La Empedrada larga de Portillo, para Patricia Muñoz y Ricardo Mayordomo

La dureza de la subida se atragantó a varios corredores/Esther Salamanca
La dureza de la subida se atragantó a varios corredores / Esther Salamanca

Delgado y Sánchez se adjudicaron la prueba en la distancia corta, una carrera espectacular por su dureza y orografía

SOFÍA FERNÁNDEZPortillo

Un año más la localidad vallisoletana de Portillo fue la gran anfitriona de la VI Edición de Desafío Empedrada, en la que los ganadores fueron iriam Delgado en el cross de ocho kilómetros con un tiempo de 52:12.1 segundos; y 1 hora, 37 minutos y 57 segundos de carrera en el cross Trail de 16 kilómetros para la corredora Patricia Muñoz. En cuanto a la clasificación masculina Guillermo Sánchez llegaba a meta con un tiempo de 40:31 segundos en los 8 kilómetros y Ricardo Mayordomo batía a sus oponentes en la distancia larga tras poner fin a la carrera con un tiempo de 1:26.52.

Un evento deportivo que se autodefine como «una de las carreras más espectaculares, duras y técnicas de la provincia de Valladolid que mezcla naturaleza y riqueza arquitectónica a partes iguales». Con esta carta de presentación unos 120 participantes demostraron su resistencia física al completar el recorrido que se mantiene prácticamente igual al de años anteriores comprendiendo ocho kilómetros de carrera con un desnivel de unos 425 metros (una sola vuelta) y 16 kilómetros y 850 de desnivel para los participantes que tienen un perfil más técnico en este tipo de pruebas.

Así, aprovechando el entorno natural de la propia localidad, sus vistas y parajes, los corredores pudieron disfrutar de aproximadamente una hora de carrera que hizo las delicias de participantes y público que acompañaba en este consolidado desafío. A las cinco de la tarde los participantes se aglutinaban en la zona de salida (la explanada de Arrabal de Portillo) para poner rumbo a la zona de la empedrada, la pista, el Pico Calvario y un total de nueve subidas por los senderos de la zona hasta llegar a Portillo.

«Tenemos representación de todos los niveles, desde gente aficionada que lleva su propio ritmo, hasta nombres conocidos en este mundillo como son Patricia Muñoz, Miriam Delgado o Ricardo Mayordomo, entre otros. Aunque es una prueba bastante dura está abierta a todos los públicos y prueba de ello es que contamos con unos quince participantes del propio pueblo», señalaba el alcalde de la localidad, Juan Esteban, que lleva participando en la carrera desde sus inicios.

El Consistorio portillano lleva dos meses preparando una de las carreras más importantes en la localidad, junto a la Quedada Runera (evento que cumple su décima edición el próximo 31 de diciembre y que suele reunir a medio millar de participantes) y para ello han contado con la participación de varios patrocinadores, técnico del Ayuntamiento y unos cincuenta voluntarios a los que agradecen su implicación como parte fundamental en la prueba. Como novedad este año han unificado en un solo día el VI Cross Trail y el IV Sprint Vertical, una vertiginosa y original prueba que comprende un recorrido de un kilómetro (140 metros de desnivel) que comenzó a las ocho de la tarde desde la plaza San Juan Evangelista para pasar por la cuesta empedrada (iluminada con antorchas) y tocar meta en la torre de su afamado castillo, donde esperaban los 117 escalones y 28 metros de subida que pusieron a prueba a los participantes más técnicos de la provincia.

«Este cambio de fecha ha sido fundamental para doblar las inscripciones que hemos tenido este año, un total de 82 para el Sprint, que junto con el cross Trail han tenido una gran acogida por parte de los corredores, que vienen de todos los puntos de la provincia», señalaba el regidor portillano.