Balonmano

El Recoletas gana pero se atasca

Roberto Pérez inicia el contragolpe tras arrebartar el balón. /Rodrigo Jiménez
Roberto Pérez inicia el contragolpe tras arrebartar el balón. / Rodrigo Jiménez

Tras el primer cuarto de hora, el equipo desapareció y estuvo a merced del Zamora, aunque se repuso para llevarse el triunfo

Miguel Ángel Pindado
MIGUEL ÁNGEL PINDADOValladolid

El Recoletas Atlético se llevó el triunfo en el amistoso ante el BM Zamora de División de Honor B, pero apenas ofreció pinceladas de mejoría con respecto a encuentros anteriores. El conjunto de Óscar Ollero comenzó incluso brillante los primeros minutos pero enseguida se le apagaron las luces y convirtió el choque de entrenamiento en un correcalles ante un conjunto zamorano que llegó a Huerta del Rey con las camisetas de entrenamiento sin dorsales, pero dispuesto a demostrar sus cualidades, con una defensa muy agresiva, peleona y con la velocidad como bandera para acabar dominando el ritmo del partido. La calidad de los gladiadores y su mejoría defensiva en los últimos minutos salvó el marcador, pero mucho debe trabajar para mejorar su juego de ataque, su desaparecido contragolpe y sobre todo evitar las numerosas pérdidas que le condenan a sufrir. No fue el mejor ensayo del Recoletas Atlético pero sin lugar a dudas fue una lección de lo que se va a encontrar en muchas pistas y la necesidad de imponer calidad y sistemas a las individualidades y el juego anárquico.

33 Recoletas Atlético

Calle (6 paradas), Dani (4), Adrián (4), Rubén (3), Patrianova (2), Álvaro y Serrano (10, 4 de penalti) –siete inicial–, César (8 paradas), Diego (2), Nico (1), Turrado (2), Miguel Martínez (1), Roberto Pérez, Dourte, Manu, Ramos (1), Víctor (4), Bergara y Diego Pérez.

30 BM Zamora

Barrientos (5 paradas), Ruiz, Cubillas (6),Magadan (2), Martín (1), García Magariño, Maide (3), Admella (4 paradas), Gómez, Sandín (2), García Carballo (4), Ramiro (3), Mouriño (1), Jaime González (2), Huix (4) y Sarasola (2)

marcador cada cinco minutos:
4-2, 7-3, 12-7, 15-11, 17-14, 18-17, 20-19, 22-21, 23-22, 27-25, 30-29 y 33-30
Árbitros:
Raúl López y Álvaro García. Excluyeron a Dourte (min. 24), Víctor (min. 27), Ramos (min. 48) y Roberto Pérez (min. 52), por parte de los locales y a Ruiz del Río (min. 5) y García Magariño (min. 42).
Incidencias:
Partido amistoso disputado en Huerta del Rey ante poco más de trescientos espectadores.

Ambos equipos saltaron a la pista con unas camisetas recordando al gladiador Miguel Camino, que también militó en el conjunto zamorano. 'Ánimo Miguel. Alegría', rezaba el lema de homenaje al extremo vallisoletano que se recupera de un accidente de tráfico.

Con Nico y Álvaro en el centro de la defensa y Patrianova, Adrián y Rubén en la primera línea, el recoletas inició el encuentro dominador, con claridad de ideas, con jugadas bien enlazadas y orden en todas sus líneas. El partido transcurría plácidamente para los locales pero los primeros cambios comenzaron a tambalear sus cimientos. El cambio a defensa 5-1, con Turrado de avanzado convirtió la defensa del Recoletas en mantequilla, donde Magadán con sus fintas y García Carballo, un lateral derecho diestro, con su velocidad, atravesaban sin excesivos problemas. El encuentro entró en un deplorable correcalles donde el Zamora se desenvolvía mejor. Además, los de Leo Álvarez cerraron mejor su defensa y ofrecían un excelente balance que cortaba de raíz los escasos intentos del Recoletas por montar cualquier contragolpe. La salida a pista del gigante francés Dourte permitía albergar esperanzas, pero los zamoranos se cerraron sobre el francés y el equipo de Óscar Ollero, después de un par de buenas acciones colocando al pivote como señuelo para buscar a sus lanzadores, se fue apagando paulatinamente sin que el central Diego encontrase soluciones ni forma alguna de hacer con el mando del ritmo del partido. Los de Zamora aprovecharon un par de exclusiones locales para apretar el marcador con un empate (17-17), que Diego resolvió con un gol casi sobre la bocina para llegar al descanso (18-17).

Se suponía que tras el paso por el vestuario el Recoletas iba a volver por el buen camino, pero el equipo parecía atascado, con un Adrián excesivamente fallón en los pases.

Los cambios desde el banquillo tampoco producían el efecto deseado y solo los extremos Dani y en especial un soberbio Serrano (10 goles), mantenían el tipo. Los zamoranos llegaron a ponerse por delante (23-24) lo que forzó un tiempo muerto de Óscar Ollero para intentar frenar la sangría. La mejoría defensiva con Turrado en el centro y la regularidad de César en la portería, propiciaron los errores zamoranos y aunque en ataque no se mejoró en exceso, al menos se volvió a tomar el mando en el marcador para rematar el partido. Muy sintomático es que el pivote Robin Dourte recibió un solo pase en los más de veinte minutos que jugó y el equipo tampoco aprovechó el férreo marcaje sobre el francés para buscar la superioridad en otras zonas o los lanzamientos desde el perímetro.

En los últimos minutos, Óscar Ollero puso en pista a los júniors Matías Bergara y Diego Pérez.

El próximo fin de semana, el Recoletas se mide al Abanca Ademar en las semifinales de la Copa de Castilla y León, en Nava de la Asunción.

«Solo jugamos quince minutos», lamenta Óscar Ollero

No estaba satisfecho Óscar Ollero con el juego desplegado por su equipo ante el Zamora: «No sé lo que nos ha pasado. Hemos empezado muy bien, pero tras los primeros quince minutos nos hemos ido del partido y ha sido el Zamora el que ha dominado el ritmo», comentaba el técnico, que lamentaba una vez más «las muchísimas pérdidas de balón. No podemos dar tantas oportunidades al rival y habrá que dar una vuelta de tuerca en los entrenamientos para solucionarlo».

Reconoció el técnico que «se han hecho pruebas en la defensa y quizás hemos estado menos acertados, pero esto son ensayos. Me preocupa que apenas hayamos podido salir al contragolpe, que no hayamos marcado nosotros el ritmo».