El Rodríguez Cleba logra un punto en el derbi por el primer puesto

Momento del partido./Inés Santos
Momento del partido. / Inés Santos

Las leonesas empatan ante Hand Vall en un duelo donde siempre fueron por detrás en el marcador

RUBÉN FARIÑAS

Un punto que sabe a gloria. Eso es lo que ha firmado esta mañana el Rodríguez Cleba ante el Hand Vall de Valladolid, donde leonesas y pucelanas han empatado, 21-21, en un partido donde las locales siempre fueron a remolque.

El liderato pasaba por el Palacio de los Deportes de León, y eso se dejó notar en la intensidad de ambas defensas. Los ataques se mostraban inoperantes ante el 6-0 de ambos conjuntos, que en el minuto 12 mantenían unos guarismos bajos, 3-3, lo que preocupaba a Guillermo Tarrazo.

21 Rodríguez Cleba

Bárbara Seco, De Garnica, Sara Díez (1), Marina González (7), Valentina (2), Bea Andrés (3), María Gallego, Zaira Vara (2), Raquel Espinosa (4), Cata Moreno (1), Villoslada, Cris Viñuela (1), Loreto Roldán, Isa Rosinos

21 Hand Vall Valladolid

Aída Fernández, Naroa Arriola, Alicia Hernández (1), Marina de la Puente, Cintia Vargas, Julia Iglesias, Colias (3), María Pérez, Elisa Méndez (3), Sara García (2), Laura Armada (5), Sofía Pérez, Isa Pérez, Julia González, Rafaela (2), Alba Herranz (5)

parciales
2-1, 3-3, 4-6, 5-6, 6-7, 8-11; descanso; 10-14, 10-15, 14-17, 17-18, 19-21, 21-21
árbitros
García Olavarrieta e Iñán Arias. Excluyeron con dos minutos a Catalina, por el Cleba; y a Marina, Colías y Alba Herranz, por el Hand Vall
incidencias
Partido correspondiente a la octava jornada de la División de Honor Plata disputado en el Palacio Municipal de los Deportes de León

Colías y Alba Herranz daban las primeras diferencias del partido a las visitantes, 4-6, a lo que el Cleba trataba de reaccionar. A pesar de la mejoría leonesa, las chicas de Alberto Campo ya jugaban con su renta y llegaban al descanso con ventaja, 8-11.

La segunda parte se iniciaba con mal pie por el conjunto local. Un parcial de 0-2, para colocar el 8-13, daba alas a Hand Vall y complicaba el partido, teniendo en cuenta la falta de efectividad en ataque.

El punto de inflexión llegaba en el minuto 40, con 10-15 en el tanteador, cuando Colías veía una exclusión y Marina González aparecía en el partido. La leonesa comandó un 4-0 que devolvía el pulso al encuentro, 14-15, y daba alas a su equipo.

La igualdad reinaba en el Palacio. Valladolid siempre estaba por delante, 17-18, en el minuto 50, y eso parecía un techo incapaz de superar para el Rodríguez Cleba.

Laura Armada hacía el 19-21, a cinco del final, y la respuesta se la daría Raquel Espinosa, que se anotaba dos tantos y ponía las tablas, 21-21, en el minuto 57.

El miedo a perder se apoderó de las muñecas de las jugadores de ambos equipos. Tuvieron varios ataques para avanzarse en el marcador, incluido un último lanzamiento de Marina, que no logró dar la victoria a las leonesas.

 

Fotos

Vídeos