Nicolás Armenteros: «Disfrutar de las judías y la marcha son motivos estupendos para participar y ser solidarios»

Nicolás Armenteros./El Norte
Nicolás Armenteros. / El Norte

La Indicación Geográfica Protegida Judías Barco de Ávila colabora con el VII Día de la Familia en Marcha

Ruth Rodero
RUTH RODERO

El próximo domingo 9 de junio, después recorrer el centro de la ciudad en familia y de disfrutar de una clase de zumba, llegará el momento de degustar un guiso de judías del Barco de Ávila. Nicolás Armenteros, director técnico de la Indicación Geográfica Protegida de Legumbres de Calidad, anima a los vallisoletanos a participar y degustar el guiso.

-¿Cómo surge la participación en una jornada así?

-La colaboración viene de atrás, siempre hemos colaborado con El Norte de Castilla en causas como esta, que son solidarias y nos parecen interesantes poder apoyar.

-Un alimento de calidad como son en este caso las judías de El Barco de Ávila casan muy bien con una actividad como el VII Día de la Familia en Marcha que busca fomentar los hábitos de vida saludables.

-Efectivamente, además cada vez se está haciendo más palpable y más visible ante la opinión pública y ante los consumidores la necesidad de retomar un consumo un poco más importante de legumbres y, sobre todo, si se tratan de calidad y nuestras, recogidas aquí, sin necesidad de gastar combustible para traerlas de otras zonas. Creemos que son tantas cosas a favor que realmente es interesante apoyar y tener en cuenta estos productos. Estamos, además, hablando de productos casi únicos, que con muchas dificultades se mantienen ahí, mantienen zonas que cada vez tienen más dificultades porque sufren la despoblación. Son innumerables las virtudes de las legumbres como hábito saludable en la alimentación y son tantos los motivos para que las tengamos en cuenta que nosotros, como indicación geográfica protegida y como consejo regulador de apoyar y estar presente en este tipo de actividades.

-

¿Quizás sea esto lo más especial que tienen estas legumbres, que son nuestras, son de la tierra?

-Son de aquí, son legumbres que están implantadas en Castilla y León desde hace siglos, como los garbanzos de Fuentesaúco, que ya los protegían los reyes de la época. Si han resistido tanto tiempo, es porque tienen unas cualidades mejores que la media. Son muy atractivas al paladar, tienen una gran finura, sabor y personalidad en la mesa. El que quiera comer bien tiene que comer legumbres como las nuestras, legumbres protegidas.

-En la marcha participarán familias enteras y, por lo tanto, niños también, ¿son un público difícil para las legumbres?

-Yo creo que hay una cierta dificultad, pero no tanto en los niños, que de alguna manera están más aconsejados e influenciados por los padres que se preocupan por su salud y les incluyen en las dietas las legumbres, como en los adolescentes y hasta la juventud en la que se produce un poco un cierto olvido, un cierto abandono de las legumbres por otros platos más de moda. Luego, cuando vamos creciendo, nuestro paladar se vuelve a hacer amigo de las legumbres.

-Llega la época de calor. ¿Se han modernizado también las legumbres y son algo más que un guiso?

-Sí, las tendencias de cocina han cambiado y los cocineros también las han introducido de otra manera. Se debe trabajar más, porque estadísticamente nosotros comprobamos que hay un descenso considerable de comercialización desde el mes de mayo y todo lo que hagamos en esa línea será bueno porque ayudaremos a consumir alimentos saludables durante todo el año.

-Está la marcha, que mover el cuerpo es un buen hábito saludable, el guiso de judías al acabar, además, es un evento solidario. ¿Qué más se les puede decir a los vallisoletanos para que participen?

-Son motivos más que suficientes para participar. Poder disfrutar después de esta actividad física de un plato de judías del Barco de Ávila, que tampoco está al alcance dtodos los días porque la producción es limitada, creo que es un motivo envidiable para pasar la mañana en familia y ser solidarios.