Eneko Aramendia vence en la Clásica de la Chuleta cuellarana

Un momento de la prueba por las calles de Cuéllar./Mónica Rico
Un momento de la prueba por las calles de Cuéllar. / Mónica Rico

182 ciclistas tomaron la salida de esta prueba aunque fueron 139 los que consiguieron completar el recorrido

MÓNICA RICOCuéllar

Eneko Aramendia, corredor del equipo ciclista Caja Rural-Seguros RGA, se alzó como vencedor de la sexagésima edición del Gran Premio Ciclista Cuéllar, prueba conocida popularmente como 'Clásica de la Chuleta' y que consiguió un año más llenar las calles y carreteras de toda la comarca de numeroso público, a pesar de la amenaza de lluvia, que fue constante durante toda la mañana, pero apenas llegó a materializarse con unas gotas en los momentos en los que el ganador entraba en meta.

Ángel Gutiérrez repite triunfo en la cronoescalada

El ciclismo fue el protagonista del fin de semana en la villa de Cuéllar, no sólo por la celebración ayer del Gran Premio Ciclista Cuéllar, sino porque también se celebró una nueva edición de la cronoescalada 'Subida al castillo', una prueba en la que el mejor tiempo fue para el corredor del Diputación de León-Arte Ángel Gutiérrez, que realizó el recorrido de dos kilómetros en 3 minutos y 14 segundos, alzándose como mejor en esta prueba por segundo año consecutivo, y mejorando su tiempo del año pasado, cuando tardó 3 minutos y 26 segundos en completar el circuito. El segundo mejor tiempo fue para Francisco García, del Gsport Wokfbike, con 3 minutos 17 segundos, mientras que el tercero fue Aitor Rey, del Aiarabike trek electroala, con 3 minutos 22 segundos.

Una vez más, cabe destacar el esfuerzo organizativo que realiza el Club Ciclista San Miguel para la puesta en marcha de estas dos pruebas, que convierten la localidad y toda la comarca en centro del ciclismo durante todo el fin de semana, aunque este año han contado con graves problemas para contar con el número de voluntarios suficientes.

Aramendia firmó una gran carrera, en la que realizó el recorrido de más de 160 kilómetros en 3 horas 35 minutos y 57 segundos, seguido por Javier Hernández, del equipo Esteve, que alcanzó la meta cuatro segundos después. El podio lo completó el corredor Ismael Llopis, que milita en las filas del Gsport Wokfbike, y que entró ocho segundos por detrás del primer clasificado.

La prueba comenzó a las 10:00 horas de la mañana desde el pabellón polideportivo municipal, donde tomaron la salida 182 corredores, de los que únicamente 139 consiguieron completar la prueba. Las dos primeras vueltas, de las cinco que componen la carrera, que se realiza por un circuito que transcurre entre los municipios de Torregutiérrez, San Cristóbal de Cuéllar, Chañe, Arroyo de Cuéllar y regreso de nuevo a la villa cuellarana, se realizaron con el pelotón completamente agrupado, tónica que cambió en la tercera, con una quincena de escapados en cabeza, seguidos del grueso del pelotón.

En la cuarta vuelta, el grupo de cabeza continuó unido, aunque el pelotón se disgregó mucho más, dejando atrás multitud de pequeños grupos de entre cuatro y ocho corredores, que consiguieron que la carrera fuera más emocionante para el público que, aprovechando la ausencia de lluvia, salió a las calles y pinares a animar a los ciclistas.

El tiempo medio de carrera fue de 44,45 kilómetros por hora, y a lo largo de la prueba se detectaron varias caídas, en las que únicamente cabe destacar que uno de los ciclistas tuvo que ser desplazado al centro de salud de la localidad para suturar una herida. El resto de heridos, leves, fueron atendidos por los servicios médicos de la carrera.

La jornada en la localidad mezcló, un año más, el deporte con la gastronomía, pues es habitual que en esta jornada los cuellaranos y vecinos de toda la comarca llenen los pinares que se sitúan a lo largo del recorrido, para disfrutar de una parrillada de chuletas que se hacen en el pinar, para lo se cuenta con un permiso extraordinario.

Aunque la amenaza de lluvia era evidente, ello no mermó la asistencia de personas de todas las edades, que vivieron una jornada de campo animada por el ciclismo y la comida, en lo que se conoce como 'el día de las chuletas' en Cuéllar. Tal es la tradición en la villa cuellarana, que hoy es jornada festiva local en el municipio, ya que son muchos los grupos que extienden su presencia en el pinar hasta última hora de la tarde, e incluso el anochecer.

 

Fotos

Vídeos