Atletismo

Dominio marroquí en la XXX edición Media Maratón de Valladolid

A la izquierda el ganador, Youssef, junto al segundo, Othmane, y el tercero, Mohamed /R. Jiménez
A la izquierda el ganador, Youssef, junto al segundo, Othmane, y el tercero, Mohamed / R. Jiménez

La gran afluencia de público permitió disfrutar de un gran espectáculo

DAMIÁN MORENO PRADOValladolid

Entre risas, aplausos, esfuerzo -y expresiones de alivio-, los corredores de la trigésima edición Media Maratón Ciudad de Valladolid y la sexta Legua Popular disfrutaron de un ambiente fantástico que solo puede conseguirse a través del deporte. Porque lo allí vivido no se puede explicar con palabras. Reuniones de familias enteras y corredores de todos los lugares de España y del mundo; encuentros con amigos y conocidos de siempre; sensaciones difíciles de expresar con palabras cuando consigues el reto marcado; o entrar de la mano de tu pareja, hijo o madre en la meta. En definitiva, el objetivo era disfrutar. Porque ganar la prueba está destinado a un grupo muy selecto, a lo mejores, pero eso no importa. Cada corredor tiene sus motivos y una historia detrás. La victoria no lo es todo.

La carrera por excelencia del maratón en la capital castellano y leonesa, y su hermana pequeña, tomaron el centro de la ciudad gracias a una gran afluencia de corredores provenientes de todas las partes de España y fuera de ella. La concentración era máxima segundos antes de arrancar. Y es que en la salida hubo confusión y corredores que salieron tarde. El pistoletazo de salida de ambas pruebas era prácticamente consecutivo, con cinco minutos de diferencia entre ellas, y eso causó que algunos participantes ya empezaran a correr antes de tiempo, tratando de buscar su sitio.

El dominio africano en la media maratón fue exuberante. Sobre todo en la categoría masculina. Los tres primeros clasificados fueron los marroquíes Youssef Ben Hadi, Othmane El Goumri y Mohamed Oumaarir. No tuvieron rival en ningún momento. Comenzaron muy fuerte y llegaron en grupo casi hasta el final. El reto de Youssef, ya ganó el año pasado, era entrar en meta en tiempo de 1:01:00. Finalmente no lo consiguió. Salió tarde, y desde muy atrás, y paró el crono en 1:05:00. En femenino, más de lo mismo. Rkia El Moukim barrió a sus rivales con una marca de 01:15:18. El podio lo completaron Cristina García, con un tiempo de 01:18:17, y María Mercedes Pila, con una marca de 01:22:27.

La legua puso el color

La mañana acompañó. Al empezar a una hora temprana no hacía excesivo calor. Aun así los operarios se encargaron de dispensar botellas de agua por doquier a los participantes. Antes de arrancar la media maratón, la legua popular hizo su salida. Mucho menos exigente pero igualmente competida, esta prueba puso la nota de color. Se pudo ver a personas de todas las edades y distintas maneras a la hora de afrontarla. Corredores solitarios, acompañados solo por sus auriculares, grupos de amigos que se permitían incluso ir comentando la jugada, y parejas. Mucha parejas.

El pelotón, numeroso en los instantes iniciales, se fue deshaciendo con el paso de los minutos. Dos corredores se fueron alejando del resto y la legua fue cosa de dos: eran Rubén Sánchez, que se estrenaba este año, y Eduardo Ordax, ganador de la edición pasada que intentaba revalidar titulo. Al final el «novato» se llevó el gato al agua. Sánchez consiguió entrar en meta veinte segundos antes que Ordax. La tercera posición fue para Alejandro Carabias.

En femenino, la dominadora absoluta fue Yenifer Descosido, que comandó la prueba de principio a fin con mano de hierro. Un minuto después llegó Natalia Negro, y más tarde, Verónica Sánchez. Al final, la mañana se pasó en un suspiro. Casi sin darse cuenta. Muchos ya han comenzado a mirar de reojo a la próxima edición. Aunque todavía queda, pueden ir preparándose.

 

Fotos

Vídeos