Sergio Martín gana la Vuelta a Segovia tras un emotivo desenlace

Javier Fuentes le dedica a su abuelo su triunfo de etapa en la Vuelta a Segovia. /Óscar Costa
Javier Fuentes le dedica a su abuelo su triunfo de etapa en la Vuelta a Segovia. / Óscar Costa

El madrileño asegura la general mientras Javier Fuentes se lleva la última etapa tras caerse y se la dedica a su abuelo

Luis Javier González
LUIS JAVIER GONZÁLEZSegovia

Sergio Martín y su reluciente maillot azul cruzan la meta tras subir la Cuesta de los Hoyos por quinta vez 17 horas. Sabedor de su fortuna, el ganador de la LVII Vuelta a Segovia, quinto en la etapa, levanta el brazo eufórico tras Jorge Martín Montenegro, uno de los dorsales que este madrileño se había tatuado a fuego. La última etapa empezó con los 11 primeros en 10 segundos, una decena de felinos a los que domesticar. Y terminó con otra vuelta en las vitrinas del Caja Rural, que puso un ritmo diabólico de salida y contuvo una peligrosa escaramuza en la última vuelta para que su líder se coronara.

A sus 22 años, Martín ha aprovechado su gran momento de forma tras una notable Copa de España y oposita al primer equipo. El madrileño contemporizó el ataque de su tocayo Sergio Hernández, que partía a diez segundos en la general en el verdadero jaque a la carrera. El grupo se enfiló en la última subida por el muro de la Piedad y el corredor del equipo Esteve aprovechó las dudas al paso por el Hospital General para demarrar con fuerza y abrir un margen cercano a esos diez segundos que necesitaba para voltear la clasificación. Se incorporaron otros tres corredores, ya descartados en la general, en busca de la etapa. Enseguida entendieron que la fuga era inalcanzable y no fueron socios válidos. Antes de llegar al arco de la Fuencisla el grupo ya estaba más pendiente de reproches que de relevar.

Así las cosas, Hernández llegó por delante a la subida a los Hoyos, pero su cartucho estaba ya vacío. La potente arrancada de Martín le valió para superarle y mantener a raya al grupo de ilustres que esperaba su oportunidad, desde un exprofesional como Noél Martín a Tomás Contte, al que tenía a cuatro segundos. El líder dejó su impronta en la carrera desde la selección inicial en Fuenterrebollo -lanzó un ataque en solitario que no fructificó- a su victoria en la segunda etapa.

«El equipo ha hecho un trabajazo»

Martín se mostró muy satisfecho pues, tras sus buenos resultados en Navarra y Salamanca, se llevó el gato al agua. «Estoy muy contento por haberlo conseguido a la puerta de casa. En un resultado más, un objetivo cumplido». El ciclista de Galapagar mantuvo la calma ante la escapada de Sergio Hernández. «Cuando he visto que ya no le podía dejar más, he tenido que responder yo y a por él». Por encima de todo, puso en valor el trabajo de sus compañeros del Caja Rural. «He estado donde tenía que estar con un equipo que me ha apoyado mucho. Ellos han respondido su parte y yo la mía». Por eso le dice a su compañero Diego Barbosa que esta Vuelta la habían ganado ellos. «Han estado toda la carrera donde tenían que estar, al frente del pelotón. En las dos primeras horas hemos hecho 45 [km/h] de media y no lo ha sacado el pelotón, sino mis compañeros. Ha sido una maravilla, han hecho un trabajazo de diez. Son todos chicos de primer y segundo año y han trabajado como auténticos guerreros».

Fue el cierre a una jornada muy nerviosa, con mucho viento, que partió de las piscinas de La Lastrilla con un itinerario de 124,5 kilómetros. Caja Rural permitió una primera fuga que fue neutralizada antes de regresar a Segovia. Tras varios abanicos y caídas, se consolido un grupo delantero. A unos 30 de meta, con viento lateral, saltó de él Javier Fuentes (Ginestar), que se marchó con Eloy Teruel (GSP), con el que cruzó el primero de los tres pasos por línea de meta y al que dejó segundos después en la primera ascensión a la Piedad. Por detrás, a medio minuto largo, venía David Martín (Extremadura). Fuentes tenía controlado el desenlace hasta que se cayó antes de la última vuelta al pisar un bordillo en la Cuesta de los Hoyos.

El contratiempo hizo que los tres fugados se reagruparan para jugarse la etapa en el último kilómetro, con algo menos de medio minuto sobre el desbocado grupo del líder. Pese a la caída, Fuentes, valenciano, de 22 años, tuvo la fuerza mental para acabar el trabajo. El triunfo de etapa en su cuarta Vuelta a Segovia para alguien que aspira al ansiado profesionalismo se lo dedica emocionado a su abuelo Pepe, (José Luis Jordán Sabater), fallecido el año pasado. Las lágrimas de un nieto con todo el futuro por delante.