Adiós con un punto de amargura

Jugada de ataque del San Juan durante el partido frente al juvenil del Segovia Futsal en el Pedro Delgado./Antonio de Torre
Jugada de ataque del San Juan durante el partido frente al juvenil del Segovia Futsal en el Pedro Delgado. / Antonio de Torre

El juvenil del Segovia Futsal cae eliminado de la Copa de España frente a un San Juan que hizo valer su juego colectivo

Fernando Arconada
FERNANDO ARCONADASegovia

Posiblemente en un análisis más frío y reposado, un mal resultado no puede empañar todo el trabajo realizado en una temporada regular en la Liga que ha sido brillante. Lo que ocurre es que ese mal día para el equipo juvenil del Segovia Futsal ha llegado en la fase previa del campeonato de España, perdiendo en su cancha, el Pedro Delgado, ante el San Juan navarro por el marcador de 3-4.

¿Nervios? ¿Exceso de responsabilidad?... Puede ser, de todo un poco, como suele decirse en botica. El caso es que el juvenil segoviano no pudo desplegar todo el potencial y calidad que atesoran sus jugadores ante un rival que basó su éxito en el juego colectivo para al final llevarse la victoria, dejando al Segovia Futsal con ese disgusto de la derrota.

Seguro que también en ese análisis posterior se acordará de haber desperdiciado un marcador favorable de 2-0 y de haber fallado numerosas y claras ocasiones como para haber cambiado el signo del partido. Y es que las tuvo de todas las maneras, pero unas veces el portero visitante (el mejor del San Juan), otras los postes y otras el trabajo defensivo (encomiable) de los visitantes apartaron al Segovia Futsal de su camino a Madrid.

Salió firme y decidido el conjunto que entrena Luis Dorrego, Luigi, con una eficaz presión que dios sus frutos en el minuto seis, cuando Monir robó un balón, se fabricó la jugada y los espacios y lanzó un chut ante el que nada pudo hacer Ander, el portero del San Juan. El segundo gol llegó tres minutos después, en una jugada de listos, al saque rápido de una falta que pilló descolocado al San Juan. Rubén se plantó solo delante del portero visitante, que en esta ocasión no estuvo tan acertado a la hora de rechazar el duro lanzamiento del jugador local.

2-0... Y tan contentos. Pues no fue así, porque a partir de ahí el San Juan fue poco a poco creyendo más en sus posibilidades e incluso obligó al meta local Adrián a estar muy atento en alguna de sus intervenciones. Sin embargo, el portero del Segovia Futsal no pudo evitar el 2-1 en el minuto 15 de partido por medio de Otegi. Con los segovianos fallones en la definición, el conjunto navarro había conseguido meterse en el partido.

Tanto error no podía traer nada bueno. Y no lo trajo. El San Juan llegó entero a esa recta final de la primera parte. Avisaba con lanzamientos duros y potentes de Carlos Ena en las jugadas de estrategia. A falta de tres minutos para el descanso, el técnico local se vio obligado a solicitar un tiempo muerto para que su equipo no perdiera el orden. Lo que perdió fue el factor de la ventaja, porque en los últimos instantes, a falta de 41 segundos, recibió el tanto del empate por medio de Carlos. Lo que tiene el deporte. De un posible 3-1, tras una ocasión que tuvo Monir (muy activo) se pasó al empate a dos goles, resultado con el que se llegó al descanso.

Ese empate debió pesar como una losa en el vestuario porque el San Juan salió mejor en la segunda parte. Se ve que no se había recuperado del mazazo que recibió otro más, el de Raid para poner a su equipo por delante en el marcador (2-3) tras una buena jugada culminada en el segundo palo. Y mientras, el Segovia Futsal seguía fallando sus ocasiones. Toda una temporada llena de aciertos... Eligió un mal día para fallar porque llegaron todos los errores juntos.

Aún así, Monir daba vida a su equipo con el empate a tres. El partido entró entonces en una fase más caldeada que en nada beneficiaba a los segovianos y menos cuando Carlos Ena, otra vez solo en el segundo palo, ponía por delante al San Juan. Quedaba todo un mundo por delante y lo intentó el conjunto segoviano por activa y por pasiva, pero no había manera. Cuando es no, es no... En lo que sí ganaba el partido era en emoción.

A falta de seis minutos para el final, el técnico del Segovia Futsal arriesgó con Monir como portero jugador, pero el San Juan demostró lo que ya se sabía de él, un equipo complicado, que defendió con mucho acierto y muy generoso en las ayudas defensivas. Aunque el Segovia Futsal buscó con ahínco el tanto del empate, el marcador ya no se movió. Pena de final, si es que ha sido el último partido...