Otra temporada más de orgullo azulón

Lucía e Itziar participaron en el Campeonato de España alevín./R. O.
Lucía e Itziar participaron en el Campeonato de España alevín. / R. O.

En los mentideros del fútbol, aun formativo, se afirma que Itziar está bien en el Bosco, que por eso por ahora no ha pasado a una estructura femenina aún

Jesús Domínguez
JESÚS DOMÍNGUEZ

En los mentideros del fútbol, aun formativo, se afirma que Itziar está bien en el Bosco, que por eso por ahora no ha pasado a una estructura femenina aún. Cómo no va a serlo; quién no es feliz en el Don Bosco si cuando la temporada llama a su fin hay un convite en el que el balón es la excusa; la hamburguesa, el tentempié.

En muchas ocasiones, aquel que menos tiene es quien más ofrece, y eso sucede con el humilde club de la zona oeste de la ciudad; siempre las puertas están abiertas donde hace no mucho la llamada a la esperanza se hacía de forma equivocada. Si bien no pueden presumir como otros de estar en todas las categorías altas, la satisfaccción de Demetrio Nieto, su presidente, es otra, más ligada a los valores reales de la formación. Ver a su nieta y a Lucía vestidas con los colores arlequinados de la selección de Castilla y León alevín, con la que participaron en el Campeonato de España de la categoría, supone una alegría allí donde también notan la despoblación, para el caso, afección que lleva al jugador que destaca un poco a otro club más grande. Eso le pasa al Bosco y eso sufre también el Unión Delicias, por ejemplo. En una zona con muchos clubes pero cada vez más envejecida y entristecida, el simple hecho de sobrevivir es ya un éxito en sí mismo y casi motivo de celebración.

Narraba días atrás Nieto sobre los campos de Pepe Rojo que guarda un grato recuerdo de agradecimiento a Domingo Caballero, presidente del CDArces fallecido y que da nombre al premio que recibirá Demetrio en las próximas fechas, porque en una época en la que no había juvenil que quisiera jugar en el Bosco, le ayudó. Quienes se negaron se perdieron la hamburguesa. También, un cariño de difícil parangón en el mundo del fútbol. Porque ganarán o perderán, pero en eso en el Bosco están entre los mejores.