El Naturpellet Segovia se juega su futuro deportivo en Valdepeñas

Álvaro López pasa el balón en el duelo de la primera vuelta ante Valdepeñas. /Antonio Tanarro
Álvaro López pasa el balón en el duelo de la primera vuelta ante Valdepeñas. / Antonio Tanarro

Los de Gacimartín necesitan una victoria para eludir el descenso y mejorar las opciones de viabilidad de la entidad

L. J. G. Segovia

Cuando la rutina es un laberinto, no hay nada como volver a la esencia: 40 minutos, cinco jugadores por equipo y una victoria que da por cumplido el objetivo del año, que dadas las circunstancias sería una hazaña. El Naturpellet Segovia, con sus impagos, se juega este sábado (18:30 horas, La LigaTV) en Valdepeñas una final por la salvación deportiva, a la espera de que los despachos obren viabilidad. Así acaba la temporada en Primera División: la victoria permite a los segovianos superar a los manchegos, terminar antepenúltimos y evitar el descenso. Cualquier otro resultado supone certificar el descenso. «Sabemos que es un partido muy complicado, no solo por lo que nos estamos jugando. Ahí se va a igualar todo, plantilla, presupuestos, calidad. A pesar de que estamos obligados a ganar, la presión la tienen ellos. Y es con lo que tenemos que ser inteligentes», explica el técnico del Naturpellet, Diego Gacimartín.

El Valdepeñas ha sufrido muchos cambios en navidades. «Su objetivo era salvar la categoría sin llegar a la ultima jornada, pero la realidad es la que es». Es un equipo que tiene experiencia y juventud; calidad y jugadores con mucha pegada como Chino o Dani, que no son los únicos. Gacimartín espera un duelo sin conservadurismos. «Los dos equipos vamos a salir a ganar. No somos un equipo de especular, aunque nos hubiera valido el empate, intentamos hacer otras cosas en ataque». Ante un presupuesto muy superior, los segovianos padecen unas condiciones del día a día «muchísimo más complejas» que en cualquier otro lugar. Y eso puede les ha curtido. «Sabemos manejar esa situación de presión porque es muy difícil superar lo que hemos superado para llegar hasta aquí». El duelo de la primera vuelta terminó 6-6.

El Naturpellet suma 12 de sus 18 puntos a domicilio, un buen registro para un duelo clave ante un público fiel. «Fuera hemos conseguido victorias en canchas difíciles, nos va a dar igual la presión y la grada». Habrá réplica segoviana. El viaje, organizado por la aficionada Patricia Brañas, ha sido un éxito y el autobús se llenó a toda prisa. Además, se espera un buen número de coches particulares. «Va a ir mucha gente a jugársela, sin saber si van a tener entradas [las taquillas abren a las 11:00 horas]. Por ellos tenemos que sacarlo». Muchos han viajado a Barcelona, Murcia o Madrid y no quieren acabar el periplo en Valdepeñas.

Una victoria más, al alcance en los dos últimos duelos en casa ante Santa Coloma y Osasuna, habría permitido al Naturpellet salvarse con un empate. «El deporte son sensaciones. No hemos ganado y te cabreas después del partido, pero analizándolo en frío, poner contra las cuerdas a un equipo contra Osasuna (4-4), que está luchando por la tercera plaza, habla muy bien de cómo tuvimos que obligar a un equipo que va a luchar por los títulos. Las sensaciones son buenas. Si somos capaces de hacerlo igual, el tiempo va a jugar a nuestro favor».

Hay molestias en media plantilla, sobre todo Buitre, pero es un partido de los que se juegan como sea. «Confío en que no sea el último partido en élite, pero al final no es lo que yo pueda esperar. No sé lo que pasará, sabemos desde hace tiempo que estamos en una situación crítica. Tenemos que disfrutar el momento que nos queda, este último partido, y lo que tenga que pasar, no va a depender de nosotros», explica Gacimartín, director de orquesta durante un lustro. El reto, dar valor a la odisea y mostrar al inversor pudiente que, pese los errores de sus directivos, el apoyo segoviano al fútbol sala es un activo rentable.