El circuito de carreras pedestres espera más de 600 atletas

Un momento de la Viña del Ajo, en Muñoveros, el año pasado. /El Norte
Un momento de la Viña del Ajo, en Muñoveros, el año pasado. / El Norte

Los organizadores buscan más presencia femenina en el evento de 12 pruebas que arranca el domingo en Cantimpalos

L. J. G. Segovia

El Circuito de Carreras Pedestres Provincia de Segovia cumple 15 años como escaparate deportivo de los pueblos segovianos y sus exigentes rutas, siempre a merced de las condiciones meteorológicas. Los organizadores apelan a mantener, al menos, un grupo de 600 atletas que participaron en el circuito el año pasado, más allá de cada una de las pruebas individuales, que este año serán 12. La filosofía -dar a conocer la provincia a través del atletismo- busca un componente de igualdad al apostar por un ranking por equipos mixto que, pretenden, sea paritario en el futuro próximo.

La diputada de Prodestur, Magdalena Rodríguez, presentó el acto en el salón del Trono de la Diputación de Segovia y definió su objetivo: «Promocionar la provincia a través del deporte es fundamental, necesitamos que nuestros pueblos se conozcan. Los propios segovianos no conocemos nuestros pueblos». Las carreras son una jornada festiva en los municipios y una oportunidad para encabezar acciones solidarias con la recaudación de los corredores. Beatriz Serrano, gerente de la Fundación Caja Rural, habló de una «pequeña gran familia».

El circuito estará este año formado por una prueba menos y hay cambios en los recorridos de algunas carreras como Rades de Abajo o Carbonero el Mayor, que cambia incluso el nombre de la prueba y pasará a llamarse Vereda del Eresma. La alta presencia de pruebas hace que algunas como Muñoveros o Fuentepelayo -coincidía con la Media Maratón de Segovia- hayan tenido que modificar su fecha. «La filosofía y la idea sigue siendo la misma, promocionar la provincia a través del deporte», explicó Daniel Sacristán, uno de los organizadores.

El circuito es posible gracias a la colaboración conjunta de los municipios, especialmente los limítrofes. «Esa unión hace posible que nos presentemos ante los aficionados del atletismo de toda España como un atractivo muy interesante a lo largo de todo el año», ahondó Sacristán. Las distancias de las carreras oscilan entre los 10 y los 15 kilómetros. «El circuito engloba también cultura. Las salidas en las plazas o ermitas, castillos como el de Turégano, gastronomía, el apartado solidario. Se trata que de sea una fiesta y disfrutemos en familia».

Las 12 pruebas

Vega de Cantimpalos. 17 de febrero.

Viña del ajo (Muñoveros). 3 de marzo.

Subida a San Cebrián (Fuentepelayo). 17 de marzo.

La Pirona (Torreiglesias). 13 de abril.

Carralagunas (Cantalejo). 27 de abril.

Villa de Turégano. 25 de mayo.

Run to Terreña (Fuenterrebollo). 8 de junio.

Ribera del Voltoya (Juarros de Voltoya). 30 de junio.

Descubre el camino (Espirdo). 15 de septiembre.

Los Lagartijas (Rades de Abajo). 5 de octubre.

Vereda del Eresma (Carbonero el Mayor). 27 octubre.

Entre Viñedos (Cabañas de Polendos). 10 de noviembre.

Se mantiene respecto a ediciones anteriores el ranking individual masculino y femenino, pero hay cambios en las puntuaciones y en los premios. Cada corredores obtendrá una puntuación según su orden de llegada y se tendrán en cuenta sus ocho mejores posiciones a la hora de su resultado final. Suman desde el primero -30 puntos- hasta el puesto 22. Los corredores que compitan en las 12 pruebas tendrán 150 puntos, los que acaben 11, 130 puntos, y los que acaben 10, 110 puntos. «Lo que buscamos es premiar la participación», apunta Sacristán. Este año serán premiados los cinco primeros -frente a tres de años anteriores- del ranking individual masculino y femenino. Habrá un premio a quien complete 9 de las 12 pruebas y a quien finalice todas.

Respecto a equipos, desaparecen los rankings femenino y masculino y dan paso a uno mixto, con tres hombres y una mujer. No hay límite en cuanto al número de corredores por grupo, pero solo puntuarán los tres mejores tiempos masculinos y el mejor femenino. «Lo que intentamos es que la mujer empiece a correr un poquito más porque el 70 por ciento de los corredores son hombres. A ver si con un poco de suerte en un par de años sube el porcentaje y podemos poner dos hombres y dos mujeres», explicó Yolanda de Lucía, organizadora. Habrá premios -en especie o productos de la tierra- a los cinco mejores equipos que hayan corrido al menos ocho pruebas. Se mantienen los precios de inscripción: 10 euros para cada prueba, 12 el día del evento.