La junta directiva del Naturpellet seguirá hasta finales de junio

Dos aficionados del Naturpellet, en la pista del Valdepeñas. /Sergio del Rey-LOF
Dos aficionados del Naturpellet, en la pista del Valdepeñas. / Sergio del Rey-LOF

Los representantes del club buscarán reducir la deuda y hacer lo posible para que el proyecto pueda ser viable en Segunda

QUIQUE YUSTESegovia

La actual junta directiva del Naturpellet Segovia continuará en el cargo hasta el mes de junio. Tras la última reunión mantenida este martes, los componentes de la directiva acordaron seguir varias semanas al frente del club. Existían dudas sobre su continuidad, sobre todo tras el comunicado en el que se anunciaba la elección de José Luis Herrero como presidente tras la marcha de Álvaro Fernández, en el que se afirmaba que la junta directiva continuaría hasta el mes de abril. Sin embargo, seguirán varias semanas por distintos motivos, entre los que destacan dos: no perjudicar a la cantera, que sigue compitiendo hasta junio con la disputa del campeonato de España por parte del equipo juvenil y tratar de reducir al máximo las deudas del club.

La cantera es un aspecto crucial. Hay muchas opciones sobre la mesa para dar salida al ingente volumen de categorías inferiores que disputan competición reglada de fútbol sala con la entidad blanquirroja. Los padres de los jugadores, que llevan meses mostrando su preocupación por el incierto futuro del Segovia Futsal de cara al próximo curso, han planteado la opción de constituir un nuevo club para que sus hijos puedan seguir compitiendo. Asimismo, la Gimnástica Segoviana también se ha mostrado dispuesta a asumir a estos equipos; el club azulgrana no descarta nada y ve como una buena oportunidad desarrollar una sección de fútbol sala, siempre y cuando los conjuntos de la cantera del Segovia Futsal no tengan otra estructura en la que competir. Todo ello sin descartar, mientras los plazos lo permitan, que el club pueda mantener su estructura actual, competir el próximo curso en Segunda y conservar los equipos inferiores.

La directiva tiene la firme intención de reducir la deuda y, de hecho, confía en llegar a un acuerdo con los jugadores para resolver su vinculación con el club con máxima inmediatez y no esperar a la terminación de sus contratos el 31 de mayo. Para esto faltan unos flecos, por mucho que el club, en una prueba más de austeridad económica, haya decidido no pagar las comidas y cenas de este mes, así como vaciar los pisos en los que residían los jugadores.

Los jugadores cobrarán los cinco meses de sueldos debidos a través del fondo de garantía de la Asociación de Jugadores de Fútbol Sala. La deuda del club con ellos de esta temporada asciende a unos 50.000 euros (también existen impagos de campañas pasadas). Durante las próximas semanas, la directiva intentará devolver a la Liga ese dinero que el fondo de garantía pondrá. Si no lo consigue a fecha de 30 de junio, la LNFS no dejaría al equipo inscribirse en Segunda y, en el caso de que decidiera competir el próximo año, lo tendría que hacer en Segunda B.