Sergio Martín, un líder de puntos rojos para la Vuelta a Segovia

Sergio Martín celebra su entrada en línea de meta, en la rotonda de Cándido. /Antonio Tanarro
Sergio Martín celebra su entrada en línea de meta, en la rotonda de Cándido. / Antonio Tanarro

El madrileño domina en la cuesta de los Hoyos y se pone al frente de una prueba con los 10 primeros en 11 segundos

Luis Javier González
LUIS JAVIER GONZÁLEZSegovia

Sergio Martín, aún con el maillot de puntos rojos, saluda a un rival del Gomur, cántabro. Felicita al gregario de Iván Cobo, primer líder de la Vuelta a Segovia, por defender con mérito el liderato en una etapa de locos, llena de ataques y con un viento acosador. La caballerosa conversación ilustra la cesión de poderes hacia el ganador este sábado de la segunda etapa, este madrileño de Galapagar y del Caja Rural que caminaba hacia el podio para enfundarse el azul que distingue al jerarca de una carrera tremendamente pareja –los 11 primeros corredores están separados por diez segundos– que se decidirá este mediodía con el circuito de la Piedad.

El perfil de la etapa invitaba a un comienzo sosegada, pero sopló el viento y amenazaron los abanicos. Hubo varios intentos fallidos de fuga en la primera hora de carrera y el pelotón, con unos 70 ciclistas, ya dejó atrás a más de un minuto al segundo pelotón cuando solamente se habían disputado 40 kilómetros. Una de las escapada la arrancaría en solitario Toni Ballester (Benicassim) y se añadió más tarde el segoviano Víctor García (Escribano). Ambos se juntaron en el kilómetro 70. No prosperó y la fuga buena fue la de Deins Hernández (Escribano) y Luis Rosendo (Arabuco). El mejor segoviano, Juan Francisco Piquero, está a un minuto y ocho segundos del líder. García está a un minuto de él y su hermano Ignacio Piquero, a un minuto y 42 segundos. Lejos queda ya Mario López.

Los fugados llegaron a acumular dos minutos y medio de ventaja a 25 kilómetros de venta, pero el fuerte viento y el aumento de revoluciones del grupo principal en la llegada a La Fuencisla decidió su suerte. Así las cosas, apenas llegaron con medio minuto de ventaja en su primer paso por meta, con el circuito de 10 kilómetros y la subida a la Piedad por delante. Sergio Martín aprovechó el empinado muro para abrir gas mientras el público gritaba a los corredores más rezagados: «¡De pie, cojones!» Se llevó a un grupo de tres ciclistas a su estela, cazaron a las dos fugados y formaron provisionalmente un grupo de seis del que tiraba con fuerza el maillot de puntos rojos, el más fuerte.

El pelotón, con unas 40 unidades, volvió a agruparse al paso por Tejadilla. Raúl Rota (Lizarte) atacó en San Pedro Abanto, pero su aventura, con la Catedral ya asomando en el horizonte, sería inútil, pues el pelotón, que le tuvo a tiro en todo momento, le absorbió antes de llegar a la cuesta de los Hoyos. Allí, el Martín siguió el primer ataque y lanzó con fuerza desde abajo. Se marchó a falta de un kilómetro y medio y llegó a meta con el margen suficiente para ponerse líder. Conocedor de un circuito que ha corrido en cadetes y juveniles, sacó diez segundos al líder, que se mantiene tercero en la general, y cuatro a Tomás Contte, que repite segundo puesto en la etapa –el viernes lo hizo tras reponerse de una fuerte caída– y en la general, a cuatro segundos del líder.

«Es un orgullo ganar aquí», apuntó Martín, confiado en que su conocimiento del circuito le permitirá defenderse ante Cobo, Jorge Montenegro o Noél Martín, a quien señala como grandes rivales. Este madrileño, de 22 años, monta desde niño y manifiesta su intención de subir al primer equipo l. «Hay que estar en el lugar indicado, demostrar que vales para ser profesional y dominar la categoría amateur. No lo veo fácil, pero lo veo factible». Ha corrido las nueve carreras de la Copa de España –terminó séptimo en la general– y ganó la clásica de Torredonjimeno. Viene de ser cuarto en la Vuelta a Navarra y octavo en la Vuelta a Salamanca.

La carrera se decide este domingo con la tercera etapa, que parte a las 10:30 de las piscinas de La Lastrilla y llegará a las 13:30 tras dos pasos por el alto de la Piedad. El mismo escenario con nuevos invitados.