El Segovia Futsal busca oxígeno en Anaitasuna

Álvaro Quevedo recorta a un jugador del Antequera durante el partido del pasado sábado./Antonio de Torre
Álvaro Quevedo recorta a un jugador del Antequera durante el partido del pasado sábado. / Antonio de Torre

Los segovianos se enfrentan este viernes al Osasuna Magna cincuenta horas después de la dimisión de la directiva

QUIQUE YUSTESegovia

Apenas 50 horas después de que la directiva del club anunciase su dimisión en bloque, el Naturpellet Segovia regresa a la competición este viernes (20:30 horas) con un complicado compromiso frente al Osasuna Magna en Anaitasuna. Tras varios días en los que se ha hablado más de las críticas de una parte de la afición a los jugadores, el cuerpo técnico y la plantilla que del juego y la situación clasificatoria del equipo, el conjunto segoviano espera disipar todas las dudas logrando un buen resultado en una de las canchas más complicadas de la Liga Nacional de Fútbol Sala.

Sobre el papel, pensar en un triunfo de los segovianos en el feudo del Osasuna Magna resulta cuanto menos improbable. Pero el equipo de Diego Gacimartín ya ha demostrado esta misma temporada que compite mejor cuando luce de visitante, y para muestra el triunfo en el Palacio de los Deportes de Murcia frente a El Pozo o los empates a domicilio frente al Peñíscola, el Cartagena y el Industrias Santa Coloma. Un buen hacer lejos del pabellón Pedro Delgado que se debe, en parte, a la mayor tranquilidad que tienen los jugadores sin la presión que ejercen sus propios aficionados en las gradas. Otra cosa será el ambiente que se vivirá la próxima semana frente al Valdepeñas en la primera cita en el Pedro Delgado tras la dimisión de la directiva.

El anuncio de la junta presidida por Álvaro Fernández fue comunicado a la plantilla la misma tarde del miércoles. «Estamos tranquilos y al margen», reconoce el entrenador, Diego Gacimartín, quien espera que la decisión no afecte a sus jugadores, aunque confiesa que puede influir. «Al vestuario le veo igual, aunque con un poco de incertidumbre», añade el técnico segoviano, que no piensa que tras el paso a un lado que ha dado la directiva las críticas de la afición puedan centrarse en el cuerpo técnico y los jugadores. «La afición puede opinar lo que quiera desde el respeto. Las críticas forman parte del deporte y tenemos que estar tranquilos», subraya Gacimartín, quien agradece el apoyo de los fieles que suben al Pedro Delgado.

Bajas

Al margen de los problemas extradeportivos, la situación sobre la cancha tampoco es demasiado favorable, con el equipo último (aunque empatado a puntos con antepenúltimo) y con la enfermería repleta de jugadores con molestias. A la baja de Nico Rolón (que ya ha empezado su rehabilitación y espera estar al 100% en el primer partido de 2019) vuelve a unirse la de Buitre, quien todavía no se ha recuperado del fuerte golpe que sufrió frente al Industrias Santa Coloma. Edu es duda, mientras que tanto Álvaro López como Álvaro Quevedo serán de la partida pese a sus molestias físicas. No viaja con el equipo Pedrinho, quien concretará su marcha durante las próximas horas. Sí que ha entrado en la convocatoria Julio, del Segosala de Tercera División, quien tras superar sus problemas físicos podrá tener algunos minutos si así lo considera Diego Gacimartín.

El encuentro de este viernes frente a un rival que está inmerso en la pelea por la clasificación a la Copa de España (es sexto con 21 puntos) será especial para dos jugadores. Uno de ellos Álvaro Quevedo, jugador que pertenece a las filas del club navarro y que juega este curso cedido en el Naturpellet Segovia. Intentará, por lo tanto, demostrar a Imanol Arregui que merece un hueco en su plantel la próxima temporada. El otro jugador que vivirá una tarde especial será Antonio Diz. El pívot gallego se enfrentará por primera vez en su carrera deportiva a su hermano, Álex Diz, jugador por el que se interesó el Naturpellet Segovia en verano pero que acabó marchándose al Osasuna Magna.

 

Fotos

Vídeos