Rubén Sánchez y Andrea Román se imponen en la XXV Carrera Popular de La Antigua

Varios de los participantes en la prueba en pleno esfuerzo. /Alberto Mingueza
Varios de los participantes en la prueba en pleno esfuerzo. / Alberto Mingueza

Un error de la bicicleta que abría el recorrido puso el suspense a la prueba que se saldó con una rectificación interna y mucha deportividad de los atletas

Ruth Rodero
RUTH RODEROValladolid

Cuenta una leyenda alemana de origen medieval que si una pareja de casados llegaba a cumplir su vigésimo quinto aniversario de boda sus amigos y vecinos presentaban a la esposa con una corona de plata. De esta forma, felicitaban al matrimonio por la duración de su relación y reconocían este hecho.

Una corona de plata de las dimensiones necesarias para la Iglesia de la Antigua, que es la que da el nombre a la carrera que en la mañana del domingo se ha celebrado en su vigésimo quinta edición era inviable de construir, sin embargo, los más de 300 corredores absolutos que participaron rindieron sentido homenaje a la prueba.

, que vio cómo por delante de su fachada desfilaron centenares de piernas buscando las plazas de cabeza.

Y esta será una edición que se recordará por la anécdota que hizo que el tiempo de llegada del ganador fuera tres minutos menos que la que después apareció como tiempo oficial. Todo tiene una explicación, y en el mundo del atletismo, donde todos se conocen, no hubo ninguna reclamación por parte de los atletas implicados por lo que el ganador no vio peligrar su triunfo. Todo ocurrió en la última vuelta, cuando uno de los policías municipales llegó corriendo hasta la Plaza de Portugalete para dar aviso a la organización: la bicicleta que va abriendo el recorrido ha tomado mal el trazado y, en lugar de hacer un círculo por detrás del Teatro Calderón, ha girado directamente a la izquierda. De esta manera, el recorrido de la tercera vuelta para el ganador fue más corto. Al terminar la carrera, los miembros de la organización reunieron a los ganadores para exponerles lo sucedido y, como ninguno de los perseguidores del ganador quiso reclamar, pues entendían que la distancia que este les sacaba era suficiente como para que ganase igualmente, el incidente se resolvió de manera interna dejando la diferencia entre primero y segundo en la que marcaba el segundo paso por el punto controlado.

En el plano meramente deportivo, la cabeza de carrera se definió muy en el caso de los hombres, con Rubén Sánchez, del Giralda Sport, marcando el ritmo y con Andrea Román, en el caso de las féminas, buscando posicionarse en la zona delantera.

La carrera, que transcurrió durante por los lugares más simbólicos de la ciudad, consistió en completar tres vueltas al circuito, con una primera vuelta más corta y rápida que las dos siguientes.

La cabeza de carrera pasó medianamente agrupado en la primera vuelta, con Rubén Sánchez marcando el ritmo desde la salida, con Eduardo Ordax detrás y David Valentín como tercer clasificado. Alejandro Carabias fue el cuarto en cruzar el primer punto de control mientras buscaba cómo amenazar los puestos de podio.

Por su parte, Andrea Román fue la primera mujer en cruzar este punto, seguida muy de cerca por Ana Cristina Portillo y Elisa Escudero. Por detrás de ellas, corredores y corredoras que, a su ritmo, seguían disfrutando del trazado de la prueba.

El tiempo acompañó, con sol pero sin calor agobiante a primera hora de la mañana y con un viento fresco que engañaba a quienes habían madrugado para animar a los corredores desde las aceras de la ciudad.

La segunda vuelta no cambió nada en la prueba masculina, Rubén Sánchez seguía como líder, esta vez ya destacado, y Andrea Román marcaba el ritmo entre las mujeres, donde Celia Garrido asaltaba la tercera posición en detrimento de Elisa Escudero.

Al filo de las 10:00 de la mañana, el paso por meta era inminente. (Giralda Sport), fue el primero en enfilar la recta situada en la Plaza de Portugalete parar hacerse con la victoria en esta edición de plata con un tiempo de 00:25:00. Una victoria clara sobre (independiente), segundo clasificado (00:25:27) y D (Vino de Toro, 00:26:00). 

Rubén Sánchez, que debutaba en esta prueba, se mostraba contento tras alzarse con el triunfo, sucediendo así a su maestro, Óscar Giralda, quien ganó el año pasado. «Decidí salir desde el primer momento fuerte para intentar esquivar a los rivales y luego ya hacer mi carrera», contaba tras proclamarse vencedor. «No venía en mis mejores condiciones, estoy un poco malo, pero venía con muchas ganas, no la había corrido nunca, me habían dicho que era muy chula. Desde el primer momento he salido fuerte, en el primer kilómetro ya les sacaba un poquito y después he imprimido un poco más de ritmo para distanciarme un poco más. Cuando he visto que no venía nadie he decidido aguantar el ritmo, apretándome un poco porque no me gusta ir fácil», explicaba Sanchez. «La carrera es muy bonita aunque no me he podido centrar mucho en el paisaje, pero me gusta, es mi ciudad, aunque soy de Cigales, y qué mejor manera de hacerlo que así», finalizaba por haber cumplido con su maestro.

Poco después cruzaba la línea de meta la primera mujer, la corredora del Atletaria Isaac Viciosa, (00:29:57), que después de marcar el ritmo de la prueba se hizo con el triunfo arrebatándoselo a la ganadora de la pasada edición, (CDV Trotapinares, 00:31:04), que fue segunda. La tercera clasificada fue , del Racing Valladolid (00:31:28).

Andrea Román, gran conocedora de las carreras vallisoletanas, se mostraba satisfecha con el triunfo: «ha sido una carrera muy divertida, como otros años, mucho callejeo, correr por el centro de Valladolid siempre es divertido, nos ha hecho muy buena mañana».

Un triunfo que, a ojos del público, ha parecido sencillo: «a partir de la segunda vuelta he visto que sacaba algo de distancia y ahí he roto la carrera y he ido relativamente cómoda, estoy contenta con las sensaciones a pesar de que venía un poco enferma».

finalizaba Andrea Román.

Tras finalizar la carrera absoluta el protagonismo pasó a los atletas de base que, desde categoría chupetín hasta cadete llenaron las inmediaciones de la Antigua de algarabía y mucho deporte para ponerle el broche de oro a las bodas de plata de la prueba.