Una etapa «infernal» para Contador

Contador, en mitad del pelotón. /
Contador, en mitad del pelotón.

El ciclista madrileño vuelve a ceder segundos frente a los líderes de la ronda gala, aunque asegura que con la llegada de la montaña «la carrera no está decidida»

COLPISA | AFP

El italiano Sonny Colbrelli (Bahréin) ganó la segunda etapa de la París-Niza, el lunes en Amilly, donde el francés Arnaud Démare (FDJ) conservó el 'maillot' amarillo de líder de una carrera en la que dijo adiós a la victoria uno de los grandes aspirantes: Richie Porte.

En una jornada endurecida por la lluvia y el viento, el australiano, doble vencedor de la prueba (2013 y 2015), quedó distanciado por el grupo principal en el transcurso de la etapa y cruzó la meta con más de 14 minutos de retraso con respecto al grupo principal, diciendo así adiós a cualquier posibilidad de victoria.

El pelotón se partió desde la primera hora y un grupo con el español Alberto Contador, que el domingo en la primera etapa ya perdió 1:04 al quedarse cortado, se vio obligado a una larga persecución de unos 65 kilómetros. "Ha sido un día aún peor que el primero, realmente infernal desde el primer momento, con frío, lluvia y aire, de los que se recordarán mucho tiempo. A los 10 kilómetros ya se habían formado mil grupos, con nervios increíbles", aseguró en la meta el madrileño. "Iba bien colocado, pero luego me quedé en un grupo trasero. El equipo estuvo muy bien y pudimos alcanzar a los del grupo de delante. Hemos salvado el día, pero ha sido una pena que no hayamos podido ganar con John Degenkolb", confesó.

Contador, decimonoveno en la general a 1.18 minutos del líder, considera que ante la llegada de la montaña, la carrera aún no está decidida: "Sigue abierta, las diferencias del primer día son grandes, pero queda mucho aún y pueden pasar mil cosas. Hay que recuperar y esperar a que llegue mi terreno".

Lluvia, frío y viento condicionaron el desarrollo de la etapa, como ya ocurrió el domingo, haciendo la carrera aún más dura: "He estado congelado hasta el final, ni siquiera notaba las manos", declaró el líder de la carrera Arnaud Démare.

El frío se cobró varias víctimas, entre ellas el líder del Cofidis, el velocista francés Nacer Bouhanni, que se bajó de la bicicleta a una treintena de kilómetros de la meta "muerto de frío", dijo su director deportivo Didier Rous.

Tras 195 kilómetros de una lucha en condiciones infernales, el grupo principal formado por 45 corredores, entre ellos Corredor, el colombiano Sergio Henao o el británico Simon Yates, se jugó la victoria al esprint, en el que Colbrelli fue el primero en atacar de lejos y resistió la remontada del alemán John Degenkolb para apuntarse el triunfo parcial.

Colbrelli (de 26 años), que ya se exhibió en la Vuelta a Omán, logró su primer triunfo de la temporada.

Démare, vencedor en la víspera, se hizo con la tercera plaza y mantiene el maillot amarillo de líder de la carrera.

El martes, la tercera etapa que lleva de Chablis a Chalon-sur-Saône en un recorrido de 190 kilómetros sin grandes dificultades de relieve, aunque las previsiones indican que seguirá el frío y la lluvia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos