La directiva del Segovia Futsal presenta su dimisión

Álvaro Fernández, durante la comparecencia en la que anunció la dimisión de la junta directiva./Antonio de Torre
Álvaro Fernández, durante la comparecencia en la que anunció la dimisión de la junta directiva. / Antonio de Torre

La junta presidida por Álvaro Fernández continuará hasta final de temporada si no hay alternativas para manejar el club

QUIQUE YUSTESegovia

A principios de 2015, el CD La Granja convocó una asamblea para elegir nueva junta directiva tras las críticas que había recibido la gestión del club. A sabiendas de que no iba a haber socios dispuestos a asumir la dirección de la entidad, y aunque en un primer momento se vendió como una permanencia temporal en el cargo, aquella junta directiva presidida por Pablo Alejandro acabó por consolidarse en el puesto y zanjando las voces discordantes. Ayer, la junta directiva del Naturpellet Segovia protagonizó un caso similar, aunque su presidente, Álvaro Fernández, rechazó que con su anuncio busquen el cariño de la afición. A las cinco y media de la tarde, Fernández leyó un comunicado en el que se anunciaba la dimisión en bloque de la junta directiva de la entidad. Una marcha que quedó suspendida –o condicionada– tan solo unos minutos después por el propio Fernández, quien reconoció que la junta directiva que preside seguirá en el cargo, como poco y si no hay sorpresas, hasta final de temporada.

El motivo de la dimisión, como avanzó El Norte de Castilla en su edición del miércoles, son las recientes críticas que la junta directiva ha recibido «no de un sector de la afición, sino de la mayoría de la gente». Criticas que ponen en duda «la honradez y el trabajo de la junta directiva», con insultos y faltas de respeto que han motivado la decisión de los siete miembros que forman parte de un club que funciona como Sociedad Deportiva y que no tiene la obligación de celebrar asambleas. Sin embargo, Fernández destacó que han sido varias las ocasiones en las que ha ofrecido a los socios acudir a la sede para comprobar la situación económica del club.

Pero la marcha de la junta directiva, si finalmente se produce, no será inmediata. El propio Álvaro Fernández confiesa que no intuye la llegada de un nuevo grupo de personas (a quien pide unos requisitos «mínimos») con la intención de hacerse cargo del club, motivo por el cual argumenta la continuidad de la junta directiva pese al anuncio de dimisión. «No vamos a dejar tirado al equipo y no vamos a abandonar este barco como ratas. Aguantaremos trabajando como siempre hemos hecho hasta que aparezca un grupo de personas de esos que tanto gritan en el pabellón 'directiva dimisión'», indicó Fernández. Pero esa continuidad temporal de la junta directiva tiene, en principio, fecha de caducidad: final de temporada. Si en junio la situación sigue igual, la intención es marcharse definitivamente, aunque eso pueda significar la desaparición del club. «Si no se presenta nadie tomaremos la decisión oportuna», expuso el todavía presidente de la entidad.

El Segosala se descarta

Durante la rueda de prensa en la que anunció la dimisión de su junta directiva, Álvaro Fernández expresó que el rumbo del Naturpellet Segovia estaba a disposición de aficionados, peñas, instituciones y también de otros clubes. Al dejar caer la posibilidad de que sea otra entidad deportiva la que pase a gestionar el club, muchos pensaron en la posibilidad de que el Segosala asumiese la tarea como un nuevo paso en su crecimiento. Sin embargo, y pese a que una parte de la afición segoviana considera que puede ser la mejor solución, no parece que vaya a llevarse a cabo.

Aunque es cierto que la relación entre ambos clubes ha mejorado durante los últimos años hasta el punto de llegar a un convenio de filialidad el pasado verano, el acuerdo no pasará a mayores. Así lo asegura Daniel Ibañes, presidente del Segosala, quien sin entrar a valorar la situación en la que se encuentra el Naturpellet Segovia, afirma que Segosala no está preparado para asumir la infraestructura de un club que compita en Primera o Segunda División, al menos por el momento. La intención del club fundado en 2012 es ir dando pequeños pasos con su equipo de Tercera División, buscando a medio plazo un ascenso a Segunda División B que la dirección de Segosala es partidaria de lograr en las canchas y no a través de los despachos con la compra de una plaza.

Presupuesto al 90%

Fernández puso en valor el trabajo que la junta directiva ha realizado durante los últimos años, calificando de «milagro» la temporada pasada en Primera División con el presupuesto más bajo de la categoría. Afirmó que había comunicado la dimisión de la junta directiva a Naturpellet, el principal patrocinador del club, cuya vinculación concluye el próximo 30 de junio (aunque espera que se pueda prorrogar). Declaró que de los 290.000 euros del presupuesto está cubierto el 90%, mientras que para el 10% restante confía en la llegada de nuevos patrocinadores. Además, recordó que de las instituciones reciben 69.000 euros al año, una cantidad sensiblemente inferior a la de otros clubes de Primera.

Por otro lado, Álvaro Fernández aseguró que la dimisión anunciada por la directiva no tiene porqué afectar a una plantilla «que se tiene que dedicar a jugar». Confirmó que habían logrado cerrar la salida de Pedrinho del club y que se moverán en el mercado de invierno para mejorar la plantilla pese a las limitaciones económicas de la entidad. Por último, volvió a reiterar que la confianza de la junta directiva en Diego Gacimartín es absoluta, aunque no pudo asegurar que el técnico segoviano vaya a acabar la temporada en el banquillo. «Se pueden dar mil coyunturas, pero estamos convencidos de que nos va a sacar de esto».

La decisión, que según Álvaro Fernández fue tomada hace dos semanas, fue comunicada este miércoles a la plantilla.

 

Fotos

Vídeos