Cinco consejos para correr con calor

Las temperaturas en estos primeros días de septiembre aprietan fuerte en Castilla y León, así que los aficionados al deporte deben protegerse para poder disfrutar sin riesgos

Una mujer se hidrata durante un entrenamiento./
Una mujer se hidrata durante un entrenamiento.
J. A. PARDAL

Llega septiembre. Vuelta de vacaciones. Buenas intenciones y ganas de volver a las buenas rutinas (las deportivas principalmente) y resignación ante lo obligado de volver al trabajo. El pan nuestro de cada año.

En estos primeros días de mes muchos son los que se animan a salir a correr para volver a ponerse en forma, dejando atrás mojitos y comilonas varias a pie de playa. No obstante, el calor predominante en estos días puede ser peligroso para la práctica deportiva, con la deshidratación y los golpes de calor como los enemigos más peligrosos que acechan a los que se lanzan a la práctica deportiva postveraniega.

Por ello, es recomendable tomar algunas precauciones ante la alerta por altas temperaturas que, si bien no es a Castilla y León a la comunidad que más golpea, sí que algunas zonas de Salamanca y Ávila alcanzarán temperaturas superiores a los 36 grados.

Las temperaturas superiores a 25 grados hacen que el cuerpo sude mucho para regular de esta manera la temperatura corporal. Esto provoca la pérdida de líquidos y sales minerales, fundamentales para el buen estado físico fuera de riesgos. Por ello, ante la previsión de un entrenamiento agotador lo ideal es beber agua o bebida isotónica tanto antes de la realización del ejercicio como durante y después. Piensa que si decides no pararte a beber agua en una fuente puedes pagarlo muy caro en el siguiente kilómetro. Tal vez no merezca la pena, cuando las temperaturas se relajen ya mejorarás tus tiempos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos