Balonmano

«Soy veterana, pero en el Aula hay jugadoras con más experiencia»

Agustina López posa en Huerta del Rey. /G. Villamil
Agustina López posa en Huerta del Rey. / G. Villamil

Con sus 181 centímetros y 27 años, la uruguaya es un fichaje estrella del conjunto vallisoletano para la próxima temporada

Miguel Ángel Pindado
MIGUEL ÁNGEL PINDADOValladolid

Es el primer fichaje del Aula Valladolid para la campaña 2019-2020, en la que el conjunto de Miguel Ángel Peñas perderá a dos de sus estandartes de los últimos años como han sido María O'Mullony y Eli Cesáreo, y por tanto se depositan en todas las nuevas incorporaciones muchas esperanzas. Es Agustina López (Montevideo, Uruguay, 22 de enero de 1992), una lateral izquierdo de 181 centímetros, con un buen lanzamiento exterior y que además puede defender en el centro de la zaga.

–¿Cómo ha sido su fichaje por el Aula Valladolid?

–Llegamos a un mutuo acuerdo. El club me ofreció la oportunidad de fichar y tras analizar lo personal, lo económico y lo deportivo alcanzamos un acuerdo. Debido a mi situación contractual tras dejar el Rincón Málaga, me ofrecieron entrenar aquí, donde he conocido el estilo, el trabajo en los entrenamientos, las plantilla y los objetivos del club y ello me ha ayudado a decantarme por el Aula. También, el hecho de vivir con mi pareja.

-¿Cómo llegó una uruguaya a jugar en el balonmano español?

-Mis abuelos maternos son españoles y mis padres emigraron a España junto con sus tres hijos en busca de un futuro mejor. Ya jugaba al balonmano en Uruguay en el colegio, pero al llegar a Córdoba mi madre enseguida me apuntó a un equipo, luego jugué en el Adesal Córdoba, en Ciudad Real, el Mavi y el Rincón Málaga.

–Se ha convertido en una profesional del balonmano.

–Está claro que del balonmano apenas se sobrevive en España. En este sentido está un poco por detrás de otros países europeos. Estudié en la Universidad de Castilla La Mancha el grado de Educadora Social y tan solo me queda concluir el trabajo de fin de grado, algo que espero pueda concluir aquí en Valladolid.

–Ganó la Copa de la Reina con el Mavi y después fichó por el Málaga que jugaba competición europea, ¿qué ocurrió para abandonar el club a mitad de temporada?

-La hazaña de la Copa de la Reina con el Mavi fue muy importante, pero entonces surgió la oferta del Rincón Málaga. Me atraía la ciudad, la calidad de vida y también era una mejor oferta económica. Además estaba más cerca de mi familia. El club malagueño alegó que no había ofrecido el rendimiento esperado para rescindir mi contrato, pero fue un despido laboral, o al menos así lo entiendo, por lo que reclamaré mis derechos ante el Rincón Málaga.

-También ha sido internacional con Uruguay.

-Me apetecía poder defender los colores del país donde nací y me puse en contacto con la Federación Uruguaya de Balonmano. Allí este deporte no es en absoluto ni semiprofesional y quienes lo practican tienen otros trabajos. Hablé con los directivos y seleccionadores y me convocaron. Me hizo mucha ilusión y fue una experiencia muy bonita. Jugué unos Panamericanos donde acabamos cuartas.

–Está entre Uruguay y España.

-Legalmente tengo la doble nacionalidad, es decir soy española y uruguaya a todos los efectos. Pero en cuanto al reglamento deportivo, el hecho de haber jugado con la selección de Uruguay me hace ser extracomunitaria. Ya llevó año y medio sin jugar con la selección y cuando pasen los tres años recuperaré mi condición de española para los efectos deportivos. De hecho recibí ofertas para jugar en División Plata, pero no podía fichar por ser extracomunitaria. Creo que mi etapa en la selección uruguaya ya pasó. El esfuerzo de quedarte sin vacaciones para acudir a los torneos internacionales luego no se compensa con un crecimiento personal en el balonmano.

