Aromas de un clásico del fútbol sala

Javi Alonso avanza con el balón durante un partido anterior./Antonio Tanarro
Javi Alonso avanza con el balón durante un partido anterior. / Antonio Tanarro
FÚTBOL SALA

El Movistar Inter regresa al Pedro Delgado cinco años después

QUIQUE YUSTESegovia

Caja Segovia - Boomerang Interviú. Nombrar a estos dos equipos es hacer alusión a la historia del fútbol sala nacional. Sus duelos a finales de los noventa y durante los primeros trece años del siglo XXI se convirtieron en un clásico de la Liga Nacional de Fútbol Sala. En Segovia, el equipo de Torrejón de Ardoz –y en su época de Alcalá de Henares– se convirtió en el rival más odiado (con permiso del Talavera) de todos cuantos pasaban por el Pedro Delgado. Decenas de veces se enfrentaron en Liga, también en Copa, con resultados de todos los colores. Alegrías y tristezas que se vivieron con intensidad tanto en el 40x20 como en los despachos, donde el conjunto madrileño solía tener las de ganar para hacerse con los mejores jugadores que defendían la camiseta segoviana.

Este sábado, 1.845 días después de su último duelo en el Pedro Delgado, verdes y blanquirrojos se volverán a ver las caras aunque en circunstancias muy distintas a las de la última vez, cuando el extinto Caja Segovia era capaz de disputarle los títulos a un Movistar Inter que vivía sus últimos años de sequía antes de la llegada de Ricardinho.

Ahora, 5 años y 20 días después, el conjunto de Torrejón de Ardoz regresa a Segovia para medirse, por primera vez en el Pedro Delgado, a un Naturpellet Segovia mucho más modesto que el de aquella tarde de febrero de 2013. Los interistas, con Jesús Velasco en el banquillo, han ganado títulos a mansalva durante los cuatro años que Segovia ha sufrido en Segunda División. Este sábado volverán a cruzar sus caminos, con viejos conocidos de la afición segoviana en las filas madrileñas como Jesús Velasco, Borja o Jesús Herrero.

Además del apartado sentimental, el encuentro también es importante en el aspecto puramente deportivo. Ninguno de los dos equipos llega en su mejor momento a la cita, por lo que ambos necesitan de los tres puntos para afrontar la próxima tranquila. Los madrileños, tras perder el pasado fin de semana frente al Catgas Energía y caer entre semana en Copa con el Barcelona, intentarán volver a la senda del triunfo, aunque sin la presencia de Pola ni del mejor jugador del mundo, Ricardinho, que tendrá que esperar a la próxima temporada para jugar en la catedral del fútbol sala.

La baja del jugador portugués es importante para los esquemas de Jesús Velasco, quien sin embargo cuenta con una plantilla mucho más completa que Diego Gacimartín. El técnico segoviano tiene la baja segura de Edu –quien espera contar con el alta de la Liga para el choque frente a Gran Canaria–, mientras que Buitre no será de la partida «al 99,9%». Así, los juveniles Álex Rincón, Sancris y Samu formarán parte de la convocatoria.

«Es un rival del que hay que descubrir poco», apuntó Gacimartín en la previa, destacando la variedad en el juego de ataque de los madrileños. «Es mal momento para recibirles. Vienen de dos partidos sin ganar en los que les ha costado rematar. Seguramente vengan molestos o dolidos», indicó el segoviano, que apuesta por centrarse en su partido, precisar en la finalización e intentar competir de tú a tú. «Ojalá sea un partido parecido a la primera vuelta, en el que tuvimos opciones hasta el final. Ahora la situación de los dos equipos es distinta. A nosotros nos falta más experiencia, pero tenemos más ilusión. Lucharemos los cuarenta minutos para tener opciones de victoria al final del encuentro», concluyó Gacimartín.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos