La directiva del Segovia Futsal busca el mejor cierre posible

José Lusi Herrero, en el centro, durante un partido del Segovia Futsal en el Pedro Delgado./Antonio de Torre
José Lusi Herrero, en el centro, durante un partido del Segovia Futsal en el Pedro Delgado. / Antonio de Torre

Tiene la intención de explicar la situación económica del club durante los próximos días

QUIQUE YUSTESegovia

Consumir antes de... (día, mes y año). Es lo que se puede leer en las etiquetas de los alimentos para avisar que a partir de ese día y una vez rebasada la fecha impresa en el producto, no es adecuado para el consumo. La existencia del Segovia Futsal parece que tiene fecha de caducidad y las horas contadas a partir del 30 de junio de 2019. Dicen que mientras hay vida hay esperanza, pero en esa lucha contra el tiempo cada vez parece haber menos soluciones y lo peor de todo, que no llegan.

Tiempo... Y dinero. De lo primero cada vez queda menos y de lo segundo no hay. De hecho, se espera que el sorteo del campeonato de España juvenil que tendrá lugar el lunes sea benévolo con el club segoviano y determine que el Segovia Futsal juegue como local, porque la economía de la entidad no está para soportar un largo desplazamiento. Las cuentas del club son críticas –lo llevan siendo meses– y pese a los esfuerzos del presidente, José Luis Herrero, de intentar arreglar lo suficiente la situación para conseguir competir la próxima temporada, la falta de fondos obligará a echar el cierre durante las próximas semanas. El 30 de junio es la fecha tope para abonar los 10.000 euros que cuesta la inscripción en Segunda y para devolver el dinero puesto por el fondo de garantía de la Liga para pagar a los jugadores, circunstancia que no ocurrirá salvo un milagro que cada hora que pasa es más improbable. El club no tiene pretendientes y los dos únicos que han mostrado un ligero interés, uno para la cantera y otro tan débil que ni llegó a concretarse, no han estado cerca de convertirse ni siquiera en opciones plausibles.

Así, y tras la reunión de la junta directiva, los últimos días de vida del Segovia Futsal van a estar centrados en tratar de cerrar de la mejor manera posible. Es decir, explicar la situación a la afición –algo que previsiblemente ocurrirá la próxima semana– e intentar reducir las pérdidas a las que los actuales directivos del club tendrían que hacer frente a título personal. Ésta última es ahora la principal preocupación de la directiva, sobre todo cuando se tiene la sensación de que «el principal culpable de la situación –el anterior presidente, Álvaro Fernández– ni está ni se le espera para dar explicaciones». Mientras, los actuales directivos (conscientes de su parte de responsabilidad al haber estado dentro del club durante años) se sienten engañados por el expresidente, sentimiento que también es común en patrocinadores, instituciones y la propia Liga.

Durante los últimos días se ha sondeado incluso la posibilidad de realizar una auditoría externa que examine unas cuentas que empezaron a reflejar deudas llamativas la temporada que se logró el ascenso a Primera División. En los años siguientes ésta fue aumentando a pesar de que jugadores como Cidao, Gava, Javi Alonso, Borja Blanco o Carlos Muñoz se marcharon sin cobrar todo el dinero de sus contratos, hasta llegar a la situación actual en la que muchos han encontrado conductas y decisiones similares a las de los últimos años del Caja Segovia.