Atletismo

Aroa Sío y Pablo Villa se coronan en el Ultra Sanabria 2018

Pablo Villa y Aroa Sío, vencedores en la Ultra Sanabria 2018. /El Norte
Pablo Villa y Aroa Sío, vencedores en la Ultra Sanabria 2018. / El Norte

Los portugueses Lucinda Sousa y Lucinda Moreiras vencen en la distancia Maratón y Gran Trail

EL NORTEValladolid

La segunda edición del Ultra Sanabria Caja Rural cerró el telón tras tres jornadas de deporte y naturaleza en el espectacular Parque Natural del Lago de Sanabria, en la provincia de Zamora.

La carrera por etapas sanabresa, con casi 350 participantes llegados de todos los puntos de la Península, con casi un 30% de corredores portugueses, participación alemana y hasta un deportista mejicano, descubrió lugares de gran belleza natural además del propio lago, como la Laguna de los Peces, el Cañón del Tera o del Forcadura; y otros de gran valor patrimonial, como el monasterio cisterciense de San Martín de Castañeda, monumento histórico-artístico nacional desde 1931.

A la riqueza de la comarca zamorana se unió la deportiva, abanderada por los triunfos del leonés Pablo Villa y la gallega Aroa Sío, quienes volvieron a ganar este domingo en la etapa reina, de 33 kilómetros y 1.500 metros de desnivel positivo. Ambos corredores concluyeron la aventura sanabresa con el maillot azul de líderes del circuito de ultra distancia, con 110 kilómetros y 6.000 metros de desnivel positivo en sus piernas. «Ha sido una gran experiencia y un broche a la temporada», concluyeron ambos en la meta de San Martín, centro logístico de la prueba.

El podio de la distancia ultra lo completaron la balear Angels Lobera, quien además se enfundó el jersey de campeona de la montaña; y la vallisoletana Ana Rico, quien hizo lo propio con el maillor de la mejor corredora descendiendo.

Los dos corredores que acompañaron a Villa en el podio también se llevaron las modalidades de montaña y descenso, en este caso el segundo clasificado y campeón del Ultra Sanabria en su primera edición, el zamorano Daniel Hidalgo, se llevó la de mejor bajador; mientras que el catalán Nano López se adjudicó el jersey de puntos rojos de la montaña.

El zamorano Jesús Vicente mantuvo en la última jornada la camiseta de mejor corredor de la provincia, en una etapa marcada por el importante descenso de los termómetros, con temperaturas inferiores a los 5 grados en las primeras horas.

Gran Premio Diputación

El recorrido del Ultra de 33 kilómetros coincidió con el del Gran Trail (GT), modalidad que completó 62 kilómetros en las tres jornadas. En este, el joven extremeño logró batir al portugués Luis Semedo, con el que mantuvo un bonito duelo durante toda la carrera para enfundarse finalmente el maillot rojo de campeón. El podio lo completó el también extremeño Pedro José Hernández, quien repitió experiencia en el Lago Salvaje.

En la modalidad femenina, la portuguesa Lucinda Moreiras no dio opciones a sus perseguidoras y mantuvo el maillot rojo, seguida de la asturiana Raquel Ronco y la extremeña Laura Moyano.

Fue la demostración de la exhibición de las lusas, ya que en el formato de Maratón (MASA), con 41 kilómetros y 2.300 metros de desnivel positivo, Lucinda Sousa, también dominó el circuito de principio a fin, con tres victorias en tres jornadas.

El segundo puesto fue para la zamorana María Díez, quien además enfundó el jersey de mejor corredora local; y el podio lo completó la catalana Irene Fuertes.

Fueron los protagonistas de una última etapa que también albergó el Gran Premio Diputación, carrera de una única jornada que compartió el trazado del Ultra y el Gran Trail, y en el que se impuso el zamorano José Juan Clemente y la leonesa María González.

Para el recuerdo de los participantes de una prueba que contó con el patrocinio de la Diputación de Zamora y el apoyo de Berg Outdoor, Garbanzos de Fuentesaúco, Red Eléctrica Española y La Pedriza, las decenas de imágenes paradisiacas del agua del Lago de Sanabria, agitado, en la jornada del sábado; o calmado, en una etapa dominical, en la que también quedará para el recuerdo la salida del Maratón, en el monolito en recuerdo de las víctimas de Ribadelago, personas que perdieron la vida en la catástrofe de 1959, cuando la presa del Cañón del Tera reventó y anegó la vieja localidad zamorana.

Fue también especial el paso de la carrera por este cañón en dirección a Presa Rota, en un recorrido muy emotivo; o la dedicatoria de los corredores del Viafarma Clínica Dental Cifuentes a sus tres compañeros fallecidos de la Agrupación Montañera Zamorana en los Picos de Europa el pasado año.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos