Un tramo de escaleras que sacó al atleta

El vallisoletano Álvaro Izquierdo ha entrado en el selecto club de los 'finishers' de los seis maratones más importantes del mundo

Álvaro Izquierdo. /A. I.
Álvaro Izquierdo. / A. I.
Víctor Borda
VÍCTOR BORDAValladolid

Un tramo de escaleras del barrio de Parquesol tiene la culpa de todo. Subía al segundo piso y vio que se ahogaba. Álvaro Izquierdo de Castro (Valladolid, 1978), conocido como Loydi en el mundo del 'running', decidió que era el momento de cambiar de vida y sobre todo de hábitos. Y lo hizo a la carrera. Mejor dicho corriendo. Pesaba por aquel entonces, con 32 años, 103 kilos. Hoy, después de una transformación a base de kilómetros y una cuidada alimentación, se ha dejado por el camino 30 kilos. Además ha entrado en la élite de los maratonianos, pues ha corrido y acabado los seis grandes, los Majors, los maratones de Berlín, Nueva York, Londres, Chicago, Tokio y Boston. Solo cinco mil personas lo han logrado a nivel mundial y un centenar de ellos son españoles. Álvaro Izquierdo es él único amateur nacional que ha corrido los seis Majors por debajo de las tres horas.

Álvaro recuerda el día que decidió que debía cambiar su estilo de vida. De eso hace siete años y medio. El 'running' siempre le había gustado. «El primer día que salí a correr solo pude hacerlo durante siete minutos. Me volví a casa fundido. A partir de ahí comencé a tomármelo muy en serio. Cada día recorría más distancia y me sentía mejor. Y lo hacía más veces a la semana. Veía que cada vez iba más rápido», rememora.

En estos años ha corrido 92 carreras, 34 medias maratones y 28 maratones. En los Majors logró plaza por marca. Tiene claro que el más bestial de todos es el que se celebra en Nueva York, donde participan nada menos que 50.000 atletas. Pero a él no la preocupan mucho las ingentes masas de corredores que toman parte. «Tengo la suerte, al clasificarme por marca, de salir en el cajón delantero y no noto el jaleo de corredores que viene por detrás», señala. Hace poco más de un mes disputó el último de seis grandes, el de Boston, prueba recordada por muchos por el atentado terrorista que sufrió hace seis años.

Álvaro pertenece al grupo 'Training Óscar', que está afincado en la localidad de Tordesillas y que lleva Óscar Hernández Zarzuelo, persona que fue durante muchos años presidente de la Federación regional de galgos y que llegó a estar ligado profesionalmente al Fórum Valladolid. «Nos hace un seguimiento diario. Te planifica la temporada en función de tus objetivos personales. Te manda los entrenamientos para una semana o dos, depende. Yo le reportó cómo lo llevo. Diariamente le mando el 'entreno', lo que he hecho, a qué ritmo y la frecuencia cardiaca», explica.

Su rutina diaria es muy dura. Se levanta a las cinco y media de la mañana para entrenar. Luego, ducha y a trabajar. «Todo esto te exige disciplina y mucho esfuerzo, pero te ayuda a resolver problemas en tu cabeza y te facilita cierta limpieza mental que te viene muy bien para afrontar tu vida diaria», subraya.

Su mejor marca en un maratón es de dos horas y 38 minutos. «Mi objetivo ahora es bajarla», reconoce. «Es la meta que tengo en el horizonte. Voy a intentar rebajar ese registro en Sevilla, el año que viene. Antes tengo previsto intentar rebajar mi mejor marca en media maratón (1:15:45). Será en septiembre en la prueba de Valladolid».

Unas escaleras y ahogarse al subirlas le convirtieron en un buen atleta. Por el camino quedaron 30 kilos y malos hábitos. Querer es poder. Y de eso Álvaro Izquierdo es un muy buen ejemplo.

Un blog

Álvaro Izquierdo de Castro siempre había hecho deporte. Jugó al fútbol. Vino la universidad y la vida laboral, y, como sucede a muchos, se metió en esa vorágine y se dejó. «Llegó un momento en el que debía replantarme las cosas. Volver a hacer deporte me ha generado mucho bienestar y una vida sana, que es lo más me satisface. He dejado de beber y fumar. Aunque no renunció a tomarme una cañita de vez en cuando. Ahora la saboreo mucho más», resalta.

Todo ese cambio vital lo tiene reflejado en su blog (el blog de Álvaro Loydi), en el que intenta hacer llegar la bonanza de unos hábitos alimenticios y de vida que a él le han permitido sentirse más a gusto consigo mismo. «El 'running' ha mejorado mi vida. Me gustaría que los más jóvenes reciban el mensaje. El deporte me ha transmitido una valores que me vienen muy bien para mi vida personal. Te hace estar de mejor humor y te permite despejar la cabeza de los problemas que te acucian en el día a día. Si mi blog consigue que una sola persona cambie sus hábitos, me doy por satisfecho», concluye este vallisoletano afincado en la capital de España.