Juventud y formación como pilares del proyecto siguiente

Martín Olmedo saluda a una de sus jugadoras. /Ricardo Otazo
Martín Olmedo saluda a una de sus jugadoras. / Ricardo Otazo

Martín Olmedo apuesta por mantener el espíritu habitual de la humilde entidad de Girón

Jesús Domínguez
JESÚS DOMÍNGUEZValladolid

Martín Olmedo es la pasión y la alegría personificada. norma, se puede decir, traslada eso, aunque su cabeza va a muchas revoluciones en muchas ocasiones. Por eso ya piensa en la campaña que viene a pesar de haber logrado hace apenas unos días el ascenso. Si lo que ha caracterizado al CD San Pío X en todos estos años es haber sido capaz de mantener un bloque que lleva ya muchos años jugando junto. «Voy a apostar por gente joven, es algo que tengo muy claro. Somos un club muy humilde y nuestra filosofía siempre ha sido esa, la de formar aunque ellas hayan conseguido estos resultados», reconoce.

Ese grupo que pretende que siga a sus órdenes espera que pruebe que ha adquirido más experiencia, algo que notó carecer la anterior ocasión que estuvo en la categoría. Ahora la gran mayoría han terminado o bien están cerca de terminar sus carreras y tienen más poso, en general. «Creo que lo pueden coger con más ganas, como una especie de revancha y con un ánimo distinto que también debe haberlo en el resto del club. Aunque ha pasado poco tiempo, la categoría ha cambiado y, aunque seguiremos siendo los mismos, tenemos que ser capaces de estar a la altura», agrega.

La anterior etapa en Nacional dio mucho al San Pío, que fue conocido y reconocido a nivel nacional por su fútbol incluso a pesar del descenso. La ilusión es repetir, aunque con un distinto final, consiguiendo, ahora sí, la permanencia. Aunque para eso aún queda, el entrenador piensa ya en todas estas circunstancias y más. «Conseguir satisfacciones como esta cuesta mucho; a veces es necesario que la cabeza pare un poco. De quien más te acuerdas es de todos los que han estado contigo y de la familia». Que también forma parte del éxito a través de su hija Raquel.