Una derrota previsible

Raya trata de marcharse de Araça ante la mirada de sus compañeros Álex Fuentes y Julio./Jesús Caso
Raya trata de marcharse de Araça ante la mirada de sus compañeros Álex Fuentes y Julio. / Jesús Caso

El Naturpellet Segovia vuelve a evidenciar su falta de gol frente al Osasuna Magna

OPTAPamplona

Ni el jugar de visitante sonrió este viernes al Naturpellet Segovia. Acostumbrado a pescar más fuera de casa –donde sumaba seis de los siete puntos en su casillero, que en su propio feudo– el conjunto segoviano volvió en Navarra al sendero de la derrota. La que deja tocado a un potable equipo falto de estabilidad. La misma que le hace verse con una directiva en el aire y a la cola de la tabla, aquella que seguirá ocupando tras caer con claridad ante un Osasuna Magna que sigue presentado credenciales para jugar la Copa de España.

3 Osasuna Magna

Asier, Araça, Rafa Usín, Bynho y Saldise - También jugaron: Eric Martel, Álex Diz, Chino, Roberto Martil, Llamas y Juninho.

0 Naturpellet Segovia

Soares, Álvaro, Chus, Álex Fuentes y Alvarito - También jugaron: Antonio Diz, Raya, Iago Rodríguez y Julio.

goles.
1-0 Roberto Martil (min. 7), 2-0 Bynho (min. 28) y 3-0 Araça (min. 34).

Y es que llegaban los de Diego Gacimartín con la ilusión de refrendar sus números lejos de Segovia, donde de los cinco últimos encuentros sumaban una victoria y tres empates por una sola derrota. Pero bien cambió el cuento en Anaitasuna. Empezó dominando Osasuna Magna. Fue el sexto clasificado en la Primera División del fútbol sala nacional el que llegó con más claridad a la portería rival, lo que forzó a un buen Soares durante todo el primer asalto. De este modo, fue Rafa Usín el primero en intentarlo para los navarros, arreón al que respondió Alvarito para los de Diego Gacimartín.

Un Naturpellet Segovia que redujo sus acercamientos al poco provecho que pudo sacar a los rápidos contragolpes lanzados. De ahí que la tempranera respuesta de Alvarito fuera un mero espejismo en una primera parte en la que las llegadas las puso el conjunto pamplonica. Un Xota que volvió loco a su rival moviendo el banquillo desde bien pronto. Revolucionó el choque Chino, que nada más salir tuvo una opción muy clara, bloqueada esta por la zaga segoviana, pero también Eric Martel, que con un tiro de puntera chocó con el pie de Soares.

Tanto rondó, de esta forma, el gol el equipo de Imanol Arregui que lo acabó encontrando. Sin siquiera cumplirse el ecuador de la primera parte, Martil recibió un balón desde el flanco opuesto para colocar el primero de un derechazo en el minuto siete. Abierto el muro defensivo del Segovia Futsal, todo fue más cómodo para un rival al que no inquietaron demasiado los segovianos.

Soares mantuvo al equipo

Si bien intervino el guardameta navarro Asier en alguna que otra ocasión, sobre todo por medio de las intentonas de Álvaro López, no fueron más que acercamientos tímidos de un Segovia agarrado al contragolpe y a las acciones aisladas. Pero se topó con su mayor obstáculo en lo que va de temporada regular, una falta de gol que bien confirma la tabla clasificatoria. Siendo sobradamente el plantel menos goleador de la Liga Nacional de Fútbol Sala, supo de ello un Osasuna Magna que pudo hacer más daño, aunque no lo consiguió. En parte por culpa de Soares, que una y otra vez se cruzó en el camino de Martel, Saldise o Bynho.

El guardameta mantuvo vivo a un Naturpellet que, desesperado este curso en la faceta ofensiva, siempre encontró más satisfacción al abrigo de sus porteros. Y es que, pese a su condición de colista, los de Gacimartín marchaban hasta ahora solo como la quinta peor defensa de la liga (46). Una isla de optimismo que sujetó, en parte, a los de Segovia en el segundo tiempo.

En parte porque poco duró la resistencia visitante. Y eso que salió más enchufado el Segovia Futsal que su rival, pero pecó de falta de acierto para terminar condenado. El segundo tiempo comenzó bajo dominio del conjunto segoviano, que llegó a disponer de varias oportunidades de gol en los pies de Alvaro López, el ex de Xota Álvaro y Iago Rodríguez. Pero, cuando mejor estaban los de Garcimartín, llegó el mazazo moral del segundo gol local. Bynho, en el 28, puso tierra de por medio con un Naturpellet que aún pudo despertar con un disparo al larguero de Raya, pero, como instantes antes, volvió a responder con más acierto el equipo de Imanol Arregui.

En los minutos finales, Araça puso la puntilla con el 3-0 a los de Diego Gacimartín, que recibirán la próxima semana al Valdepeñas en un duelo directo por la salvación.

 

Fotos

Vídeos