Vuelta a Palencia

Oier Lazkano gana en el Brezo y se coloca líder

Oier Lazkano cruza la línea de meta /José Carlos Diez
Oier Lazkano cruza la línea de meta / José Carlos Diez

El Caja Rural-Seguros RGA redondea la jornada con el segundo puesto en la etapa y la general de Juan F. Calle

EL NORTEPalencia

Segunda etapa de la Vuelta a Palencia, con final en el santuario de la Virgen del Brezo, y jornada redonda para el Caja Rural-Seguros RGA, que ganó la etapa y el maillot de líder con Oier Lazkano López y colocó en segunda posición de la clasificación a su compañero Juan Fernando Calle, además de liderar la clasificación por equipos.

Partía como líder Alejandro Gomiz, del Mutua Levante-Ale, pero el jersey le duró un día. Empezó a perderlo en el primer tercio de la etapa de ayer, cuando ocho corredores saltaron del pelotón (Sergio Hernández, del Seguros RGA; Rasmus Westad, del Dare Bikes; Alberto Serrano, del Escribano Sports; Ángel Coterillo y Pablo Alonso, del Gomur; Alejandro Martínez, del Vigo-Rías Baixas; Antonio Iniesta, del Valverde Team, y Joan Nocolau, del Telco). Su ventaja creció hasta el minuto de tiempo, momento en el que saltaron del pelotón Alejandro Ropero, del Kometa (sufrió un pequeño ictus el jueves), y Aitor Bugarín, del Grupo Deportivo Supermercados, que llegaron a conectar con el grupo de cabeza.

Desde ese momento, los diez fugados fueron ampliando la ventaja hasta llegar a pie del penúltimo puerto, el Alto de Villabeto, con dos minutos de renta, pero en la subida se quedaron Iniesta y Nicolau. Tiró el equipo Extremadura y la ventaja se iba reduciendo, coronando el puerto el grupo de ocho con poco más de un minuto. La renta siguió bajando y a pie del Santuario del Brezo la escapada quedó neutralizada, manteniéndose el pelotón compacto y seleccionándose la carrera hasta cruzar la línea de meta seis corredores con el mismo tiempo, con el triunfo de Oier Lazkano y el segundo puesto de Juan Fernando Calle.

El Golobar

Tras dos etapas ha llegado el momento de la verdad en la Vuelta a Palencia, con la aparición de la alta montaña. Los ciclistas se enfrentan hoy a la etapa reina, 99,3 kilómetros en los que tendrán que subir dos puertos de tercera, el Alto del Valle de Santullán y el Collado de Orbó, y dos de segunda, el Collado de Salcedillo y el Alto el Bardal, antes de afrontar la última y espectacular subida de nueve kilómetros hasta la cima del Refugio del Golobar, puerto de categoría especial con algunas rampas espectaculares de hasta el 12%.

La tercera etapa, con salida desde Salinas de Pisuerga, y sobre todo el Golobar, puede decidir el ganador de esta edición de la Vuelta a Palencia, ya que la última subida al puerto especial va a marcar las diferencias en la ronda palentina. Y es que los organizadores han querido endurecer la tercera etapa hasta el límite, convirtiendo el recorrido en un espectáculo.