El Naturpellet cierra su accidentada temporada con el descenso a Segunda

Chus, autor de tres goles del Naturpellet, disputa un balón./Sergio del Rey-LOF
Chus, autor de tres goles del Naturpellet, disputa un balón. / Sergio del Rey-LOF

Los tres goles de Chus fueron insuficientes para que el equipo lograse la victoria en Valdepeñas y mantuviera la permanecia en Primera División

QUIQUE YUSTEValdepeñas

El Naturpellet Segovia salió del pabellón Virgen de la Cabeza como equipo de Segunda División, pero con el respeto de todo el fútbol sala nacional. Los jugadores del Valdepeñas, felices tras conseguir los tres puntos y la permanencia en Primera, hicieron pasillo a los desolados integrantes del equipo segoviano, quienes se marcharon a los vestuarios ante los gritos de «¡Segovia, Segovia!» de las más de 2.000 personas que abarrotaron el polideportivo de la localidad manchega. A pesar del descenso de categoría y de un futuro oscuro en el que se atisban pocos claros, el Naturpellet Segovia salió orgulloso y con la cabeza alta del que probablemente haya sido el último partido de su historia.

6 Viña Albali Valdepeñas

Coro, Manu García, Dani Santos, Chino y Juanan -cinco inicial-. También jugaron: Mimi, Víctor Montes, Lluc, José Mario, Kike y Zamo.

3 Naturpellet Segovia

Thiago Soares, Chus, Álvaro López, Edu y Álex Fuentes -cinco inicial-. También jugaron: Raya, Antonio Diz, Iago Rodríguez y Monir.

goles.
0-1 Chus (min 1), 1-1 Chino (min 20), 2-1 José Mario (min 22), 2-2 Chus (min 23), 3-2 Manu García (min 25), 4-2 Chino (min 26), 5-2 Kike (min 36), 5-3 Chus (min 39) y 6-3 Like (min 40).
árbitros.
Amonestaron a los locales Dani Santos, José Mario y Zamo y al visitante Álvaro López.
incidencias.
Partido disputado en el polideportivo Virgen de la Cabeza ante 2.000 espectadores, 50 de Segovia.

Pero el orgullo y el respeto conseguido no fueron suficientes para consolar a los jugadores por el descenso. Alberto Sanz –junto a Edu el único integrante del equipo durante las seis temporadas del Segovia Futsal–, Raya o el guardameta Thiago Soares –tercer descenso consecutivo en España– trataban de ocultar sus lágrimas detrás de sus camisetas mientras la afición local festejaba la permanencia en Primera División. Lo habían pasado mal durante muchos minutos los aficionados manchegos, quienes durante la primera parte vieron como su equipo tenía serias posibilidades de descender a Segunda División.

Chus, al minuto de juego, había conseguido adelantar al conjunto de Diego Gacimartín al transformar una falta en la frontal del área por la que Dani Santos vio cartulina amarilla. El 0-1 reafirmaba a los visitantes en su planteamiento de esperar en media cancha y no conceder pérdidas cerca de la portería de Thiago, con un juego directo que buscaba una y otra vez la posición de Raya o Antonio Diz en campo rival. Pero el equipo azulón no entró en pánico. Con el resultado en contra en el electrónico, tan solo tuvo que mirar a las gradas para comprobar que tenía un sexto jugador dispuesto a empujar durante los cuarenta minutos. Y con semejante apoyo, la presión del que se siente favorito o de aquel que puede quedarse lejos de las expectativas generadas no apareció en el conjunto valdepeñero.

Poco a poco comenzó a sitiar la portería de Thiago, seguro durante los primeros minutos ante los disparos exteriores del equipo local. Chino, el fichaje estrella del Valdepeñas llegado en el mercado invernal, se hizo con el mando de las operaciones azules obligando con su desborde al Naturpellet Segovia a retroceder metros. Aún así, los visitantes trataban de generar peligro sobre la portería de Coro, quien salvó con rapidez a su equipo del segundo tanto visitante al robarle un balón a Iago Rodríguez cuando el gallego del Naturpellet encaraba la portería rival.

Superado el ecuador de la primera parte Chino ya había conseguido encontrar nuevos socios para su causa. Se asoció con Dani Santos, el pichichi del Valdepeñas, para iniciar y amenazar por banda en cada ataque de los manchegos. Además, Manu García emergió como un nuevo peligro con su rapidez y lucha, mientras Juanan en la posición de pívot era un quebradero de cabeza cada vez más grande para los jugadores del Naturpellet Segovia que caían en la posición de cierre.

