Historia naranja con ribetes dorados

El segundo equipo juvenil del CDParquesol celebra su campeonato liguero./Juan Díez
El segundo equipo juvenil del CDParquesol celebra su campeonato liguero. / Juan Díez

El CDParquesol selló los títulos de la Regional Infantil y de la Juvenil Regional el pasado fin de semana

Jesús Domínguez
JESÚS DOMÍNGUEZValladolid

El crecimiento que ha convertido al CDParquesol en un referente del fútbol de Castilla y León se mide en femenino, pero no solamente: también la sección masculina viene confirmando año a año un crecimiento que, este, ha servido para poner ribetes de oro a la historia naranja. El pasado fin de semana dos equipos consiguieron un hito para el club con la suma de dos títulos regionales. Por un lado, el primer equipo infantil venció a domicilio y consiguió materializar el campeonato liguero y ser así el primer equipo de Valladolid que se alza con el titulo al margen del Real Valladolid; además, a falta todavía de una jornada. Por otro, el equipo de la Juvenil Regional, formado en su gran mayoría por futbolistas de primer año y filial del militante en Liga Nacional, saboreó las mieles de la victoria en la categoría con el mismo margen que sus 'pequeños', alzándose con el título, además, una temporada después de volver a una categoría que había perdido y a la cual consiguió ascender otra vez el verano pasado.

La temporada inmaculada de los dos equipos ha tenido parangón en otros de la propia entidad naranja, dado que anteriormente el equipo de Primera Benjamín había hecho ya los deberes y había solventado la consecución liguera, algo que el fin de semana pasado consiguió el segundo plantel cadete, militante en la Segunda Provincial este año y, el próximo, en Primera, solo un escalón por debajo de los primeros en esta categoría, salvada con gran holgura. Con todo, la campaña en el José Luis Saso solamente puede ser considerada como histórica.

Despedida de Manu Olivas

Aunque no todo en el Saso son, en realidad, gratas noticias, tras vivir el pasado fin de semana el último partido de uno de sus técnicos con 'ADN naranja', Manu Olivas, quien venía dirigiendo al Liga Nacional y uno de los equipos de la categoría alevín en su decimoctavo curso de naranja.

Olivas, como anteriormente hizo Álvaro Calvo, otro histórico del club que dio un paso a un lado antes del inicio de la presente campaña, deja un vacío difícil de llenar, a pesar de los éxitos recientes, puesto que en su currículum constan muchos de los antes logrados. Esta huella hizo que fuera homenajeado el pasado sábado después de ganar su último partido de local en el José Luis Saso (por lo menos por ahora).