–¿Cómo se define como jugadora?

-Es complicado definirse a sí misma. Soy una jugadora alta pero a la vez ágil, rápida, con un buen lanzamiento exterior. Por mi altura y envergadura puedo defender en el centro o de 'dos'. Me gusta participar en el grupo, hacer piña con mis compañeras ya que es fundamental para la buena marcha del equipo.

-¿Hay más jugadoras uruguayas que podrían venir a la liga española?

-Hay otras jugadoras como Iara Grosso, que continúa en el Rincón Málaga, o Scarrone en la liga italiana, pero lo cierto es que el ritmo de competición no es el mismo y cuesta adaptarse.

-A sus 27 años, es una de las más veteranas en una plantilla de jugadoras muy jóvenes.

-Pueden ser jóvenes, pero tienen un enorme bagaje de experiencia en la División de Honor. Yo empecé en la División de Honor cuando fiché por el Mavi, así que en ese sentido me queda mucho que recorrer todavía. Además, la gente joven suele tener más ambición y eso siempre es positivo.

–Es este equipo, una de las características es la de ¡correr, correr y correr!

-Ya he sufrido los entrenamientos de los jueves de Miguel Ángel Peñas. A mi también me gusta correr, la rapidez. A pesar de mi altura me considero una jugadora rápida y creo que no tendré problemas a la hora de acoplarme al estilo de juego. Estos entrenamientos con el Aula me han servido para tomar nota de lo que pide el entrenador.

-El Aula perderá a dos de sus estandartes como son O'Mullony y Cesáreo, ¿es consciente de la dificultad de sustituirlas?

-No cabe duda de que son dos jugadoras muy importantes, pero considero que las que se quedan también son muy buenas jugadoras, que se han enfrentado durante años a muchos imponderables y siempre han salido adelante. La liga es muy complicada y estoy segura de que el próximo año haremos una buena campaña.

-¿Y después del Aula?

-No sé cuánto tiempo permaneceré en el Aula, pero me gustaría probar en un equipo extranjero, conocer otro idioma y por supuesto intentar compaginar el balonmano con un trabajo relacionado con mis estudios.

-¿Y volver a Uruguay?

-Sinceramente no me planteo ir a vivir a Uruguay. Me encanta probar cosas nuevas, nuevos países, gente nueva.

De asados, genética y playa

Extrovertida, directa y buena conversadora, Agustina 'Agus' López ha perdido en su dicción cualquier atisbo que recuerde que nació en Montevideo, a 9.900 kilómetros de Valladolid, pero a lo que no renuncia es a la playa. En la capital del Pisuerga también hay playa.... pero no es lo mismo.

-Un hobby: Quedar con la gente, charlar con los amigos, ver películas y series... y la playa.

-En Valladolid hay playa: Si (risas), ya la conozco, pero prefiero la playa con mar, me encanta. Sin duda es algo que echaré de menos en Valladolid. También estar cerca de la familia y de mi pareja.

-Una lectura: Últimamente los referidos a la Educación Social, y en cuanto a los de entretenimiento una sobre Buda, pero no me acuerdo del título.

-Un coche: No tengo carnet, así que cualquier que me traiga y me lleve.

-Una comida: La carne, especialmente el asado uruguayo, la tortilla de patata, los pinchos....

-Problemas con la dieta: (Risas) Debo tener una genética muy buena porque no tengo problemas con el peso.

-Valladolid: Es una ciudad bonita, en su tamaño justo y con muy buena gente, por lo menos lo que yo me he encontrado hasta el momento. El único inconveniente es que no tiene playa.

-Sorprendida: Por el ambiente de Huerta del Rey y la gran afición que apoya al equipo. Es un lujo jugar en un pabellón así.