La salvación, para la última jornada

Los jugadores del Naturpellet Segovia posan con una pancarta de agredecimiento a la afición./Antonio de Torre
Los jugadores del Naturpellet Segovia posan con una pancarta de agredecimiento a la afición. / Antonio de Torre

El Naturpellet Segovia cierra la temporada en el Pedro Delgado con un empate frente al Osasuna Magna y se jugará la permanencia en Valdepeñas

Fernando Arconada
FERNANDO ARCONADASegovia

¿Habrá sido el último partido del Naturpellet Segovia en la Primera División del fútbol sala? De momento ha sido el último de las temporada. Y por esa razón el equipo quería dar una alegría a sus aficionados. Significativa fue la vuelta que realizaron los jugadores al pabellón en medio de una gran ovación al término del partido.

4 Naturpellet Segovia

Thiago Soares, Edu, Álvaro López, Chus y Álex Fuentes. También jugaron Raya, Antonio Diz, Iago Rodríguez y Monir.

4 Osasuna Magna

Asier, Juninho, Saldise, Rafa Usín y Bynho. También jugaron Araça, Martel, Llamas, Álex Diz y Adri Ortego.

Estuvo cerca de conseguirlo. A base de casta, de coraje y de exprimirse hasta el límite llegó a remontar y situarse en el marcador con un claro 4-2 en la segunda parte, hasta que las fuerzas aguantaron. Y defender el ataque de cinco de Osasuna Magna sin apenas rotaciones y con las fuerzas muy justas, ya tiene su mérito.

¿Se quedará en Primera División? Para la respuesta a esta pregunta también tendrá que esperar a la última jornada, en la que se jugará todo a una carta frente al Viña Albali Valdepeñas. Era el guion que ya estaba previsto, pero del que todavía se desconoce el final. Cuando el Naturpellet saltó a la cancha del Pedro Delgado ya sabía que había perdido Valdepeñas frente al FC Barcelona Lassa, y que el Antequera, que es equipo de Segunda División, había certificado el descenso con su derrota frente al Levante. La lógica en esta ocasión ha seguido el normal desarrollo de los acontecimientos, así que en principio, la vida sigue igual (pongan la música de la canción de Julio Iglesias), aunque al menos, con mejores sensaciones.

Más de medio minuto sin jugar en señal de protesta

El inicio del partido estuvo marcado de nuevo por la protesta de la plantilla ante la situación de impagos que está sufriendo;una forma de dejar constancia de ese malestar. Algo parecido a lo de Palma Futsal, pero esta vez con una duración de más de medio minuto. Los jugadores del conjunto segoviano permanecían quietos mientras los de Osasuna aprovechaban para tocar y tocar el balón ante los aplausos del público y también de los propios jugadores que estaban en el banquillo visitante.

La cosa ya se puso seria desde el principio. La primera ocasión fue para el conjunto de Diego Gacimartín, pero poco tardó el conjunto de Imanol Arregui en poner cerco a la portería del brasileño Thiago Soares, sobresaliente una vez más durante todo en el encuentro. El guardameta del Naturpellet fue el protagonista en esos primeros ataques (con cuatro paradas de mérito en los primeros tres minutos de partido). A los cuatro llegó el primer gol del conjunto navarro, obra de Araça. Nada que sorprendiera en exceso porque en esos primeros compases los navarros se estaban mostrando mucho más superiores. El Naturpellet poco podía hacer en el aspecto ofensivo;tenía problemas para sacar con fluidez el balón y solo Antonio Diz fue capaz de poner en apuros al guardameta Asier.

La afición agradeció con aplausos la puesta en escena de Monir. El joven jugador del Naturpellet también merece un capítulo aparte. Es el futuro, una bocanada de aire fresco. Aplicado en defensa, su desparpajo fue de lo de destacado en el conjunto segoviano. Sin duda, de lo mejor en este final de temporada.

Con otro buen trabajo defensivo, apenas inquietó la portería de Asier el Naturpellet en esa primera parte. Todo eran balones largos frente a los que los de Imanol Arregui no tenían excesivos problemas. En esa fase del partido, en los primeros 15 minutos, Osasuna llevaba cuatro faltas; ninguna el Naturpellet, que poco a poco se fue asentando en su juego. Por ejemplo, Asier tuvo que intervenir con mucho acierto ante Iago (minuto 16).

Si la salida de Monir supuso un motivo de satisfacción, más lo fue cuando el joven jugador local marcó el tanto del empate en un robo de balón y un disparo ante el que nada pudo hacer el guardameta del conjunto navarro. Empate a uno y con las sensaciones de que algo había cambiado, aunque al descanso se llegó con se empate a un tanto en el marcador.

La segunda parte comenzó con una clara ocasión para el visitante Martel y la respuesta inmediata de a cargo de Álex Fuentes que obligó a intervenir al guardameta del Osasuna Magna. Poco después, Edu iba a adelantar al Naturpellet Segovia en un saque de banda en el que se quedó solo en el frontal del área gracias a los bloqueos, acción en la que defensivamente el conjunto de Arregui tampoco estuvo muy acertado.

Fueron los mejores momentos ante un Osasuna que no se lo terminaba de creer. Había pasado de tener el partido a su favor, a ir por detrás. Estaba siendo mejor el conjunto de Diego Gacimartín. Iago anotó el 3-1 en el minuto 32, aunque no dio tiempo ni a disfrutar porque poco después Rafa Usín, en colaboración precisamente con Iago, lograba acortar distancias. Estaba siendo un partido muy entretenido, a lo mejor no tanto para los técnicos (la cara de Imanol Arregui lo decía todo). Thiago seguía a lo suyo, parando y parando, y su figura iba creciendo bajo los palos. Faltando seis minutos, Arregui decidió apostar por el ataque de cinco con portero-jugador. Diego Gacimartín pidió un tiempo muerto para dar oxígeno a sus jugadores. Y ese aire fresco llegó con el cuarto gol de Álvaro, desde su portería, faltando cuatro minutos para el final del partido. Todo un mundo para un equipo marcado por la falta de rotaciones y encima con Álvaro, un jugador importante en la defensa del ataque de cinco, con problemas físicos. Rafa Usín anotó el 4-3 y a falta de 39 segundos, Saldise empató el encuentro.