jugador como Elías se pueda perder la temporada en un amistoso por una entrada criminal... Por un jugador que no sé ni como se llama pero debería recapacitar si quiere ser deportista o qué quiere hacer con su vida». El preparador tomaría medidas. «Si un jugador mío hace esa entrada, tendría una sanción económica y disciplinaria importante». De hecho, Dani Arribas la tuvo en el amistoso ante Las Rozas en agosto del año pasado cuando fue expulsado por roja directa.

Dadas las circunstancias, González valora el tono pausado de sus pupilos. «Poco ha pasado para lo que podía haber sido. A 200 pulsaciones en un terreno de juego cuando hacen esa entrada a un compañero tuyo, un amigo... podía haber pasado de todo. Por suerte, estos chavales son buena gente y lo han sabido llevar. Somos un club señor en muchos aspectos y se ha demostrado».

Admite que complicado papel del colegiado. «En pretemporada es muy difícil parar esto. ¿Se podría haber parado más? Sí, pero habríamos jugado todavía menos. Ha hecho bien suspendiendo el partido porque en cinco minutos que quedaban hubiese pasado más veces». Pese a la entrada, el asturiano dejó el campo por sus propios medios. «Por suerte, Elías es muy listo. Ha saltado y no le ha pillado con el pie apoyado. Si hubiese sido otro jugador peor perfilado o con peor visión de juego estaríamos en otra situación».

Con todo, el entrenador quiso ver la botella medio llena. «También nos sirve. Al final, en la liga nos encontraremos equipos de este perfil que intenten poner al árbitro nervioso con entradas duras, hablando todo el rato y provocando. Hay que saber manejar este tipo de partidos y hoy nos ha costado hacerlo».

En esas, Conde gestó y remató el segundo gol azulgrana. Su pase en profundidad para Abad desnudó a la defensa madrileña. El extremo no llegó al balón, pero complicó la existencia al portero, que salió al encuentro y no supo resolver la circunstancia. Su despeje desesperado desde el suelo le cayó al talaverano, que embocó con calma desde unos 30 metros. No se iría con ese colchón al descanso el cuadro local, que concedió un cabezazo demasiado libre a Ángel en el corazón del área en la última acción del primer acto. Otra enseñanza de la pretemporada es la capacidad de Gómez para definir. El segoviano amplió la ventaja tras el intermedio resolviendo con solvencia un mano a mano. Volvería a recortar el Flat Earth con una acción de mérito de Pedja, que recogió un pase al hueco y engatilló un disparo potente.

Ahí se acabó el fútbol porque el equipo 'terraplanista' inició una guerra de guerrillas. Empezó con un par de faltas duras, que desataron la primera tangana. El asistente tuvo que pedirle calma a uno de los entrenadores visitantes, que llegó a exigir a Manu González «respeto» y que las instrucciones las diera en su área. El entrenador azulgrana estaba más preocupado de que su equipo volviera al partido que del rifirrafe. Y se lo dijo a su banquillo: «La primera parte no tiene nada que ver con la segunda. Y es por la intensidad». El ejército rojo del Flat Earth puso los ingredientes para un desenlace anunciado. Así, la pretemporada gimnástica acaba con tres victorias, un empate y dos derrotas. El domingo a las 19:00 horas arrancará la Liga en Zamora. Se acabaron las probaturas y vuelve el ruido.