Balonmano

Una Final Four con color español y balonmano vallisoletano

Los jugadores del equipo magiar celebran us pase a la final. /AFP
Los jugadores del equipo magiar celebran us pase a la final. / AFP

El Veszprem de David Davis y el Vardar de Roberto García Parrondo se jugarán el título de campeón de Europa

Carmen Diez Gutiérrez
CARMEN DIEZ GUTIÉRREZColonia

Los dos extremos del mejor Balonmano Valladolid se van a disputar el titulo más importante de la temporada europea. David Davis y Roberto García Parrondo se verán las caras en el Arena de Colonia defendiendo los banquillos del Veszprem húngaro y del Vardar macedonio. Sus equipos derrotaron ayer al Kielce de Talant Dujshevaev (33-30) y al todopoderoso Barcelona de Xavier Pascual (27-29), una derrota la de este último sorprendente e incluso humillante por juego, actitud y planteamiento.

El Vardar dio la vuelta al partido cuando en las gradas ya se cantaba el triunfo azulgrana. Por siete goles ganaba el Barcelona cuando a los azulgranas se les olvidó jugar. El Vardar, que ya consideraba que estar entre los cuatro primeros era un milagro, se frotó los ojos e hizo lo que mejor sabe, pelear por cada balón. Minuto a minuto, jugada a jugada se fue creciendo y minando al rival, que no se terminaba de creer que pudiera perder. Cuando se quiso dar cuenta lo había vuelto a hacer, se había metido en la Final Four, dos años después

Sobre la pista estaban la mejor plantilla europea y un equipo que hace tres semanas tenía las horas contadas, una situación que parecía inclinar el resultado. Sin embargo, esto es deporte y ocurrió lo impensable, que ganó David y Goliat se quedó compuesto, con dinero y sin título. Y cuando mejor no se las podían pintar.

Roberto García Parrondo se va a encontrar en la final con el Veszprem de su ex compañero del Valladolid, David Davis, que también con todo en contra, con un gran trabajo de equipo, con mucha pillería y un esfuerzo de 60 minutos se comió al Kielce de Talant Dujshebaev. Lo hizo superando las adversidades que a lo largo del partido se le fueron presentado en forma de lesiones (su portero talismán, Arpad Sterbic y su capitán, Laszo Nagy), expulsiones (el gigante Blaz Blagotinsek), de un Alex Dujshebev, que enfrente estuvo brillante hasta su exclusión, y de un Cindric empeñado en ser el mejor central de Europa.

El Veszprem llevó la iniciativa hasta que tuvo que cambiar la portería. Fue una lesión sicológica para el equipo, que sin embargo la actuación de Mikler compensó. En un partido muy físico, los polacos aprovecharon el despiste húngaro para marcar el ritmo tras el descanso, pero con uno menos por roja directa al pivote, y la compensación arbitral, excluyendo al internacional español Alex Dujshebaev, el equipo de Davis se vino arriba, demostró ser el más listo del patio (tres goles sin portero) y puso cuatro tantos de diferencia, ventaja que supo administrar hasta el final.

Las coincidencias entre los dos técnicos que se van a jugar (domingo, 18.00)la copa de campeones no se quedan solo en haber compartido vestuario en Huerta del Rey. Lo dos debutaban este año como primer entrenador de sus equipos; los dos han sido segundos técnicos de la mano del vallisoletano Raúl González, Davis en el Vardar que se proclamó campeón de Europa y Roberto García Parrondo en la selección de Macedonia y ambos han derrotado esta temporada a su ex entrenador en el Balonmano Valladolid, un maestro de la técnica como es Juan Carlos Pastor. El Veszprem le ha ganado la liga húngara y el Vardar elimino al Pick Szegerd en las semifinales de la Champion.

El que gane en Colonia llevará a sus espaldas muchas horas de trabajo en Huerta del Rey