El Naturpellet Segovia ve alejarse a un rival por la permencia (0-2)

Iago Rodríguez y Antonio Diz, junto al corrillo del Naturpellet. /Antonio Tanarro
Iago Rodríguez y Antonio Diz, junto al corrillo del Naturpellet. / Antonio Tanarro

O Parrulo vence en el Pedro Delgado ante los segovianos, que adolecen su falta de gol y ceden un partido competido

LUIS JAVIER GONZÁLEZSegovia

Competir no le sirve al Naturpellet Segovia para ganar enteros en su lucha por la permanencia. La pólvora sigue mojada y los de Diego Gacimartín suman un gol en sus 120 minutos de temporada en el pabellón Pedro Delgado. La evolución deportiva y presupuestaria de O Parrulo, un equipo que parecía desahuciado el pasado invierno y que se aleja ya a siete puntos, deja en apariencia un rival menos por el descenso. La calidad de un portero como Chemi, un pívot omnipresente como Chano y un jugador todoterreno como Adri se paga.

0 Naturpellet Segovia

Thiago Soares, Raya, Álvaro López, Iago Rodríguez y Antonio Diz, cinco inicial. Chus, Álex Fuentes, Álvaro Quevedo, Edu, Buitre y Pedro.

2 O Parrulo Ferrol

Chemi, Adri, Attos, Rubi Lemos y Chano, cinco inicial. Jesulito, Isma, Diego Núñez, Rober, Rubi López y Miguel.

Árbitros.
Bustos Blas Alonso y García Hernández. Amonestaron con tarjeta amarilla a Isma y Adri por O Parrulo.
goles.
0-1 (min. 18) Rubi Lemos; 0-2 (min. 39) Chemi.

O Parrulo inclinó el partido de salida con su presión alta. Si Thiago tiene tarea pendiente con los pies, sus lanzamientos con la mano los firmaría un 'quarterback' de fútbol americano. El Naturpellet necesitaba esos recursos para armar contragolpes y castigar a la guarnición gallega más adelantada. Pudo hacerlo en una mala cesión al portero. Chus, que había marcado desde una posición similar en Murcia, estrelló el libre indirecto contra la barrera y lamentó no repetir fortuna.

El tráfico empezó a congestionarse junto a la meta de Thiago y su poste izquierdo registró colisiones. O Parrulo se la jugó a los locales con un saque de banda de Adri que Jesulito, solo en el segundo palo, aprovechó para ganar la espalda a una zaga dormida antes de rematar a bocajarro contra el obstáculo. El mismo poste repelería minutos después el disparo franco de Attos, desmarcado tras una gran acción de Chano, que atrajo como un astro a la zaga.

Sin réditos en el asedio inicial, el encuentro entró en una fase de calma tensa a la espera del error que abriera la lata. Hasta que Adri vio la primera amarilla para derribar a Iago Rodríguez y evitar una contra propicia, el marcador tan solo registraba una falta en 12 minutos. El tiempo muerto siguiente agitó la contienda. O Parrulo llamó a la puerta con otra acción a balón parado que pilló despistada a la defensa segoviana y otro tiro forzado de Rubi Lemos, mientras era objeto de falta, que rozó el exterior del poste. Replicaría el Naturpellet, que subió por momentos su presión, con un gran disparo de Álvaro López, que se colocó el esférico y forzó una intervención de mérito de Chemi, y un pase interior del madrileño que llegó a trompicones a Antonio Diz. El meta tapó espacios y el pívot no encontró hueco para esquivarle.

La ruleta volvió a ser esquiva para el Naturpellet, que cargó en sus espaldas con la tarea de remontar. Los gallegos, muy hábiles al descolgarse por su perfil derecho, abrieron la lata en una acción calcada al disparo anterior de Attos al poste. Chano ganó la posición y cedió a la incorporación de Rubi Lemos para que este fusilara la meta segoviana con un disparo que superó por bajo a Thiago. Respondió con gallardía el cuadro local, pero su pólvora estaba mojada. Chemi, uno de esos porteros que evita paradones con buena colocación, repelió el tiro raso de Buitre y obstaculizó una cabalgada en solitario de Fuentes. Y llegaban los lamentos, las manos sobre la cara o los golpes al banquillo.

Gacimartín cambió el quinteto inicial en el segundo acto y sus pupilos adelantaron líneas, por más que una contra de Rubi López estuviera cerca de agrandar la herida. Se buscaba un finalizador y Chus, con más presencia en el juego posicional, podía ser el hombre. Cuesta desarbolar en el juego estático a un equipo bien plantado como O Parrulo y la calidad de López o Fuentes cotiza más con espacios. El cuadro gallego no especulaba y pegó su cuarto palo de la tarde en una internada meritoria de Lemos, que aprovechó el pase interior de Adri para correr veloz con la pelota cosida a los pies. Pese a la proximidad del marcador, necesitaban algo más los segovianos y Gacimartín recurrió a Pedro con la esperanza de encontrar al solución. Además, las cuatro faltas de los visitantes a 11 minutos del final planteaban un escenario esperanzador para arriesgar.

«La posición es reflejo de nuestro juego»

El entrenador del Naturpellet, Diego Gacimartín, reconoció que «la posición [colistas a dos puntos de la salvación] es un reflejo de lo que pasa en el juego» y aludió a la falta de gol: «Aquí la clave está en la finalización. Hemos generado ocasiones para haber por lo menos empatado. La diferencia está en los dólares, con un jugador de más peso ofensivo a lo mejor las cosas son diferentes. Buscábamos continuidad, pensábamos que la habíamos conseguido con los partidos de Murcia y teníamos ganas de contentar a la gente. Es una pena que no hayamos podido». El técnico de O Parrulo, Diego Ríos, recordó el resurgir de su equipo el curso pasado. «Espero que no seamos un candidato al descenso, el objetivo es afianzarnos en Primera. Segovia lo ve lejos pero el año pasado teníamos cuatro puntos en la primera vuelta y nos salvamos».

Necesita confianza Pedro, y su entrenador se la otorgó brevemente pese a que dio dos pases peligrosos hacia atrás. Pese a ello, no logró ser un factor. Aun sin grandes alardes, los gallegos cedieron terreno y la intensidad de Álvaro López forzó una pérdida peligrosa de Rober en su propia área que Chemi volvió a sofocar. El propio López se hizo con el balón en un córner de los visitantes pero Adri cortó el deseado pase de la muerte a Álex Fuentes con una cobertura sobresaliente. Fuentes tendría poco después otra opción forzada a bocajarro que también repelió el meta, todo un muro.

El objetivo conservador de llegar con vida a los minutos finales se logró. Con portero-jugador, el Naturpellet fue metiendo atrás al cuadrado de defensores gallegos, tan presionado que Adri estuvo cerca de mandar el despeje a su propia portería. Ahí estuvo la última bala, pues la siguiente tentativa fue atajada por Chemi, que disparó a bote pronto y culminó su sobresaliente encuentro ante la desierta portería rival. Los goles en el Pedro Delgado no son para los forasteros.

 

Fotos

Vídeos