La plantilla del Segovia Futsal cobrará cinco meses de sueldo

Los jugadores del Segovia Futsal saludan en su último partido en el Pedro Delgado. /Antonio de Torre
Los jugadores del Segovia Futsal saludan en su último partido en el Pedro Delgado. / Antonio de Torre

El Fondo de Garantía Salarial cubre 36.550 euros para los 11 jugadores y suspende los derechos federativos del club

Luis Javier González
LUIS JAVIER GONZÁLEZSegovia

La Comisión Mixta que debía decidir sobre las denuncias de 11 jugadores del Segovia Futsal por impagos reiterados del club ha determinado que sus últimas cinco mensualidades, desde enero a mayo de este año, deberán ser cubiertas mediante el Fondo de Garantía Salarial, costeado con la aportación de los clubes de Primera y Segunda División. En total, cobrarán 36.550 euros, que prevén cobrar antes de mediados de septiembre.

Ante la incertidumbre, el vestuario recibió la noticia como una victoria, aunque incompleta. Se reconoce su derecho como trabajadores y su labor durante la temporada, pero hay muchas cantidades que no podrán cobrar. Varios jugadores tenían hasta la mitad del dinero que percibían pactado en 'B'. Otros, tenían cantidades adeudadas de meses anteriores que no han sido reconocidas. A algunos incluso se les debe dinero de temporadas anteriores, un apartado que queda fuera del convenio colectivo y que no podrán cobrar. Y casi todos tenían entre sus emolumentos las comidas y cenas, que el club costeaba mediante restaurantes de la ciudad. Algunos de estos locales eran patrocinadores.

La Comisión Mixta pagará los salarios de los seis jugadores con licencia federativa profesional: Álex Fuentes, Álvaro Barrera (Buitre), Álvaro López del Pino, Antonio Diz, Raya y Thiago Soares. Mientras, la situación de Alberto Sanz (Mordi), Edu, Iago Rodríguez y Manuel Blázquez (Chus) era más compleja. Presentaron contratos de compensación de gastos que podrían no haber sido considerados como profesionales y, por tanto, no ser susceptibles de cobro. Finalmente, el precedente de los compañeros del Puertollano del año pasado las convierten en «verdaderas retribuciones salariales», asegura el comunicado de la Asociación de Jugadores de Fútbol Sala. Por lo tanto, cobrarán lo que se les debe del Fondo de Garantía Salarial.

Por su parte, Álvaro del Pino tenía un contrato inferior al Salario Mínimo Interprofesional y un contrato privado superior a éste. El convenio colectivo le garantiza mensualmente, como mínimo, el SMI por lo que cobrará esa cantidad.

«Que lo denuncien, a día de hoy nadie nos ha dicho dónde está el dinero»

Manuel Jesús Blázquez, alias Chus, valora positivamente la decisión del Fondo de garantía Salarial. «Al final se ha hecho un poco justicia. No es el total, pero al menos una parte está cubierta. A nadie le habría gustado llegar a este caso, pero nosotros vivimos de esto. Todo trabajador quiere que le paguen». El ala, relata su experiencia. «Nos hemos sentido engañados. Hasta hoy, nadie ha dado una explicación. No sabemos dónde está el dinero que habían prometido para cada jugador. Todo eso tendría que salir. A ninguna empresa le gusta meter un dinero y que un año después no se sepa dónde ha ido. Que lo denuncien».

Chus resalta la implicación de la plantilla pese a las circunstancias. «Hemos estado muy jodidos. Se nos achacó que éramos malos trabajadores, que no ganábamos porque no cobramos... Todo eso nos ha dolido bastante. Me da lástima lo que hemos tenido que soportar». Pide que los responsables paguen «Ha sido como Caja Segovia. ¿Qué pasa si dentro de dos años llega otro y hace la misma? Todos los de Caja Segovia estaban metidos. Figuraba otro señor, pero detrás estaban los mismos. ¿Cómo es posible que se disipe todo y no pase nada? No se puede hacer borrón y cuenta nueva».

Con todo, ve en Segovia un gran lugar. «Si estás al día, yo de ahí no me muevo. Es que estoy a una hora y cuarto de mi casa. Y los de Madrid están a una hora. ¿Dónde vamos a vivir mejor que en Segovia? La gente, buen rollo, gran entrenador, muy buen grupo siempre...»

No hubo finalmente acuerdo entre los jugadores y la Liga Nacional de Fútbol Sala, que cruzaron duros comunicados y trasladaron el caso para que fuera la Real Federación Española de Fútbol la que resolviera. La asociación asegura que peleará por vía judicial la cantidad adeudada por cenas y comidas.

El último presidente del Naturpellet Segovia, José Luis Herrero, que sucedió en marzo a Álvaro Fernández, reconoció las deudas cuando la asociación trasladó las denuncias. La decisión consecuente de la Real Federación Española de Fútbol es suspender los derechos federativos del Segovia Futsal por reconocer que hizo contratos privados y no los depositó en la Liga. Supone el estoque definitivo que impide cualquier resurrección de una entidad que ya no tiene ni página web.