La presión del conjunto de David Ramos cada vez era mayor sobre la portería de Thiago, con Chino y Juanan disfrutando de las ocasiones más claras para lograr el empate. A los de Diego Gacimartín cada vez les costaba más pisar cancha contraria (tan solo Monir amenazó con un disparo exterior que no encontró portería) al mismo tiempo que los problemas de faltas empezaban a hacer mella en la defensa segoviana, que se vio con la quinta en su casillero con más de seis minutos de primera mitad por disputarse.

Resistió, con problemas, el Naturpellet Segovia las intentonas locales hasta que Chino, a falta de cuarenta segundos para el descanso, conectó un zurdazo desde diez metros que se coló por la escuadra derecha de Thiago. El empate fue un duro golpe para los visitantes, que confiaban con llegar al intermedio con ventaja en el marcador, pero incluso estuvieron a punto de marcharse por detrás si no llega a por ser la intervención de Thiago en la última intervención del primer acto.

Compareció en la segunda mitad el Naturpellet Segovia con la intención de generar más peligro sobre la portería de Coro, pero pronto el Valdepeñas aprovechó los mayores riesgos tomados por las visitantes para tomar la delantera en el marcador. A los dos minutos de la reanudación, Kike robó un balón en banda izquierda que fue aprovechado por José Mario, tras rechace de Thiago, para hacer el 2-1 en el electrónico. Con el viento a favor parecía que el Valdepeñas iría lanzado a por la victoria, pero entonces el equipo de Diego Gacimartín volvió a sacar ese orgullo que le permitió llegar con vida a la última jornada. Con varios aficionados manchegos celebrando todavía el 2-1, Chus devolvió la moneda al Valdepeñas tras aprovechar un rechace de Coro y devolver así la igualdad a la contienda.

Intercambio de golpes

El inicio trepidante de la segunda mitad rompió el partido, con transiciones constantes, y castigó físicamente a los visitantes, con tan solo cuatro cambios por la baja de Buitre. Juanan perdonó dos veces –primero con un disparo al palo y luego con un lanzamiento fuera tras regatear a Thiago–, pero no así Manu García. El 7 del Valdepeñas recuperó el balón en banda, en una acción en la que el Naturpellet Segovia reclamó falta, y batió por bajo a Thiago para hacer el 3-2. Un minuto después, y tras una acción muy similar, Chus perdió el esférico a escasos metros de su área y Chino puso el 4-2 en el electrónico.

Pidió entonces tiempo muerto Diego Gacimartín para tratar de calmar a los suyos e intentar hacerles creer en la remontada. Funcionó en parte, ya que remitieron los ataques del Valdepeñas y Álvaro López tuvo en sus botas el 4-3, pero Coro primero y Manu García después, evitaron el tanto del ala madrileño.

El partido se fue calentando, con Chino estrellando un balón en la madera y Álvaro López y Dani Santos encarándose, viendo el primero la amarilla pero no así el segundo (habría supuesto la expulsión). También aumentó el nerviosismo en la grada y en los banquillos, con varias trifulcas que mantuvieron parado el partido varios minutos. Hasta que a falta de siete minutos para el final Diego Gacimartín apostó por Álvaro López como portero-jugador con el objetivo de remontar (y de tener más la pelota para no sufrir tanto desgaste).

Edu lo intentó en las primeras acciones de superioridad, aunque fue Antonio Diz el que tuvo la ocasión más clara, desbaratada por Chino con Coro batido. Arriesgaba el Naturpellet, que había estado a punto de encajar el quinto por medio de Lluc y Chino, y finalmente lo pagó a falta de cuatro minutos para el final con un tanto de Kike tras una nueva pérdida de balón en cancha propia. Con el partido prácticamente imposible el Naturpellet no bajó los brazos y Álex Fuentes se topó con la cara de Coro en su búsqueda del gol, que finalmente llegó para los segovianos de las botas de Chus, autor del triplete más amargo de su carrera a falta de noventa segundos para el final.

Con el pabellón festejando, Kike hizo el 6-3 definitivo con el que se cerró la participación del Naturpellet Segovia en Primera División.