Una fórmula que da buen resultado

Uno de los enfrentamientos de esta edición en el Pedro Delgado./Antonio Tanarro
Uno de los enfrentamientos de esta edición en el Pedro Delgado. / Antonio Tanarro

La décima edición del Desafío de los porteros vuelve a ser una fiesta con 150 participantes

Fernando Arconada
FERNANDO ARCONADASegovia

El Desafío de los porteros es una iniciativa genuina que ha cumplido su décima edición (aunque ya se pone en marcha en otros lugares de España), original, organizada por la escuela StopGol (que dirige César Arcones) que va más allá de lo que significan esas dos palabras, desafío y porteros. Es una fiesta a la que todos (no solo los que se ponen las rodilleras, coderas...) están invitados. Y es que ese es uno de los puntos importantes. Los participantes pueden ser porteros o jugadores y no es necesario pertenecer a ningún club o entidad deportiva, ni estar participando en competiciones federadas.

El pabellón Pedro Delgado vivió en jornada de mañana y tarde otro día festivo. Con el paso del tiempo se ha convertido en una de las referencias casi obligadas de estas fechas. Ya desde por la mañana, los más pequeños, desde la categoría prebenjamín hasta alevín fueron los protagonistas de atractivos duelos de una competición atractiva precisamente en lo simple de su mecánica. Dos porterías enfrentadas con un jugador (portero) defendiendo cada una de ellas y tratando se superar al rival con lanzamientos desde su campo. Valen con la mano, con el pie, a bote pronto, de volea, con el balón parado a ras del suelo... Solo se podrá parar y lanzar en la zona delimitada para ello. El que marque más goles es el ganador. Y para eso hay una duración de dos minutos.

Ese alto ritmo precisa también de un gran esfuerzo, porque apenas hay tregua, incluso para los más pequeños, que además de ilusión derrocharon ganas en esa jornada matinal. Guille Fernández (alevines), Dani Martín (benjamines) y Marco Vázquez (prebenjamines) fueron los primeros vencedores en medio de un clima de gran deportividad.

Por la tarde, y tras la pausa para comer, fue el turno del resto de categorías: cadetes, infantiles, juveniles, femenino, sénior y veteranos. Tras las eliminatorias llegaron las finales, intensas, de calidad, de igualdad en su mayoría, con paradas increíbles y goles de bella factura. Como curiosidad, Álvaro Carrión, cadete, disputó dos finales. Fue subcampeón en su categoría, en la que se impuso Mario Gómez por 2-1, pero sin embargo quedó campeón en la de juvenil.

En la categoría infantil se impuso Lluis Inglada (en una final que tuvo que ser interrumpida unos instantes para arreglar la cancha, aunque ya queda poco para que se arregle en su totalidad), en veteranos Óscar Marugán (venció a Juan Mulero), en sénior masculino el primer clasificado fue Alberto Sanz, Mordi, y en la final de la categoría femenina, la más aplaudida, Estela García se impuso a Elena González.

En esta jornada festiva y en esta nueva edición del Desafío de los porteros, se mantuvo también la jaula, en la que los jugadores que no participaban en la competición en esos momentos podían divertirse y pasar un buen rato con otra modalidad distinta. Otro de los atractivos estaba en los sorteos. Ya puestos en porteros, en esta ocasión de protecciones de guardametas de la Primera División de fútbol sala como Paco Sedano, Jesús Herrero, Carlos Barrón, Rafa, Cristian, Fede, Fabio, Belén de Uña...

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos